Mejorando las condiciones de trabajo de los recicladores de basura electrónica

Un reciclador de aparatos electrónicos es conectado a instrumentos para evaluar los efectos de su trabajo en su salud. Crédito de imagen: Exposure Research Lab

ANN ARBOR–Es de día en Tailandia y un grupo de ocho personas con máscaras contra el polvo y guantes de lana se sientan alrededor de una gran pila de artículos de metal desechados. Los trabajadores martillan, perforan y cortan pedazos de ventiladores, motores y otros equipos rotos para sacar de ellos los metales y componentes valiosos.En Chile, en las afueras de la ciudad sureña de Temuco, un hombre usa trozos de madera para comenzar un fuego en una parrilla antes meter una maraña de cables en ella para quemar el plástico, liberando el cobre que luego venderá por peso.En ambos países, y en muchos otros, las ganancias de los materiales reciclados representan una gran diferencia financiera en la vida de estos recicladores de residuos electrónicos, permitiéndoles pagar los útiles escolares de sus hijos, mantener sus granjas o alimentar a sus familias, dice Rick Neitzel, profesor asociado y director del Exposure Research Lab en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan

Por los últimos dos años, Neitzel y su equipo de trabajadores de la salud, profesores universitarios y estudiantes en Tailandia y Chile, así como estudiantes de ingeniería y salud pública de la U-M, han estado estudiando el reciclaje de desechos electrónicos para identificar los peligros para la salud a los que podrían estar expuestos y a ayudarlos a mejorar sus condiciones de trabajo. Su trabajo ha sido financiado en gran parte por el Graham Sustainability Institute de la U-M.

Neitzel dice que su trabajo, especialmente considerando que los consumidores se vuelven más dependientes de sus productos electrónicos (computadoras portátiles, teléfonos, tabletas). La producción anual mundial de desechos electrónicos continúa creciendo, y de las 45 millones de toneladas métricas de desechos electrónicos producidos en todo el mundo en el 2016, sólo el 20% fue reciclado a través de canales formales.“Los consumidores en países de altos ingresos como Estados Unidos son los principales contribuyentes a esta corriente de desechos, pero a menudo no son conscientes de que sus comportamientos están creando problemas ambientales y de salud para los trabajadores informales de desechos electrónicos en todo el mundo”, dijo Neitzel.

Miembros del equipo de investigación demuestran cómo completar el test respiratorio. Crédito de imagen: Exposure Research Lab

Las diferencias culturales y la salud de los trabajadoresNeitzel dijo que estaba trabajando en un proyecto diferente centrado en los efectos de la minería de oro artesanal y de pequeña escala en Ghana cuando se enteró de las deplorables condiciones de trabajo de los trabajadores de e-waste allí.“La gente estaba haciendo un trabajo realmente difícil, claramente apenas ganando suficiente dinero. Y pensé que es aquí donde puedo tener un impacto y trabajar con la gente para mejorar sus condiciones asegurándome de que todavía tengan trabajo”, dijo.Para estudiar las condiciones de trabajo de los recicladores, el equipo de Neitzel recolectó muestras de sangre y orina para detectar metales y otros contaminantes; estudió la contaminación del ruido, el agua y el aire, así como la función pulmonar de los trabajadores; y reunió datos sobre la experiencia de los trabajadores, la salud y las preocupaciones relacionadas con el reciclaje de desechos electrónicos.

Un reciclador muestra una tarjeta de circuito impreso que ha puesto en ácido para desarmarla. Crédito de imagen: Exposure Research Lab

Neitzel dice que también quieren brindar soluciones que tengan sentido financiero para los trabajadores.“Si tiene la opción, por ejemplo, de reciclar un televisor o un refrigerador, ¿cuál de ellos podría ser peor para usted en cuanto a su reciclaje? ¿Y de cuál ganará más dinero?” él dijo. “Queremos volver y trabajar con ellos y poder decir: ‘Tal vez reciclar este producto en particular no sea una buena idea porque tiene mucho plomo y te enfermará, y puedes ganar más dinero con este otro producto y proteger su salud al mismo tiempo”.Como el grupo está interesado en encontrar soluciones en colaboración con los trabajadores, también discutieron con ellos sobre lo que consideran sus propias preocupaciones sobre su salud, añadió. Pero una gran parte de ese trabajo es familiarizarse con la cultura con la que están trabajando, dicen los investigadores.Por ejemplo, en Tailandia, cuando algo deja de funcionar, los recicladores comienzan a desarmarlo, pero en Chile existe una cultura robusta para reparar los artículos, dice Neitzel.“Es bastante fascinante ver a personas en casi el mismo nivel socioeconómico enfrentarse a los electrónicos rotos de manera diferente”, dijo. “Los tailandeses parecen haber llegado a la conclusión de que ‘no vale la pena el tiempo arreglar esto o no sabemos cómo hacerlo’, mientras que los chilenos se han educado sobre cómo arreglar las cosas porque creen que pueden ganar más dinero vendiendo un producto que vender cobre y aluminio reciclado”.Los trabajadores también tienen diferentes modelos para administrar sus negocios, dice Neitzel. Si bien la mayor parte del trabajo en Chile se lleva a cabo en talleres o mercados locales, en Tailandia, el trabajo se realiza en el hogar de las personas, ya sea por familias individuales o por grupos de trabajadores reunidos alrededor de una pila de desechos electrónicos, separando elementos, con niños y mascotas vagando por ahí. En Tailandia, diferentes hogares también se han “especializado”, por lo que uno podría reciclar solo ventiladores, otros televisores y otros refrigeradores.“Nuestro objetivo es ayudarlos a establecer prácticas de trabajo más sanas“, dijo Aubrey Arain, candidata a doctorado en ciencias de la salud ambiental. “Eso podría significar mudarse donde trabajas más lejos de donde estás cocinando. Podría significar mantener las ollas tapadas en lugar de cocinar el arroz justo al lado de donde estás trabajando, limitando el lugar donde los niños pueden moverse en el hogar.“Estamos trabajando con la comunidad debe determinar no solo quién estaría dispuesto a participar en esto, sino también qué es lo que podríamos diseñar con su aporte. “Suzanne Chou, estudiante de doctorado en ingeniería de la U-M, dice que para los trabajadores en Tailandia, poder estar en casa es una gran ventaja, y comprender eso ayudará a encontrar soluciones que puedan ser aplicables a ese entorno.“En algunos lugares, la familia está trabajando en conjunto y toman descansos y charlan entre sí”, dijo. “Valoran el dinero extra, tienen más libertad, pero también parecen valorar que pueden hacer este trabajo desde casa.” Para más información acerca de los avances y descubrimientos en tecnología, medicina, arte y humanidades de la Universidad de Michigan, visita nuestro sitio web espanol.umich.edu o encuentra @UMichES en Twitter o Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s