energynews.es redaccion@ambientum.com

Según su informe anual de seguimiento de las energías limpias “Tracking Clean Energy Progress 2017” la eólica, la fotovoltaica, el almacenamiento y la electrificación del transporte personal están en buen camino de cara a lograr un escenario 2SD, es decir, en el que la temperatura global del planeta no aumente por encima de los 2ºC para el año 2025

Importante progreso de la energía eólica, fotovoltaica, el almacenamiento y el coche eléctrico

El despliegue de almacenamiento de energía está en el buen camino para lograr el objetivo 2DS debido a las tendencias positivas del mercado y de las políticas, pero la AIE advierte de que se necesitan 20 GW adicionales de capacidad para 2025. Para mantenerse en la buena dirección, asegura, “la implementación tecnológica tendrá que continuar en su actual trayectoria de crecimiento y crecer veinte veces durante la próxima década“.

Como dato positivo aporta la noticia de que el despliegue del almacenamiento alcanzó los 930 megavatios (MW) en 2016, con un notable crecimiento interanual de más del 50% para el almacenamiento hidráulico no bombeado.

La eólica, la fotovoltaica, el almacenamiento

Ahora bien, recomienda aclarar la posición del almacenamiento en las diferentes etapas de la cadena de valor de la electricidad para mejorar el despliegue de almacenamiento de energía y mejorar los casos de negocio para el uso del almacenamiento en mercados verticalmente integrados.

En lo que se refiere a la energía fotovoltaica y eólica el informe de la Agencia Internacional de la Energía espera que la generación crezca 2,5 veces y 1,7 veces, respectivamente, en 2015-20. Señala que ambas han mantenido un fuerte crecimiento de la capacidad y recomienda resolver los desafíos de diseño de mercado para mejorar la integración de la red de renovables.

El vehículo eléctrico

En cuanto a la electrificación en el transporte personal, el informe dice que el 2016 ha marcado un nuevo récord, con más de 750 000 coches eléctricos enchufables vendidos con los se han alcanzado los 2 millones de unidades en circulación. Al respecto la AIE recomienda esfuerzos políticos sostenidos y reforzados.

Y es que llama la atención sobre el hecho de que aunque las ventas crecieron un 40% entre 2015 y 2016, este porcentaje supone en realidad una desaceleración del crecimiento del 70% observado entre 2014 y 2015, lo que sugiere un riesgo creciente.