Fuente Residuos Profesional

El proyecto europeo LIFE ECOMETHYLAL permitirá recuperar residuos plásticos complejos, que actualmente acaban en los vertederos, para obtener metilal, una sustancia que se puede utilizar como disolvente o como materia prima para la producción de nuevos plásticos.

16033210836_7a324b8d9a_oAIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, coordina el proyecto LIFE ECOMETHYLAL, que mediante la tecnología de hidrogasificación catalítica con plasma permitirá la valorización de una tipología de residuos plásticos que hasta ahora acababan en los vertederos y que ahora podrán aprovecharse en forma de disolventes o como materia prima para la producción de nuevos plásticos.

Los residuos que se podrán valorizar gracias a esta nueva tecnología corresponden principalmente a mezclas de distintos plásticos que resultaba imposible recuperar con las tecnologías actuales y de los que en 2014 se depositaron en vertederos europeos un total de 7,8 millones de toneladas.

El resultado será la obtención de metilal, una sustancia que puede emplearse como disolvente o como materia prima para la producción de nuevos plásticos.

En el proyecto también participan las empresas valencianas BPP, ACTECO y AIRESA, y la empresa croata MI-PLAST. Concretamente, BPP será la responsable de implantar a escala piloto el reciclado químico mediante hidrogasificación catalítica con plasma, que permitirá dar valor a residuos procedentes principalmente del sector del envase, la automoción y el eléctrico-electrónico.

“Durante el proyecto se va a construir una pequeña planta piloto modular que tratará estos residuos para obtener metilal. Este proceso es un reciclado químico que está por encima (en cuanto a jerarquía de residuos) de la valorización energética”, explica Eva Verdejo, responsable de Sostenibilidad y Valorización Industrial en AIMPLAS.

Las previsiones de los socios del proyecto pasan por instalar a nivel europeo al menos 15 plantas industriales que integren este proceso en el plazo de cinco años, una vez completado el proyecto. Esto permitiría tratar un total de 114.000 toneladas de residuos plásticos al año y obtener de ellas 91.200 toneladas de metilal.

Estas plantas también harían posible ahorrar 74.400 toneladas de emisiones de CO2 al año y un ahorro energético de 3.400 millones de MJ al año.

Artículos relacionados