Toyota pone a prueba un servicio de vehículos eléctricos compartidos

(ComunicaRSE) Toyota Motor Corporation (TMC) y la red de estacionamientos Park24 anunciaron que probarán, a partir del próximo mes de abril, un servicio de vehículos compartidos en el centro de Tokio, Japón,  con el Toyota i-ROAD, un vehículo eléctrico de tres ruedas ultracompacto, como protagonista.

El i-ROAD, diseñado pensando en la flexibilidad y la facilidad de uso, se asociará al servicio ‘Times Car Plus’ de Park24, que permite a los socios utilizar vehículos compartidos en cualquier momento del día o la noche. La prueba incorporará asimismo elementos del sistema de transporte urbano optimizado ‘Ha:mo’ (abreviación en inglés de “movilidad armoniosa”) de Toyota.

Está previsto que la prueba se desarrolle entre el próximo 10 de abril y finales del mes de septiembre. Se recabarán los datos de uso y las impresiones de los usuarios a fin de valorar la facilidad de utilización del servicio. La prueba se empleará asimismo para evaluar los cambios de los patrones de actividad de los usuarios y la receptividad ante nuevos sistemas de movilidad.
Con un especial hincapié en los traslados de ida a zonas comerciales y a atracciones turísticas, los usuarios recogerán los vehículos en Times Station, en Yurakucho ITOCiA, y luego los podrán devolver en cinco puntos distintos: Tokyo Tower, Asakusa, Odaiba Palette Town, Tokyo Dome City o Yurakucho ITOCiA.
Park24 ofrecerá el servicio a las empresas socias de ‘Times Car Plus’ y a algunos socios particulares. Mediante una página de reservas online, los usuarios podrán consultar la disponibilidad, realizar reservas e inscribirse en cursos de formación (obligatorios) sobre i-ROAD. El servicio costará 412 yenes —3,44 dólares al cambio de principios de marzo de 2015— por fracción de 15 minutos, con un periodo de uso máximo de dos horas y media.
Park24 explota una red de estacionamientos en todo Japón, y creó el servicio de vehículos compartidos ‘Times Car Plus’ para potenciar la movilidad. El servicio, que tiene alrededor de 430.000 socios, ofrece alquiler de una amplia variedad de automóviles, incluidos vehículos compactos y de importación.
Toyota ha estado realizando pruebas de Ha:mo, su sistema de transporte urbano optimizado, en Toyota City desde octubre de 2012. El sistema tiene por objetivo aliviar la congestión de tráfico, reducir la contaminación atmosférica y mejorar la movilidad.
Ha:mo enlaza las redes de transporte particular y público, y se está probando entre grandes estaciones de ferrocarril y depósitos situados en instalaciones públicas en torno a Toyota City. El proyecto Ha:mo se creó cuando Toyota City fue designada Área de Demostración de Sistemas Energéticos y Sociales de Nueva Generación por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón.

Las mejores prácticas ambientales en el triturado de RAEE y otros residuos

Shredders- Best Practices and Considerations: Waste Shredders

ShredderMaint

If you start a waste shredding operation make sure that you purchase the right equipment, which will output the best clean cut and quality cuts for your secondary use. Look for equipment that can provide consistency in its material output day to day.

Jon Maly (Waste Advantadge)

Industrial shredders are a critical piece to any recycling process whether you are processing wood, plastics, rubber or even furniture. They are typically the first component to any successful recycling operation. Shredders output valuable material for further use while serving as a solution for general waste reduction of total waste stored in many landfills.

 

Recyclers who need a new revenue stream, sell processed shreds in various sizes to generate revenue. Specifically for the rubber industry, remanufacturing a better secondary product out of recycled rubber has grown in demand in recent years. Recycling companies can take advantage of these emerging markets by choosing the right shredding equipment with the latest technology and support for their application.

