fuente energynews.es y redaccion@ambientum.com

Tenemos que estrenar el año 2018 con un mensaje positivo para mejorar el planeta y luchar contra el cambio climático

1. Reduce tu consumo de kilovatios

Cuanta menos kilovatios consumas menos emisiones de gases de efecto invernadero se liberan a la atmósfera ya que la generación de energía es una de las principales responsables del calentamiento. Una forma de hacerlo es conectar tus dispositivos electrónicos a una regleta de enchufes y apagarlos completamente cuando no los vayas a usar. Lo mismo con las luces, mantenlas encendidas solo cuando sea necesario y sustituye tus bombillas tradicionales por bombillas LED.

2. Contrata compañías con actitudes sostenibles

Si vas a contratar servicios energéticos o de cualquier tipo investiga antes de decidir qué compañía eliges e infórmate qué empresas son más responsables en el cuidado del Medio Ambiente  y en la lucha contra el Cambio Climático ¿Siguen una estrategia de sostenibilidad? ¿Han adoptado medidas de eficiencia energética o de reducción de emisiones?

3. Mira la etiqueta energética

La eficiencia es uno de los factores que más cuentan a la hora de reducir las emisiones procedentes de la energía, igual o más que su producción. Por eso, es muy importante que tengas en cuenta la información que te proporciona la etiqueta energética cuando vayas a adquirir un electrodoméstico.

4. Haz un uso inteligente de la energía

Hay muchos trucos que puedes poner en práctica en tu cocina para ganar en eficiencia energética como dejar secar al aire la colada o el cabello siempre que sea posible o lavar la ropa con la máxima capacidad de carga de la lavadora. Lo mismo con el lavavajillas, ponlo en funcionamiento cuando esté completamente lleno. En cuanto al frigorífico no introduzcas alimentos calientes y abre la puerta lo menos posible.

5. No desperdicies el calor

También funciona evitar precalentar el horno y abrirlo innecesariamente: cada vez que lo haces puedes estar perdiendo hasta un 20% del calor acumulado, dice el IDAE. Es mejor que,  a menos que necesites una temperatura de cocción precisa, comiences a calentar la comida justo cuando enciendes el horno. Además, te recuerda que los hornos de convección favorecen la distribución uniforme de calor, ahorran tiempo y gastan menos energía. También señala que es mejor cocinar con olla exprés y que si usas cazuela, al menos pon la tapa, ahorrarás hasta un 25% de energía.

Luchar contra el Cambio Climático

6. Ajusta la temperatura a cada estación

Ajusta su termostato según la estación en la que te encuentres. No hay porque tener todo el año programada la misma temperatura ya que fuera no es constante. Es recomendable bajarla en invierno y subirla en verano. El Instituto para el Ahorro y la Diversificación Energética recomienda para la temporada otoño-invierno mantener en casa una temperatura de entre 20° y 22° grados y advierte: por cada grado de más, el consumo en calefacción aumenta del 6 % al 8 %. Por la noche, en los dormitorios basta tener una temperatura de 15º a 17º para sentirnos cómodos.

7. Consulta la guía interactiva del IDAE

En http://guiaenergia.idae.es/ encuentra la infografía de una vivienda con todas sus estancias que te ofrece la posibilidad de pinchar sobre cualquier objeto cotidiano del hogar -coche, televisor, lavadora…- para conocer cuánto consume y cómo puedes utilizarlo gastando menos.

8. Suma kilómetros más sostenibles

Andar en bicicleta, caminar o coger el transporte público en vez del coche particular contribuye en gran medida a la lucha contra el cambio climático. Para que te hagas una idea éste supone casi el 50% del consumo energético en el sector transporte rodado. Además, cuando usamos el coche  para desplazamientos cortos por la ciudad, el consumo de energía se incrementa un 60%.

9. Difunde estos consejos en el trabajo

Si quieres ser activo en la lucha contra el cambio climático puedes empezar por difundir todas estas buenas prácticas en tu lugar de trabajo y asegurarte de que tu empresa utiliza tecnología de calefacción y refrigeración energéticamente eficiente y tiene bien ajustado el termostato, más bajo en invierno y más alto en verano, por ejemplo.

10. Si puedes elegir, recurre a las renovables

Las energías renovables generan energía sin liberar emisiones y por eso son herramientas fundamentales en los planes nacionales para reducir emisiones de gases de efecto invernadero. La Guía de Naciones Unidas va más allá y te recomienda que si tienes opción, instales paneles solares en tu propia casa.

Fuente: energynews.es

[Ir a la portada del Diario de hoy]