Consejos de la sicología para el éxito de la Economía Circular

Reciclar y conocer a los materiales que queremos reutilizar es clave para hacer una gestión ambiental y econmica eficiente

Reciclaje a través de una planta en Sevilla
 Reciclaje a través de una planta en Sevilla

En la estrategia andaluza de desarrollo sostenible 2030, se encuentran 3 áreas o dimensiones estratégicas:

  • La dimensión social
  • La dimensión ambiental
  • La dimensión económica

Cada una de estas áreas, a su vez, incluye sub dimensiones, pero en ninguna de ellas se puede encontrar a la psicología, o las herramientas, tips o recomendaciones que hace la psicología para cambiar la conducta respecto al consumidor, el reciclaje o la cultura ambientalista

Por tal motivo, me he tomado unos minutos para escribir y comentar el hecho del por qué no reciclamos, por qué consumimos en exceso, o qué nos impulsa comprar y consumir, según los hábitos asociados a ello. Es mi intención mencionar algunos tips de utilidad que nos brinda la psicología en sus distintas vertientes, como lo son el área de consumo ambiental o social, desde la motivación y el aprendizaje como variables

¿Qué motiva a reciclar?

Según algunos estudios la conducta de reciclaje va a depender de:

El estado del producto: Según la Universidad de Boston los productos que mantienen su forma o estado: “serán considerados como válidos para reciclar por las personas a diferencia de los que no”; por ejemplo, un cartón viejo o un envoltorio serán menos valorados para ser reciclados que un lápiz, pues al mantener la forma, el objeto da la sensación de que puede reciclarse, y la gente tiende a hacerlo. 

Conocer la transformación de los productos: el consumidor promedio tenderá a reciclar más si conoce en lo que un objeto o material se convierte, y el proceso que se realiza para ese cambio. De este modo, las campañas para promover el reciclaje, que es una de las herramientas principales de la Economía circular, verán aumentados sus índices si incluyen en la campaña al proceso de transformación, según estudios de la Universidad de Penn State y del Boston College.

Identidad con el producto: un estudio realizado por la Universidad de Alberta revela que: “las personas reciclan más los productos cuando estos están personalizados con aspectos como el nombre”, esta información la obtuvieron al revisar que las tazas de café desechables eran recicladas en mayor cantidad cuando el nombre de la persona estaba escrito de manera correcta.

La conducta y ambiente de referencia: otro factor que influye en cómo reciclamos es la conducta de nuestro grupo de referencia, es decir, las personas reciclarán si ven que otros lo hacen, o tenderán a hacerlo en menor medida si no ven a otros hacerlo, así mismo, si un ambiente está sucio o lleno de desperdicios, los individuos tenderán a tirar la basura, y no a buscar modos de reciclar.

¿Cómo se aprende a reciclar?

En general, parece haber un buen proceso de sensibilización en las campañas de Andalucía hacia el reciclaje, pero, más allá de sensibilizar, las personas para aprender a reciclar deben poder discriminar y generalizar estímulos, es decir, hay que crear y fortalecer una asociación entre las cosas que se reciclan y la conducta de reciclar, para evitar que las personas no reciclen de manera selectiva.

Una persona con un buen nivel de discriminación sabrá que puede reciclar materiales como vidrio, plástico o papel de formas distintas, por su parte, una persona con una capacidad de generalización podrá darse cuenta de que los restos orgánicos de comida pueden ser vertidos en el patio, jardín o en plantas para que el ambiente pueda hacer su proceso natural de degradación.

También es recomendable hacer un proceso de exposición a las consecuencias de la contaminación o al proceso de reciclaje, para fortalecer y mejorar las asociaciones positivas  y negativas que hemos aprendido respecto a estas conductas, dicho proceso es más exitoso si se realiza desde que los individuos son niños y se mantiene en el tiempo con consistencia. 

Para finalizar, os comento que los procesos que subyacen a la conducta de reciclaje pueden ser de gran ayuda para la Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible y para el éxito de la Economía Sustentable de la Unión Europea, como sería el caso de enfocarse en mayor medida en los procesos de transformación de los materiales reciclables y en las consecuencias a largo y mediano plazo de la contaminación al momento de realizar campañas, o realizar procesos de educación en los cuales se asocian claramente los estímulos con las respuestas.

Powered by Gedesica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: