La sostenibilidad como base para el crecimiento en las empresas

En los últimos años, las empresas ya no invierten porque sí con el único objetivo de ser más grandes y tener más beneficios e ingresos, sino que tratan de hacerlo de forma que el crecimiento sea sostenible. Una tendencia que también se puede ver en las compañías del sector textil, entre ellas, en Inditex.

En concreto, la inversión del grupo que preside Pablo Isla ha superado los 7.000 millones de euros en los últimos cinco años, de los que 1.432 millones han correspondido al ejercicio 2016. Tomando como base la sostenibilidad, uno de los aspectos a los que Inditex da más valor, destacan, entre otras acciones: la ampliación y modernización de instalaciones logísticas y centros de diseño, la adaptación de las nuevas tiendas o de las existentes alPullBear_Naron_2016_004 modelo de ecoeficiencia, la apuesta por la I+D de tecnología sostenible aplicada a los establecimientos o el programa de recogida y reciclaje de ropa.

Empecemos por la inversión logística. En los últimos cinco años se han destinado más de 700 millones a plataformas operativas y a la modernización de procesos y más de 1.000 millones para incorporar tecnología de vanguardia de apoyo a los servicios de tienda y centros logísticos.

En este sentido, en 2016, sobresale la puesta en marcha de áreas tecnológicas muy avanzadas denominadas multishuttle. Concretamente destacan dos ejemplos: la plataforma de Bershka en Tordera (Barcelona) y el centro de distribución ubicado en Arteixo (A Coruña), donde también se encuentra la sede central del grupo.

Todas las prendas están identificadas gracias a la tecnología RFID

Entre la tecnología de vanguardia para mejorar el apoyo a las tiendas y los centros logísticos ha sido clave la implantación de la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia). Así todas las prendas están identificadas de forma individual, rápida y precisa, desde las plataformas logísticas hasta su venta. En 2016 se acabó de incorporar a todas las tiendas de Zara y se empezó a extender a otras cadenas del grupo (Massimo Dutti y Uterqüe). Pero los próximos años serán claves para la RFID pues se le dará un fuerte impulso: este año llegará a Pull&Bear y en 2018 a Stradivarius, Bershka y Oysho. Inditex espera tener completado el proceso en el verano de 2020.

rfid

En cuanto al modelo de ecoeficiencia, hay que señalar que ya alcanza 4.519 tiendas, el 62% del total del grupo, tras sumar 741 en el último año. Por tanto, el líder textil está en el buen camino para lograr el objetivo de que todas las sedes, los centros logísticos y las tiendas sean ecoeficientes en 2020, permitiendo ahorrar un 40% en el consumo de agua y un 20% de energía.

Además, la compañía impulsa el pago con móvil, que ya se ha implantado en 15 países: España, Reino Unido, EEUU, Italia y Francia fueron los primeros en hacerlo. Asimismo, el ticket electrónico está disponible en nuestro país, gracias a las aplicaciones online de las ocho marcas del grupo y a otra específica llamada InWallet, y la desaparición del ticket en papel es una realidad desde el pasado marzo en todos los pedidos online.

Paralelamente, las inversiones permiten lograr un modelo de economía circular, oeconomia circularbjetivo recogido en el Plan Medioambiental 2016-2020, gracias a la instalación de más de 2.000 contenedores de recogida de ropa usada. En esta tarea Inditex tiene la ayuda de varias organizaciones para reutilizar dichas prendas (Cáritas, Roba Amiga, Cruz Roja, etc.) o bien para su reciclaje y la obtención de tejidos sostenibles (la española Hilaturas Ferre o la austriaca Lenzing). Precisamente, al hilo de esto último, hay que destacar el lanzamiento de colecciones de ropa como ‘Join Life’, que demuestran cómo la moda sostenible es posible y permite seguir creciendo.

Mariano Tomás

mariano@hispanidad.com