(fuente Residuos Profesional) Plastics Recyclers Europe asegura que pese a los avances logrados en el reciclaje de plásticos en los últimos años, es necesario poner más énfasis en el diseño para el reciclaje de los productos.

La industria del reciclaje reclama productos monomaterial
Cintas transportadoras con diferentes tipos de plásticos en una planta de tratamiento de residuos. Foto RESIDUOS PROFESIONAL

La capacidad instalada para el reciclaje de polietileno (PE) flexible se ha incrementado notablemente en los últimos años, pasando de 1,5 millones de toneladas anuales en 2015 a las 2,3 millones de toneladas actuales. Dado que la industria europea del plástico tiene una capacidad de extrusión de 7,4 millones de toneladas de PE flexible, se estima que la tasa de reciclaje de este material está alrededor del 31%. Así lo asegura Plastics Recyclers Europe, entidad que ha analizado un total de 174 empresas recicladoras de plástico de toda Europa.

Según dicho análisis, cinco países representan casi dos tercios de la capacidad instalada. España está a la cabeza, representando el 18% del total, seguida por Alemania (17%), Italia (13%), Polonia (10%) y Francia (6%). En cuanto a la producción de los residuos de polietileno, las principales fuentes son los comercios y distribuidores (43%), los residuos de producción (23%), la agricultura (17%) y los envases domésticos (13%).

España es el país de Europa con mayor capacidad instalada para el reciclaje de plásticos, con un 18% del total

Según explica Ton Emans, presidente de Plastics Recyclers Europe y responsable del Grupo de Trabajo sobre polietileno de esta entidad, “el sector del reciclaje de plástico se ha mostrado muy dinámico en los últimos años. Esto demuestra que la industria está preparando el camino hacia la circularidad de los plásticos. Además, el Paquete de Economía Circular y la Estrategia sobre los Plásticos ofrecen claros objetivos a alcanzar. Por otra parte, la prohibición de China a la importación de residuos está impulsando las inversiones en plantas de clasificación y reciclaje”.

Emans afirma que “la Estrategia sobre los Plásticos y la prohibición de China a la importación de residuos ya han tenido un impacto positivo y podemos ver que se aceleran nuevos proyectos por toda Europa. Este es especialmente el caso de los residuos plásticos flexibles de origen doméstico”.

No obstante, y a pesar de los últimos desarrollos tecnológicos que permiten una clasificación más eficiente de los plásticos, “se necesita aún un mayor esfuerzo en términos de diseño para el reciclaje”. En este sentida, Emans asegura que los materiales multicapa continúan siendo difícilmente reciclables y por lo tanto es necesario buscar “alternativas monomateriales que puedan ser recicladas”. Esto permitiría “futuros desarrollos en el reciclaje de plásticos flexibles en Europa”.

Plastics Recyclers Europe continuará analizando las capacidades de reciclaje para todas las corrientes de plásticos residuales, con el objetivo de conocer los progresos realizados en el camino hacia una economía circular.