El mejor residuo es aquel que no se genera, y por eso en algunas localidades españolas se han puesto manos a la obra. El objetivo es recompensar a los usuarios que más reciclen, de tal manera que se alcance una economía circular en la que se aprovechen todos los recursos.

La mejor forma de cuidar el planeta es reutilizar sus recursos, por eso los expertos apuestan por un reciclaje más eficaz, como el sistema ‘Puerta a puerta’. En la localidad guipuzcoana de Usúrbil ya lo aplican desde hace años.

“Cada uno en su casa ya separa todas las facciones, entonces el día que toque la fracción la sacas a la percha que tenemos cada uno delante de nuestro portal“, señala Alaitz Aizpurua, concejala de Usúrbil. Gracias a un código QR, el ayuntamiento sabe cuánto ha reciclado cada vecino y si lo ha hecho bien.

El ciudadano, además de cuidar el medioambiente, ve recompensado su esfuerzo. “El que menos deposita en el contenedor de lo no reciclable es el que menos paga, porque va asociada la tasa de basuras con lo que no reciclamos”, explica Nieves Rey, directora de comunicación de Ecoembes.

Gracias a este sistema de recogida, en Usúrbil se recicla un 84% de los residuos. Cada día de la semana está dedicado a la recogida de un tipo de residuo y los restos orgánicos se recogen tres veces por semana, aunque si el usuario lo prefiere lo puede llevar a un compostero comunitario. “Te das cuenta de que generas una cantidad de residuos enorme y tu mismo te vas regulando y vas reduciendo la producción de residuos urbanos”, indica la usuaria.

Es el camino para poder alcanzar una economía circular en la que aprovechemos todos los recursos, porque el mejor residuo es aquel que no se genera.