Reciclaje de smartphonesEXPANSION MARTA JUSTE Y ELENA ARRIETA

Los consumidores tienen derecho a entregar sus viejos aparatos en la tienda en la que los compraron, gratis. Menos del 40% de estos residuos se recicla o reacondiciona, y la dimensión del problema crece cada año.

Un frigorífico, una radio, un teléfono móvil, el televisor, la batidora o una consola. Cualquier aparato que necesite corriente eléctrica o campos electromagnéticos para funcionar necesita un tratamiento especial cuando acaba su vida útil. ¿Sabría dónde debe tirar un smartphone que ya no funciona o no quiere? La mayoría de los españoles, no.

El resultado: el 60% de la basura electrónica que se produce en nuestro país acaba en paradero desconocido. Esto sitúa a España entre los países europeos con más chatarra electrónica fuera de control, sólo superado por Chipre y Rumanía, según cifras del proyecto Countering WEEE Illegal Trade (CWIT), dependiente de la Unión Europea.

Se trata de un problema muy grave desde un punto de vista medioambiental, y que crece del orden del 20% anual como consecuencia de los ciclos de innovación y sustitución, cada vez más breves. Cada año se generan en España más de un millón de toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, de los que apenas el 40% se procesa correctamente, bien para el reciclado o para su reutilización, según estimaciones de la empresa Back Market. Los datos, no obstante, son difíciles de contrastar, ante el elevado fraude existente.

QUÉ DICE LA LEY

“Los consumidores no debemos tirar nuestros residuos electrónicos a la bolsa de basura del hogar ni a los contenedores de los residuos domésticos generales (el gris, amarillo, verde o azul). Tampoco se pueden depositar en la calle (con mucha frecuencia nos encontramos fluorescentes, televisores o frigoríficos junto a los contenedores de papel o envases) ya que, por primera vez y de una manera expresa, se prohíbe el abandono en la vía pública de estos residuos, aplicándose las sanciones recogidas en las ordenanzas municipales correspondientes. Tampoco podrían entregarse a recogedores no autorizados que pasen por la calle recogiendo chatarra o que estén apostados en la entrada de los puntos limpios”, explican fuentes del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA).

Reciclaje de ordenadores y pantallas en una plata de tratamiento. Ecotic

La primera vez que se empezaron a regular los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) en España fue en 2005 a través del Real Decreto 208/2005. “Por primera vez se exigía a los productores una mejor gestión de los residuos electrónicos pues éstos incorporan sustancias tóxicas como plomo, mercurio o arsénico, entre otras, que requieren tratamientos especiales en su reciclaje para evitar importantes cuotas de contaminación. Por ello, es necesario que se reciclen mediante gestores autorizados que aseguren su buen tratamiento y procesos de descontaminación”, asegura Andreu Vilá, director general de Ecotic, organización que se encarga de la gestión de estos residuos en España.

EL ROL DE LOS VENDEDORES

Cuando un usuario compra un televisor, por ejemplo,tiene derecho a llevar su antigua tele a esa misma tienda, y que ésta gestione su traslado a un punto de reciclaje o tratamiento autorizado. Y lo más importante: se trata de un derecho gratuito para el cliente. “En España este derecho del consumidor es poco conocido y, por consiguiente, poco utilizado. Los vendedores de aparatos eléctricos han de ofrecer esta recogida gratuita de residuos en sus tiendas, siempre que se trate de un residuo equivalente al equipo que se compra (un secador por otro secador, un televisor por otro, una tostadora por otra, etcétera),” apuntan fuentes del Ministerio.

También se puede solicitar la recogida puerta a puerta bajo petición o entregarlos directamente a gestores autorizados y en los puntos específicos habilitados por los fabricantes de los equipos o las marcas comerciales.

En el caso de que el aparato que se vaya a devolver sea de pequeñas dimensiones, la entrega es aún más sencilla. “El usuario puede llevar un pequeño aparato eléctrico, de no más de 25 centímetros, a cualquier tienda de venta de productos de este tipo que tenga más de 400 metros cuadrados, y se lo deben recoger siempre y de forma gratuita.

Los vendedores online también están obligados a recoger los aparatos de los usuarios, sin coste

“Además, existen puntos limpios de recogida como los que tenemos en Ecotic, que son más de 52.000 repartidos por toda España y se pueden localizar en nuestra web o nuestra app”, recuerda Vilá.

