(fuente ComunicaRSE) Unilever, Carrefour, la FAO y el Ministerio de Agroindustria de la Nación presentaron la campaña #NoTiresComida lanzada a fines de 2016, en el marco del Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos. Del evento participó Paul Polman, CEO Global de Unilever, quien se dirigió a la audiencia en español.

La campaña #NoTiresComida se lanzó en 2016, en el marco del Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos, con el objetivo de llegar en forma directa a los consumidores, y concientizar sobre la problemática del desperdicio de alimentos durante su consumo y post consumo. Con este fin, se desarrolló en conjunto una guía para compartir consejos prácticos y aprovechar al máximo los alimentos. La campaña se extendió a 596 sucursales de Carrefour de todo el país: la guía se entregó a 8.000 personas y el mensaje de #NoTiresComida llegó a más de 8 millones de consumidores.

René Mauricio Valdés, Coordinador Residente de Naciones Unidas en la Argentina afirmó durante el evento de presentación: “Cada año el mundo desperdicia un tercio de los alimentos que se produce. Las pérdidas se generan principalmente en la producción, en la pos-cosecha, el almacenamiento y transporte. La responsabilidad de mayoristas, productores y consumidores debe ser asumida cuanto antes. La Campaña que FAO en alianza con el sector privado que lleva adelante hace más de cuatro años busca erradicar este desperdicio”.

Por su parte, el presidente de Carrefour Argentina, Daniel Fernández, aseguró: “La lucha contra el desperdicio alimentario es un eje primordial de nuestra política de sustentabilidad en la Argentina y en el mundo. Arrancamos trabajando con nuestros proveedores, como Unilever, para reducir el desperdicio en la producción y cadena de comercialización. Hace unos años invitamos a nuestros proveedores de marca propia a participar en un concurso aportando ideas para reducir el desperdicio de la producción. El año pasado ganó un productor de arroz que propuso un método para aprovechar el arroz partido y transformarlo en alimento”.

“En el otro eslabón de la cadena de valor, en nuestras tiendas, lanzamos la campaña  #NoTiresComida con la que ya llegamos a más de 8 millones de consumidores, quienes además de recibir consejos prácticos para aplicar en sus hogares, pudieron comprender que el desperdicio de alimentos es un problema de todos y que cada uno, desde nuestro lugar, puede aportar a su reducción”, agregó Fernández.

Por otro lado, el secretario de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Néstor Roulet indicó que la meta principal consiste en promover sistemas alimentarios eficientes y sostenibles, ya que la responsabilidad “no es sólo producir más y mejor, sino darle un buen uso a lo producido”. En este sentido, remarcó la pérdida y desperdicio de “16 millones de toneladas de alimentos al año, lo que representa aproximadamente 400 kg por persona al año, más de un kilogramo por día por persona“.

Es por esto, señaló Roulet, que “desde el Gobierno contamos con el Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos que articula múltiples acciones con contrapartes para avanzar en estrategias que involucren la investigación, la tecnología, los marcos normativos y la comunicación a todo el sector agroalimentario. Una de las últimas iniciativas es el proyecto de ley para estables el 29 de septiembre como el Día Nacional de la Reducción de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos”.

Paul Polman, CEO Global de Unilever, fue el invitado central del evento y se dirigió al público en español diciendo que para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible es necesario cumplir con el ODS 2 de Alimentación ya que toca y atraviesa a todos los otros ODS, porque “no se puede estudiar, trabajar o luchar por la paz si hay hambre”. Agregó que abordar la problemática del desperdicio de alimentos representa una enorme oportunidad de negocio.  “Una investigación reciente de Champions 12.3 reveló que por cada USD$1 que las compañías invierten para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, se ahorran USD$14 en costos de operación”.

En conversación con ComunicaRSE, el CEO de Unilever comentó sobre el programa de sustentabilidad que llevan adelante en su cadena de suministro. “Se trata de un programa con agricultores ya que es en esta fase de la cadena donde también hay mucho de lo que se pierde. A través del código de sostenibilidad para proveedores de materias primas buscamos llevar adelante buenas prácticas y ayudar las mejorar sus condiciones de vida de los pequeños agricultores. Estos programas con proveedores suelen tener un foco de trabajo en las mujeres. Creemos que es mejor invertir en mujeres porque son el núcleo de la familia”.

Le consultamos si Unilever cuenta con algún programa de trazabilidad en su cadena de valor.

“Es muy importante que la gente sepa de donde provienen los productos, la confianza es muy importante. La transparencia es la única manera de construir confianza. Un ejemplo de nuestras acciones en este sentido es que hoy en cada campo de  producción de alimentos hay cámaras que permiten que la gente observe como se producen los alimentos. La iniciativa Knorr Landmark Farms promueve alianzas con agricultores para promover la sustentabilidad. En Mendoza llevamos adelante esta iniciativa ya que esta provincia es la principal proveedora de alimentos a nivel mundial para todos los productos deshidratados de nuestra empresa”, respondió Polman.

Finalmente, Karen Vizental VP de Comunicaciones y Sustentabilidad de Latinoamérica y Cono Sur para Unilever, conversó con ComunicaRSE sobre la alianza con el Gobierno Argentina y Carrefour. “Las articulaciones público-privadas siempre son buenas porque generan un compromiso para avanzar en el tema. Para poder llevar adelante esta campaña es clave el apoyo del Gobierno. Hay un dicho que dice que si querés ir rápido debes ir sólo pero si querés llegar lejos es necesario avanzar acompañados. Estas alianzas ayudan a amplificar el impacto de la campaña y llegar a más consumidores y ciudadanos. Establecer políticas públicas que apunten a reducir el desperdicio es un eje clave para generar un cambio transformacional”.

Mencionó que además de la campaña Unilever cuenta con un programa de donación de alimentos que por cuestiones de packaging no aprueban los criterios de calidad pero siguen siendo aptos para consumo. Estos productos se donan al Banco de Alimentos, donde Unilever es el segundo mayor donante de la Argentina.