La reciente sanción de la Resolución N º 155 dispuso un Plan de Reducción de Bolsas y de Sustitución de Sobres No Biodegradables, el cual establece a los comercios de la Ciudad plazos para la eliminación del uso de bolsas plásticas.

“Le declaramos la guerra a las bolsas en la Ciudad de Buenos Aires. Nos duran 10 minutos y tardan 150 años en ser asimiladas por la tierra. Las usamos todos los días y no nos damos cuenta que contaminan el suelo, tapan sumideros y, a veces, hasta terminan en el mar. Por eso decidimos decir basta”, señaló oportunamente Diego Santilli, Ministro de Ambiente y Espacio Público, sobre la reglamentación de la ley 3.147 que busca la eliminación progresiva de las bolsas de polietileno y polipropileno en toda la Ciudad.

Metas para los Comercios

La meta para junio consistió en eliminar el uso de bolsas no biodegradables, pudiendo reemplazarlas por cualquier tipo de material biodegradable. Este plazo lo debieron cumplir los comercios de los siguientes rubros: Indumentaria, Calzado y marroquinería, Video y DVD clubs, Locutorios y locales de internet, Juguetería y cotillón, Librería y papelería, incluyendo tanto locales de ventas de libros como de materiales de librería, Diarios y revistas, Perfumería, Kioscos y polirubro, Venta de bebidas, Resto bar, comidas rápidas, cafeterías rotiserías, casas de empanadas, pizzerías, caterings, Heladería, Delivery y Regalería.

El resto de los establecimientos especialmente los súper e hipermercados tienen mayor plazo de tiempo para ir realizando la eliminación de forma gradual

Colores y diseños

Además el Plan de Reducción dispone la utilización de colores predeterminados y la exhibición de textos que fomenten la reducción de bolsas no biodegradables. Por lo cual ordena que el 50 por ciento de las bolsas que entregue cada uno de estos comercios deberá ser de color verde y el 50 por ciento restante de color negro, a fin de que los vecinos puedan reutilizarlas para la separación en origen de sus residuos sólidos urbanos y así avanzar hacia el cumplimiento de las metas establecidas en la Ley N° 1854.

En tanto, impone que estas bolsas deberán exhibir, en cara de color verde o negra, el siguiente texto: “Reducí, reutilizá, reciclá”, y deberá aparecer rodeando al logotipo de “Ciudad Verde”.Estas especificaciones están en relación con que dicho plan tiene como uno de sus ejes la distinción universal entre contenedores de color verde para materiales reciclables y contenedores de color negro para los residuos húmedos o no reciclables.

El cambio también empieza por casa

Más allá de la obligación de los comercios de reducir el uso de bolsas plásticas que resultan dañinas para el ambiente por el hecho de ser no biodegradables es importante tener en cuenta que el cambio también puede empezar por casa.

Vamos al supermercado y cuando vemos la cantidad de bolsas que entrega la cajera es fácil pensar, “¿qué diferencia puede hacer que yo lleve la mía de tela?”. Pero un día vas al súper y le decís a la cajera: “No, gracias”, sacás tu bolsa de tela contento de saber que esa bolsa se quedará allí y no 150 años bajo tierra.

Chau bolsas en Puerto Rico

Desde el pasado 30 de diciembre de 2016, los comercios de Puerto Rico no podrán entregar bolsas de plástico a sus clientes.

Entra en vigor la prohibición de las bolsas de plástico en Puerto Rico

Puerto Rico se acaba de unir al grupo de países más respetuosos con el medio ambiente con la entrada en vigor de la ley que prohíbe a los establecimientos comerciales la entrega de bolsas de plástico desechables a sus clientes.

A partir de ahora, los ciudadanos de la isla se encontrarán con que, al realizar sus compras, en algunos establecimientos las bolsas de plástico no están disponibles debido a la Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y a la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas.

La ley señala que aunque los establecimientos no podrán entregar bolsas de plástico desechables a sus clientes, estos si pueden acudir a realizar sus compras con las que tengan almacenadas en sus hogares, a lo que se suma un periodo transitorio de 6 meses para las tiendas.

La Ley 247-2015, aprobada el 29 de diciembre de 2015, establece que a partir del 30 de diciembre de 2016, queda prohibido que los establecimientos comerciales en Puerto Rico proporcionen bolsas plásticas desechables a sus clientes. Con ello se persigue reducir y minimizar el impacto que tienen las bolsas sobre el medio ambiente.

Como alternativa, los establecimientos comerciales entregarán o tendrán disponibles a la venta bolsas de tela u otro material que cumpla con las características establecidas en la ley.

El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Nery Adames, señaló sobre el asunto que se trata de una medida que busca la protección del medio ambiente, ya que las bolsas de plástico tardan en descomponerse un mínimo de 100 años y sus componentes pueden contaminar aguas y suelos.

Adames matizó que los establecimientos que tengan en inventario gran cantidad de bolsas dispondrán para agotarlo de un periodo de transición de 6 meses. Quedan además exentos de cumplimiento de la norma los establecimientos que usan bolsas de plástico específicas para hielo y pan.

UN PELIGRO PARA LOS ECOSISTEMAS

Según datos de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) local, entre el 2012 y el 2015 se importaron desde Puerto Rico aproximadamente 1.700 millones de bolsas plásticas.

La medida pretende por un lado evitar daños en los ecosistemas, y por otro, impedir que las bolsas taponen las alcantarillas, generando atascos y otros problemas en la red de saneamiento.

Las bolsas de plástico que llegan o se tiran al mar representan una amenaza para la vida marina al cubrir arrecifes de coral y provocar la muerte de aves y tortugas como el tinglar y el peje blanco, que se ahogan al tragarlas, al confundirlas con sepias y calamares.