Chile. Fuente Portal Minero

Según el Banco Mundial, en nueve años la basura electrónica en Chile aumentó más de 2.200%, lo que ha generado un nuevo mercado para empresas de reciclaje.

Martes 02 de Enero de 2018.- Chile es el país de Latinoamérica que más basura electrónica genera, con un promedio de 9,9 kilos por persona al año en 2015. Esto ha significado un aumento de 2.200%, en comparación con 2006, cuando las cifras del país solo llegaban a 0,45 kilos por persona, según un estudio de Naciones Unidas sobre generación de residuos eléctricos y electrónicos.

Aunque este tipo de desechos puede reciclarse, la experiencia tanto nacional como internacional no ha mostrado muchos avances. Según la ONU, en 2016, a nivel mundial, solo 20% de los residuos son reciclados. Por su parte, en Chile, el Ministerio de Medio Ambiente ha expuesto que el 83% de los residuos electrónicos tiene destino desconocido, mientras que el 17% restante o es enviado a rellenos sanitarios, junto a residuos domésticos, o se dispone en vertederos.

“Solo en Chile hay cerca de 27 millones de celulares. Es importante tomar conciencia del impacto real que estos pueden causar a nuestro medio ambiente, debido a que en su mayoría los componentes tardan años en descomponerse”, declara Luis Alarcón, E-commerce Manager de Mall Connection, compañía de venta de artículos tecnológicos. Solo como referencia, una batería de níquel de celular puede llegar a contaminar 50.000 litros de agua y afectar 10 metros cúbicos de suelo.

Sin embargo, existen iniciativas para potenciar el reciclaje de desechos. Por ejemplo, se estima que cada teléfono posee 0,034 gramos de oro y otros metales preciosos, como el platino y la plata, además del cobre. En Japón planean que todas las medallas de los juegos olímpicos 2020 sean confeccionadas con oro reciclado y en Europa del este se estimó en 2013 que se podrían recuperar 4,2 toneladas de oro y 17 toneladas de plata.

En Chile, por su parte, han comenzado a surgir iniciativas empresariales para fomentar la recuperación de la basura electrónica, así como la Ley de Fomento del Reciclaje, promulgada en 2016 y que fomenta la responsabilidad social empresarial. Isidro Pereda, gerente general Recupac, compañía de reciclaje, estima que un 90% de un aparato electrónico podría llegar a reciclarse en el país y que “Hoy en Chile se realiza la recolección de e-waste y su posterior desarme y exportación de placas u otros elementos que tienen valor. Aún falta la tecnología en nuestro país para la extracción de metales preciosos, dado que falta el volumen que haga posible la instalación de una planta de estas características”, dice.

Por otro lado, Javier Silva, gerente general de la consultora TI Vector, asegura que existen empresas que se dedican a realizar reciclaje tecnológico y/o electrónico. “A su vez, las compañías de servicios tecnológicos debemos integrar en el servicio los procesos de reciclaje del equipamiento tecnológico que está siendo dado de baja”, dice.

El Mercurio