FALLO DE LA JUSTICIA EN UN ANTIGUO LITIGIO AMBIENTAL

La compañía propiedad de la UTE que integran YMAD, Glencore, Goldcorp y Yamana precisó en una extenso comunicado que “un Juzgado Civil y Comercial de Tucumán dictó sentencia en una causa iniciada por dos personas tucumanas que reclamaban una condena de daños y perjuicios contra Minera Alumbrera por una suma millonaria”.

“El juez civil de la II Nominación de Tucumán, Eduardo Dip Tártalo, rechazó la demanda en todas sus partes y en términos contundentes”, sostuvo la compañía que opera los yacimientos mineros cupríferos Bajo de la Alumbrera y Bajo del Durazno, ubicados en el noroeste de la provincia de Catamarca”, resaltó la minera.

Bajo de la Alumbrera está en Catamarca, a 2.600 msnm. Es un yacimiento de cobre, oro y molibdeno explotado desde 1997. Bajo del Durazno es un yacimiento de cobre y oro, a 2 km de Bajo de la Alumbrera, que en breve comenzará a producir mineral tras las exploraciones de 2013 y 2014.

El comunicado salió al cruce de otra lectura diversa, expresada por quienes se oponen al accionar de la minera en portales regionales en los últimos días de 2016.

Alumbrera replicó estas afirmaciones diciendo que “los demandantes sostenían ser dueños de una propiedad donde existía un manantial de agua mineral para consumo humano, pero adujeron que el agua estaba contaminada por un derrame del mineraloducto e iniciaron acciones legales contra la empresa por no poder aprovechar el recurso para embotellar agua”.

Añadió Alumbrera que “el Juez consideró que, como resultado de las pruebas producidas en el juicio, el agua que llega a la ciudad de Concepción no tiene mercurio -como lo sostenía la demanda-, que el agua del manantial que existe en la propiedad de los demandantes está contaminada con material bacteriano (es decir orgánico, no mineral), y que entre el manantial de los demandantes y el lugar del alegado derrame del contenido del mineraloducto no existe vínculo físico alguno”.