Son equipos entregados como parte de pago por los mismos clientes; luego son reacondicionados

Línea de refabricación de smatphones
Línea de refabricación de smatphones.

Así como hay un mercado de autos usados, también existe en el país el mercado de los celulares usados. Se trata, en verdad, del resultado de un proceso conocido en todo el mundo como refurbish (refabricado), que consiste en tomar un teléfono con determinados defectos, repararlo y devolverlo al mercado.

En efecto, el proceso de refurbish integra el reacondicionamiento estético y la refabricación de un producto para volver a lanzarlo al mercado. Luego de verificar su estado físico, chequear el encendido y la implementación de un análisis electrónico, se cambian las partes defectuosas para conformar un equipo de calidad.

Martín Teubal, director de BGH Logistic Services, comenta que el aparato que se va a acondicionar debe reunir ciertas condiciones. “Los equipos que ingresan en el circuito son aquellos que no superan los 10 meses de uso, no están mojados, encienden y no tienen el display roto”, señala.

Los equipos refabricados representan el 15% del market share de celulares a nivel internacional (unos US$ 17.000 millones). En la Argentina, en tanto, no se puede estimar un porcentaje, porque este mercado se encuentra en desarrollo.

Los celulares llegan a manos de BGH, empresa que tiene el 65% del share de reparaciones en el país, a través de los retailers y los más de 50 puntos de servicio técnico con los que cuenta. “En este proceso de economía circular, los equipos vuelven al mercado a través de los canales tradicionales de e-commerce y del canal retail“, dice Teubal.

Asimismo, se desarrolló una plataforma informática donde los retailers o agentes de servicio técnico ingresan el modelo del equipo y automáticamente ven reflejado el precio que le deben ofrecer al cliente.

“Vimos una oportunidad que es que en todos los países, emergentes y desarrollados, entre 10 y 15% del mercado es de equipos usados refabricados”, dice Teubal. “Es un negocio circular, que ayuda al medio ambiente, porque el teléfono, en lugar de ser tirado a la basura, tiene una segunda vida para alguien que lo necesita”, agrega.

En definitiva, desde 2015, la firma compró casi 100.000 equipos de todas las marcas y tipos. Luego, la empresa los reacondiciona y los vende, como se dijo, en los canales digitales, en la red de services y los retailers.

Otro de los jugadores que apuestan fuerte al mercado de los refabricados es Trocafone, empresa creada a fines de 2014. Su CEO y fundador, Guillermo Freire, cuenta que su firma detectó que había un potencial muy grande en el mercado secundario de smartphones.

“El objetivo fue crear una marca nueva en el mercado. Por eso, Trocafone está asociado a un celular reacondicionado. Y para hacer eso vendemos a través de nuestro sitio, no lo hacemos por medio de terceros. El celular sale en una caja de Trocafone que dice que ese es un celular Trocafone. Nos estamos convirtiendo en el genérico de celulares reacondicionados”, comenta Freire.

Se estima que el mercado de usados en la Argentina representa entre 5% y 7% del mercado de nuevos (entre 500.000 y 700.000 unidades por año), mientras que en plazas más maduras representa entre el 10 y el 15%.

Gran parte del éxito de Trocafone en el país tiene que ver con un acuerdo que cerraron con Movistar. “Nosotros le manejamos el «plan canje» a esta operadora. El cliente que quiere un celular nuevo va a la tienda de Movistar y hace el canje. Al cliente se le paga un precio por ese celular usado y éste abona la diferencia para llevarse el nuevo”, explica Freire.

El celular usado entregado en Movistar es pasado a buscar por Trocafone, que luego lo lleva a su laboratorio, donde los técnicos (en la Capital Federal) procesan los teléfonos (chequean 30 puntos de verificación). Entonces, hay dos posibilidades: que funcione bien, en cuyo caso se limpia, se hace un upgrade del software y se pone para vender, o que tenga algún inconveniente, caso en que se lo repara y se lo pone luego para la venta.

¿Cómo termina el círculo? “Revendemos estos teléfonos reacondicionados a dos tipos de clientes: 1) aquellos que no tienen dinero para comprarse un teléfono nuevo (en la Argentina todavía hay 20 millones de personas que no tienen un smartphone) y 2) aquellos que, teniendo la plata para comprarse un celular nuevo, nunca se lo comprarían (esta gente prefiere tener una buena marca usada)”, detalla Freire.

En tanto, Brightstar Fueguina es otra de las empresas que refabrican celulares. Según dice su presidente, Martín Vaca Narvaja, esta firma es líder mundial en recompra, reacondicionamiento y venta de teléfonos. “Hoy es uno de los principales focos de nuestra estrategia de negocios y tenemos muy buenas expectativas para este servicio”, acota.

Vaca Narvaja dice que, en la Argentina, Brightstar Fueguina lanzó su servicio para uno de sus principales clientes, Samsung. “También tenemos acuerdos para implementar estos programas con la mayoría de los operadores móviles y retailers. Hoy, el 80% de los players está con nosotros”, dice

Según estiman en BGH, estos equipos refabricados vuelven al mercado con un valor que se ubica entre el 65% y el 75% del precio de uno nuevo. Por su parte, en Trocafone afirman que tienen gamas de teléfonos que van desde los $ 500 hasta los $ 8500.

El origen de los teléfonos es todo un tema en sí mismo. ¿Cómo verificar que no se trata de un celular robado? Las operadoras colaboran para tener actualizada una base de datos de teléfonos robados. Cada uno de los teléfonos tiene un número único, que se llama Imei. Si el teléfono es robado y el damnificado llama a la operadora, ésta detecta cuál es el Imei y lo reporta a la base de datos. “Si un teléfono está en esa base, no lo compramos”, garantiza Freire.