El Vaticano promueve una incubadora de ‘start-ups’ .Laudato Sí’Challenge ya ha seleccionado los primeros proyectos que potenciar

CLERICAL La población religiosa del Vaticano asciende a 543 personas.

Religiosas ante el Vaticano. / AP / GREGORIO BORGIA

Laudato Si’ Challenge (LSC). Es el nombre de una incubadora de ‘start-ups‘ promovida por el Vaticano e inspirada en una encíclica del papa Francisco. La compañía ya ha seleccionado algunos proyectos, entre ellos, Rice Products, productos de harina a partir de desechos que ya se utlizan en algunas panaderías, en línea con el concepto de economía circular.

La incubadora se ha inspirado en la encíclica papela que, a su vez evoca un cántico de San Francisco de principios del siglo XIII. La iniciativa ha sido impulsada por el cardenal Peter Turkson y por un conjunto empresarial liderado por el norteamericano Eric Harr y financiada por un grupo de inversores y fondos de capital riesgo internacionales.

Nuevos modelos industriales

Laudato Sí (bendito sea) persigue el desarrollo de iniciativas empresariales que beneficien el medio ambiente, propongan nuevos modelos industriales que reduzcan las emisiones y ayuden las comunidades desfavorecidas. Uno de los objetivos es la justicia social. Su misión fundacional es contribuir con a acabar con el cambio climático en el 2030.

La compañía se marca siete áreas prioritarias de actuación, que son la energía, la alimentaciónindustrria y finanzasconservaciónaguapotencial humano y soluciones urbanas.

Para desarrollar sus proyectos, las compañías seleccionadas han recibido una financiación inicial de unos 100.000 dólares (unos 85.000 euros) y la asesoría de un mentor durante seis meses, dos de ellos en Roma, entre la Santa Sede y la incubadora LSC. A cambio, LSC tendrá una participación en las ganancias.