Los vendedores online también están obligados a ofrecer este servicio, así como a informar en sus páginas web sobre cómo se puede efectuar la entrega del residuo en cada compra de un nuevo equipo.

Según los datos de la Unión Europea, los españoles pagamos de media entre 5 y 30 euros cada vez que compramos tecnología para que los fabricantes se hagan cargo de la gestión de los aparatos al final de su vida útil, aunque estos destinan poco más del 20% de este dinero al correcto tratamiento de los productos.

A partir de 2018, se pondrá en marcha una plataforma electrónica de datos, que permitirá conocer en todo momento la cantidad de RAEE que se recogen y gestionan en cada Comunidad Autónoma. Esto ayudará a determinar, con más exactitud, la magnitud del problema al que nos enfrentamos.

Desde IBM, advierten de que las sanciones por incumplimiento de este derecho se podrían disparar una vez que entre en vigor la nueva normativa de protección de datos (GDPR).

INICIATIVAS DESTACADAS

Algunos de los principales vendedores de electrodomésticos y gadgets en nuestro país cuentan con iniciativas específicas para garantizar el correcto tratamiento de nuestra basura electrónica.

El Corte Inglés, por ejemplo, cuenta desde 2016 con contenedores especiales en sus centros para que los clientes puedan depositar sus residuos eléctricos y electrónicos, y una web (https://punto-limpio.info/elcorteingles) con información sobre dónde y cómo reciclar. “Los RAEE suponen un 36% de los residuos que separamos, que están divididos en 22 fracciones diferenciadas. Además, gracias a nuestros contenedores especiales hemos recogido 79.000 kilos de lámparas y 19.000 kilos de pilas en el último año”, afirman fuentes del grupo de distribución.

El fraude en el tratamiento de la chatarra electrónica mueve 17.700 millones de euros en España

Por su parte, algunos de los principales fabricantes tecnológicos cuentan con sus propias iniciativas para incentivar el reciclaje y la reutilización de componentes. Apple, consciente de que más del 90% de los componentes de un móvil son reutilizables, permite reciclar cualquier dispositivo de la marca por Internet y en tiendas Apple Store. Además, si el dispositivo cumple determinados requisitos, al cliente se le entrega una tarjeta regalo. “Después se restaura para revenderlo o se reciclan sus componentes para volver a usarlos”, explican desde la firma de la manzana. Su objetivo, afirman, es llegar a ser capaces de fabricar productos nuevos empleando únicamente materiales reciclados, incluidos los dispositivos viejos.

HP, líder en los negocios de ordenadores personales e impresoras, dispone desde hace años de un potente programa de devolución y reciclaje de consumibles (tinta). Además, HP se encarga del reciclaje de los dispositivos de sus clientes comerciales y partners, de forma gratuita para éstos y con incentivos para la compra de nuevos aparatos de la marca. La propuesta incluye el borrado seguro de las unidades de disco duro, y asesoramiento en la posible re-comercialización o reasignación de los dispositivos.

Por su parte, Huawei cuenta en España con un convenio de colaboración con Ecotic para la gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos tanto dirigidos a consumidor final como a empresas. Según cifras oficiales de Huawei, en 2016 reciclaron 391.733 kilogramos de residuos de aparatos provenientes del mundo empresarial y este año, hasta agosto, ya llevan 345.508 kilos.

En España se desechan cada año 20 millones de móviles y hay unos 3 millones de móviles olvidados en los cajones, pues apenas se recoge uno de cada 20 terminales.Para luchar contra esto, las operadoras de telecomunicaciones también están promoviendo iniciativas. Telefónica cuenta con el programa Renueva y Recicla tu móvil, mientras que Vodafone ofrece a sus usuarios con Re-Estrena la posibilidad de tasar sus teléfonos viejos al entregarlos y restar su coste para la adquisición de uno nuevo. Y Orange lanzó el año pasado el proyecto Teloreciclo, por el que recogen teléfonos usados a la vez que generan empleo para personas con discapacidad.

Consejos para la renovación de equipos de una empresa

  • Contratar un servicio de borrado de datos dentro de un entorno seguro y privado, que ofrezca un certificado de que todo se hizo correctamente.
  • Estudiar la posibilidad de vender los activos que todavía tienen valor en el mercado, o bien reasignar los equipos a otras localizaciones.
  • Contratar un servicio de reciclaje y eliminación de los activos que finalmente no puedan ni revenderse ni reasignarse.
  • Asegurarse en todo momento de que los proveedores son de confianza y cumplen con las normativas medioambientales.