 

Selecting the Right Shredder

While there are many types of shredders, some are more common than others. Many feature either a single or double shaft with sharp cutting knives. Some units feature up to four cutting shafts with blades that can process larger items. Other models are built for specific applications, which require a particular RPM, torque or cut in order to process the material effectively. Here are a few suggestions on how to select the right shredder for your application:

  • Input/Output/Capacity—Knowing what material and how much of it you are planning on processing will help determine the size and model of your shredder. Many shredders can accommodate the toughest of materials, but it may take longer to processes these items.
  • Operational—Safety, noise, ease of use and perhaps mobility should all be operational considerations. Large shredders are difficult to move, but if you need to, make sure you can do so without affecting your processing line. Consider local codes and regulations for safety and noise issues.
  • Maintenance—A great deal of wear and tear on even the toughest shredders do occur under normal use. Consider cost of repairs, upkeep and availability of spare parts with any shredder unit.
  • Manufacturer Support—Nothing says support like receiving assistance during an operational issue. Find a manufacturer that has a full support staff and multiple points of contact in case an issue does occur with your shredder.

 

Some Additional Considerations

Below are some additional things to consider when operating your waste shredder:

  • Does the shredder meet your capacity requirement? Don’t overload or place materials into the cutting area that aren’t appropriate for your shredder’s intended use.
  • What are the general maintenance requirements and frequency of suggested upkeep? Make sure you follow the suggested maintenance schedule from your shredder manufacturer.
  • Consider the surroundings of your shredder and place it in an area where it can perform efficiently and be clear of obstacles or hazards.
  • Be familiar with the shredder manufacturer warranty.

 

Fulfill Your Demand

Make sure if you start a waste shredding operation that you purchase the right equipment which will output the best clean cut and quality cuts for your secondary use. Look for equipment that can provide consistency in its material output day to day with a superior warranty offer from the manufacturer. This will provide processors the ability to be profitable and fulfill the demand of their buyers while having piece of mind of operating reliable and quality equipment.

 

Jon Maly is the North America Sales Manager for ECO Green Equipment (Salt Lake City, UT). Eco Green Equipment is a leading tire recycling equipment company specializing in turn-key tire recycling plant design, engineering and technology. ECO Green manufacturers, assembles and warranties the full line of profitable equipment systems for rubber recycling globally. For more information, call (801) 505-6841 or e-mailinfo@ecogreenequipment.com.

 

 

Internet de las Cosas: así será la vida cotidiana en el futuro

Por: Gabriela Esquivada (www.infobae.com). Especialistas analizan para Infobae lo bueno y lo malo de un mundo en el que la heladera dialogará con el horno y los automóviles pasarán a buscar a sus dueños. Según los fabricantes, falta muy poc0

El concepto de la Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT) tiene ya quince años. Sin embargo, no es un término conocido por el gran público que usa tecnología en la vida cotidiana: desde computadoras hasta termostatos, desde aplicaciones hasta wifi, desde teléfonos inteligentes hasta automóviles. Pero este año la feria anual de novedades tecnológicas International Consumer Electronics Show ® (CES) lo puso en el centro de su temario.

En el CES, que se desarrolló esta semana en Las Vegas, debutaron objetos populares como la videograbadora (1970), el CD (1981), el DVD (1996), los televisores de alta definición (1998) y los de plasma (2001), el Xbox (2001), varios aparatos con el sistema operativo Android (2010), varios electrodomésticos inteligentes (2013). Este año, si bien se destacaron el Mercedes Benz F015 (un automóvil que se maneja solo), varios drones y robots, el televisor LG OLED flexible de 195 centímetros y 4K (4.000 pixeles de definición), la tableta Dell Venue 8 7000, el reloj inteligente Activité Pop de Withings y el servicio de televisión por Internet de Dish, Sling TV, entre otras innovaciones, el tema dominante fue la IoT.

LEA MÁS: Las tecnologías que permiten olvidarse las claves de internet

LEA MÁS: Diez cosas que no sabías que se podían hacer con un iPad

LEA MÁS: Internet de las cosas: convocan a emprendedores

¿Y qué es exactamente esa cosa de la Internet de las Cosas?

Un mundo de aparatos cotidianos –en las economías desarrolladas, cada persona posee o utiliza en sus ambientes entre 1.000 y 5.000– que se conectan en una nube propia, intercambian información entre sí para actuar y se controlan desde un centro sencillo como un teléfono inteligente o una laptop.

Heladeras que registran cuándo la leche se ha vencido y avisan –o compilan una lista de compras– a un celular. Termostatos que reconocen cuando nadie está en una casa y regulan la temperatura para ahorrar energía. Secadoras que por una indicación remota pueden subir o bajar la temperatura según se necesite o no la ropa. Parches que miden la temperatura de los niños y les informan a los padres en sus celulares. Un hervidor que se enciende cuando el automóvil de los dueños de casa está por llegar para que puedan prepararse un té caliente apenas traspasan la puerta. Un horno que cambia información con la heladera para saber qué materia prima hay para la cena, y sugiere recetas.Cepillos de dientes que registran si los niños se han cepillado, y envían una alerta cuando no lo han hecho.

Shawn Dubravac, economista titular de la Consumer Electronics Association (CEA), que organiza el CES, comentó a Infobae que “la IoT va más allá de la tecnología, se trata de la gente; su valor no proviene sólo de la conexión de cosas físicas sino de orientar la información de estas cosas conectadas con éxito hacia la persona correcta, en el momento correcto y al dispositivo correcto, para que se tomen decisiones mejores”.

SAMSUNG SOSTIENE QUE “EN DOS AÑOS” TODOS SUS PRODUCTOS SERÁN “IOT”

Agregó: “En la medida en que se continúe la digitalización de los objetos cotidianos –desde los electrodomésticos a los vehículos autónomos, pasando por los indicadores que monitorean nuestros cuerpos– la IoT se convertirá en la Internet Mía (Internet of Me).

Acaso por eso le gente vive ya en distintos niveles de IoT –el termostato que puede operar en automático, la computadora del que enciende un amarillo en el tablero cuando detecta un problema– el concepto se oblitera, así como el personaje de Molière en El burgués gentilhombre ignoraba que hacía más de cuarenta años que hablaba en prosa sin saberlo.

“Muchos de estos cambios pasarán inadvertidos para la mayoría de los consumidores: la gente tiende a no advertir la conveniencia hasta que la pierde”, señaló Daniel Castro, director del Center for Data Innovation (CDI) y analista de la Information Technology and Innovation Foundation (ITIF), en un intercambio electrónico con esta web. “Dentro de veinte años a nadie le va a sorprender que su ventilador de techo opere en cooperación con su termostato: nos sorprenderíamos si no lo hiciera. Para la mayoría de los consumidores, la IoT sólo representa la idea de que cada vez más productos vendrán con inteligencia, conectividad y sensores incorporados.”

Del viejo On-Off a la operación automática

Michael Liebhold, investigador superior del Institute for the Future (IFTF), trabaja en colaboración con diversos expertos porque “uno puede tener una visión clara del futuro, pero será una visión estrecha, basada en su especialidad”. Con esa metodología diversos expertos coincidieron en que “durante los últimos años los costos y el consumo de energía de los chips informáticos se está volviendo tan bajo que será posible incorporar inteligencia en artefactos de toda clase”.

Castro coincidió con él y con el entusiasmo de Yoon: “La mayor parte de las compañías están desarrollando aplicaciones que puedan maximizar la conectividad generalizada. Cuando el costo de agregar sensores y un chip inalámbrico a cualquier aparato sea lo suficientemente bajo, cada aparato los tendrá”.

LA IMPLANTACIÓN DE INTELIGENCIA EN LAS COSAS QUE OCUPAN NUESTRO AMBIENTE ES INEVITABLE

Ya no más encendido-apagado, anunció Liebhold: “Podemos pensar en aparatos que funcionen de manera condicional, con algún nivel de evaluación en sí mismos. La implantación de inteligencia es casi inevitable en las cosas que nos ponemos, en las cosas que ocupan nuestro ambiente, en las cosas con las que trabajamos. Ya tenemos varios ejemplos de computadoras pequeñas que requieren poca energía, que son más que una pantalla y un teclado: pueden ordenar una serie de otros aparatos de toda clase y elaborar pequeños juicios inteligentes sobre cómo mejorar su performance”.

A diferencia del funcionario de CEA –quien cree que el potencial de la IoT es tal que “ningún pronóstico actual llega a representar el impacto que tendrá en nuestras vidas cotidianas”Michael Froomkin, profesor distinguido de la cátedra de Derecho Laurie Silvers & Mitchell Rubenstein de la University of Miami, ve más allá de ese relato en apariencia neutral.

