Repair Cafés, trincheras vecinales contra la obsolescencia programada

 Por Ana Mª Nimo. Cada año se generan aproximadamente 50 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos, el equivalente a tirar a la basura 125.000 aviones jumbo o 4.500 torres Eiffel, según un informe de la Naciones Unidas. Los Repair Cafés son pequeñas trincheras desde las que ‘manitas’ y vecinos luchan codo con codo para frenar esta tendencia.

El primer Repair Café surgió en 2009 en Ámsterdam, cuando la periodista Martine Postma, harta de ver cómo las montañas de basura electrónica no dejaban de ganar altura, decidió organizar un encuentro entre personas que tuvieran algo que arreglar y personas que supieran cómo arreglarlas desinteresadamente, cuya única motivación fuera la de evitar que un pequeño electrodoméstico acabara innecesariamente siendo desechado. Y todo ello en un ambiente distendido que invitaba a la conversación y recuperaba el trato cercano propio de esa ‘rara avis’ en la que se están convirtiendo los ‘manitas’. Un local en el que unos y otros podían charlar tranquilamente y hasta tomarse un café.

La convocatoria, que en esencia desafiaba las bases tanto de la obsolescencia programada como del ‘vive deprisa’, fue todo un éxito y el boca a boca acabó transformado lo que había nacido como un experimento de dimensión local -de barrio- en un todo un fenómeno que ya cuenta con réplicas en más de 35 países, entre ellos, España.

En el Repair Café Medialab-Prado, en Madrid, cada sábado por la tarde dos reparadores, Juan Manuel Gutiérrez y José Ramón Martín, atienden de manera cercana y diligente a todos los vecinos del Barrio de las Letras que acuden para tratar de salvar algún pequeño aparato electrónico al que o bien tienen un cariño especial o del que no esperaban tener que despedirse tan pronto.

“Vienen a nosotros buscando la última oportunidad para arreglar su aparato que le han dicho que no tiene solución, que no merece la pena, que se compre otro nuevo… ese mantra”, explica Martín.

“Vienen a nosotros buscando la última oportunidad para arreglar su aparato que le han dicho que no tiene solución”

Para los que resisten a alimentar la maquinaria del usar y tirar no sólo por el perjuicio que supone para su bolsillo sino también para el planeta, estos dos “románticos” son todo un halo de esperanza. “Todo tiene arreglo aquí”, asegura Gutiérrez, y anima a todo el mundo a que intenten arreglar por sí mismos sus aparatos estropeados con un poco de maña y la ayuda de Internet. El reparador explica que la mayoría de averías se deben simplemente “a un cable que se ha soltado o a que le ha entrado suciedad” por lo que para saber cómo arreglar, por ejemplo, una plancha “basta con buscar cómo se repara una plancha –con su modelo específico- y aparecen un montón de vídeos” arreglarlo basta con buscar “buscar cómo se repara, por ejemplo, una plancha y el modelo y ya nos sale un montón de vídeos”.

El caso es, insisten, en no darse por vencido y no comprar el discurso de que cuando algo se estropea hay que tirarlo y recordar que si se tiene voluntad “casi todo tiene solución”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: