La generación de residuos en América Latina y el Caribe puede alcanzar las 671.000 toneladas en 2050

(fuente Residuos Profesional) La generación de residuos sólidos urbanos en los países de América Latina y el Caribe alcanzó un volumen de casi 540.000 toneladas diarias y la expectativa es que, para 2050, la basura producida en la región llegue a las 671.000 toneladas cada día, indican nuevos datos de ONU Medio Ambiente presentados en un evento de la Asociación Brasileña de Empresas de Limpieza Pública y Residuos Especiales (ABRELPE), en São Paulo.

El estudio, que forma parte de la Perspectiva de Gestión de Residuos de América Latina y el Caribe, que publicará ONU Medio Ambiente, muestra que el índice promedio de cobertura de recolección en la región supera 90%, pero puede variar de acuerdo al país y disminuye sensiblemente en las periferias y áreas rurales.

“La región ha presentado varios avances en la gestión de residuos sólidos, pero en relación a la disposición final todavía existe un déficit considerable, con más de 145.000 toneladas de basura, cerca de 30% del total, destinadas a lugares inadecuados”, apunta el documento.

El tema de la contaminación, incluida la causada por los residuos, será el centro de la tercera Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que se celebrará en Nairobi, Kenia, del 4 al 6 de diciembre próximos. Como el máximo órgano mundial de toma de decisiones ambientales, la Asamblea reunirá a gobiernos, líderes empresariales, sociedad civil y otras partes interesadas para compartir ideas y comprometerse en acciones concretas contra la contaminación.

En este marco, el nuevo Informe del Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente: “Hacia un planeta sin contaminación”, trae un panorama actual de esta problemática en todos los continentes y permitirá examinar lo que sabemos sobre la contaminación y delinear las acciones clave para combatirla.

Las iniciativas de reciclaje alcanzan el 20% en determinadas áreas de la región gracias a la contribución del sector informal

“Los datos presentados por ONU Medio Ambiente muestran que, incluso con algunas mejoras alcanzadas en los últimos años, cerca de 170 millones de personas todavía están expuestas a los graves impactos que causa la mala gestión de desechos al medio ambiente (suelo, aire y agua) y a la salud humana”, indicó Carlos Silva Filho, director presidente de ABRELPE y miembro del Comité Directivo de la Perspectiva de Residuos.

COMPOSICIÓN DE LA BASURA

El coordinador de productos químicos y derechos de ONU Medio Ambiente, Jordi Pon, explicó que el informe incluye un análisis sobre la composición de los residuos sólidos urbanos en el que se encontró que la fracción orgánica representa más de la mitad de todos los residuos descartados en las ciudades latinoamericanas, un índice que varía bastante de acuerdo con la renta del país, indicó Pon.

“En países de bajos ingresos, el 75% de la basura descartada procede de la materia orgánica, mientras que en países con renta más elevada ese índice es de 36%”, precisó Pon.

La fracción restante está compuesta por los llamados residuos secos, como metales, papeles, cartón, plásticos, vidrio y textiles. En general, las iniciativas de reciclaje alcanzan 20% en determinadas áreas de la región latinoamericana y están en este nivel en gran parte gracias a la contribución del sector informal.

Los datos muestran que todavía es común encontrar en la basura doméstica residuos peligrosos, como baterías, equipos eléctricos y electrónicos o medicamentos vencidos, entre otros.

La financiación es una cuestión fundamental para la mejora y sostenibilidad de los mecanismos de gestión de residuos

Pon también se observa que prácticamente todos los países de la región cuentan con normas legales y disposiciones necesarias para ser cumplidas por los generadores y manipuladores de residuos, así como las penalidades por incumplimiento, pero que el marco institucional es débil.

“Esto crea un vacío de responsabilidades gubernamentales, con pocas acciones de seguimiento y monitoreo, resultando, entre otras cosas, en una aplicación deficiente de la ley en los sectores público y privado”, sostuvo Pon.

INVERSIÓN INSUFICIENTE

El estudio también apunta que los niveles de inversión pública y privada en gestión de residuos no son suficientes para financiar la infraestructura necesaria para mitigar las principales deficiencias, como la cobertura de recolección, las bajas tasas de reciclaje y la disposición final inadecuada.

“El estudio evidencia que el financiamiento es una cuestión fundamental para la mejora y sostenibilidad de los mecanismos de gestión de residuos, especialmente en América Latina y el Caribe, donde los modelos financiados por recursos municipales prevalecen y, en muchos casos, los costos de los servicios no son recuperados en su totalidad”, dijo Carlos Silva Filho. “Aún no hay una clara conciencia del que el costo económico de la inacción es mayor que el costo de invertir en un sistema adecuado”, añadió.

Estos datos forman parte de un proyecto de ONU Medio Ambiente, originado a partir del lanzamiento de la Perspectiva Global de la Gestión de Residuos de 2016, que incluye informes sobre la situación de los residuos sólidos en América Latina y el Caribe, Asia, Asia Central, África, Regiones Montañosas y Pequeñas Islas-Estado.