No más debates sobre qué comer: lo decidirán entre el horno y la heladera

“La versión agradable del relato sobre la IoT es que uno podrá controlar todos sus electrónicos desde el teléfono, la computadora o la tableta; podrá comunicar información sobre su uso y optimizarlos, y podrá agregar información sobre uno mismo para comprender mejor los hábitos propios, el peso, la dieta, el ejercicio físico”, dijo a Infobae. “La versión temible es que la policía, las compañías de seguros y la suegra pueden espiarlo a uno.”

Los problemas de seguridad, parte de la IoT

El profesor Froomkin distingue dos cuestiones de seguridad diferentes: 1) la inseguridad que proviene de la posibilidad de un hackeo 2) la información que uno acuerda que va a compartir, sabiéndolo o como parte de un contrato estándar que firma.

LAS VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE COMPARTIR LA INFORMACIÓN ES EL DEBATE DE FONDO EN LA IOT

¿Y cuál es la peor?

“En los Estados Unidos el peligro principal no es el hacker malvado que vemos en las películas, aunque hay una cuota de eso. El peligro real son los contratos. No la conducta ilegal sino la conducta legal”, aseguró.

“Por ejemplo: firmamos un contrato con la compañía de electricidad para que instale un medidor inteligente en una casa inteligente. En algún lugar de ese contrato va a decir en letra muy pequeña que la compañía puede guardar el registro completo de toda la información de uno, e inclusive descubrir qué programas de televisión miramos… Con el paso del tiempo, la empresa podrá descubrir más y más de nuestros hábitos al analizar nuestro uso de la electricidad”, ilustró. “O Google, que ofrece todos esos servicios geniales, un refrigerador inteligente que nos avisa cuándo un alimento está por vencerse. Aclaremos que para esto falta mucho todavía –matizó–. Pero el refrigerador va a controlar nuestros alimentos. Va a juntar información para armar un perfil de nuestra alimentación: sabrá si es saludable o no. Una compañía de seguros puede querer esa información para saber cuánto cobrarnos…”

Hay proyectos para construir ciudades 100% inteligentes. ¿Se puede depender 100% de la informática?

De hecho, hoy algunas aseguradoras ofrecen la instalación de un pequeño aparato en automóvilesfabricados desde 1996 en adelante que mide la velocidad a la que uno maneja, de qué modo frena, si toma conductas riesgosas en las carreteras. Sobre ese perfil de datos se establece la prima, que –por ejemplo– State Farm publicita como “Drive Safe & Save” (“Conduzca con cuidado y ahorre”). “Es sólo una cuestión de tiempo para que se haga algo así con nuestros hábitos de alimentación y bebida”, dijo el abogado de University of Miami.

Para Dubravac, el control de los datos “es primordial en un paradigma que se define por los datos”. El concepto de control tiene diferentes facetas, como la seguridad y la privacidad, distinguió para esta web. “Pero la esencia de ambos es el control. La privacidad es el control que un individuo hace de su información de modo tal que sólo se utilice como ese individuo lo autorice. Este equilibrio entre la recolección de datos y la privacidad será un diálogo que va a continuar cuando ingresemos en la fase siguiente de la Internet, cuando los datos definirán un número cada vez mayor de nuestras actividades cotidianas.”

LA SEGURIDAD DE LOS DATOS SERÁ EL PROBLEMA OMNIPRESENTE EN EL FUTURO DE LA TECNOLOGÍA

El investigador del IFTF cree que los problemas de seguridad integran el paisaje general del futuro de la tecnología: “Son ubicuos”.

A diferencia de Froomkin, que observó que algunos países europeos tienen leyes de protección de la información más fuertes que en los Estados Unidos, Liebhold cree que también al otro lado del Atlántico hay fallas: “Los europeos insisten en el derecho de ser olvidados, sin pedir previamente el derecho a ser invisibles, lo cual es un prerrequisito”. Durante largo tiempo ha explorado los derechos humanos en este campo, y definió los tres medulares:

1) Mi información es mía;

2) Otro puede usar mi información sólo con mi permiso;

3) Tengo derecho a conocer y aprobar el uso secundario de mi información.

“Son derechos humanos fundamentales que no se han establecido en Europa ni en otro lugar”, dijo Liebhold. “El problema es que existe una inercia comercial enorme del momentum, que va en contra.”

Los hackers mantendràn un perfil alto en un futuro megaconectado

Renuncia a la privacidad

Según una encuesta de TRUSTe, la compañía internacional de administración de datos privados, al 79 por ciento de los consumidores estadounidenses les preocupa que sus dispositivos inteligentes almacenen su información personal y el 69 por ciento cree que cada persona debería ser dueña de la información personal que recogen sus aparatos. La IoT, basada en la interconectividad autónoma, ofrecería canales potenciales para acceder a los sistemas de seguridad de los hogares, por ejemplo.

La proporción –8 de cada 10– no impresiona a Froomkin. “El problema con las encuestas es que la gente dice que se preocupa por la privacidad pero no se comporta como si se preocupara”,dijo. Diferenció dos escuelas de pensamiento sobre el asunto y se inscribió en la segunda: “Una cree que a la gente no le importa mucho el tema; la otra, que la gente no tiene idea de las consecuencias de lo que hace, sufre de lo que se llama miopía de la privacidad: ve el beneficio en el corto plazo pero no el costo en el largo plazo”.

LIEBHOLD: “LAS GUERRILLAS EMPLEAN MÓVILES PARA CONTROLAR ARTEFACTOS EXPLOSIVOS”

El director del CDI disintió: “Muchos consumidores tienen la voluntad de encontrar un terreno intermedio. Puede que se preocupen por la posibilidad de que hackeen su cámara de seguridad, pero no obstante prefieren comprarla porque les preocupa más que alguien pueda entrar a robar a sus casas”. Por eso Castro cree que quienes definen las regulaciones “deben considerar eso y no imponer a las empresas reglas demasiado restrictivas, porque al final sólo volverán la innovación más difícil”. Concluyó: “Con frecuencia es mejor dejar que el mercado solucione estos problemas y permitir que los consumidores tengan opciones”.

Para Liebhold la seguridad es una cuestión más delicada cuando se extiende más allá de lo virtual. “Estoy horrorizado –calificó– con este automóvil de 70.000 dólares operado por un control en un dispositivo móvil como un teléfono o un reloj inteligentes: se puede interceptar el canal y se puede cambiar abusivamente la dirección del automóvil. Y las guerrillas emplean estos artefactos explosivos improvisados (IED), hechos de partes de teléfonos celulares y explosivos: también se extienden las capacidades de estos actores negativos para causar caos. Los diseñadores de productos y tecnología tienen el desafío de crear sistemas que funcionen efectivamente, respeten los derechos humanos y protejan contra los usos abusivos. No hay respuestas sencillas.”

PUBLICADA LA NUEVA LISTA EUROPEA DE RESIDUOS

Después de 12 años de su entrada en vigor, se modifica la lista europea de residuos mediante la publicación de la Decisión de la Comisión por la que se modifica la Decisión 2000/532/CE, sobre la lista de residuos, de conformidad con la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo. (Residuos Profesional)
Modificada la lista europea de residuos
El pasado 30 de diciembre se publicó la Decisión de la Comisión Europea que modifica la Decisión 2000/532/CE sobre la lista europea de residuos. Foto: cogdogblog en Flickr (cc)

El pasado 30 de diciembre se publicó la Decisión (2014/955/UE) de la Comisión Europea que modifica la Decisión 2000/532/CE sobre la lista de residuos. Esta decisión establece las normas para clasificar los residuos y complementa al reciente Reglamento 1357/2014, que sustituye al anexo III de la Directiva 2008/98/CE por el cual se relacionan las características que permiten clasificar a los residuos como peligrosos. La decisión y el reglamento serán aplicables a partir del 1 de junio de 2015.

Esta decisión contiene las definiciones de metal pesado y de transición, PCB, estabilización, solidificación y parcialmente estabilizado. Además, introduce tres nuevas entradas para mercurio metálico y estabilizado (160307*, 190308*) y lodo rojo de la producción de alúmina (010310*).

En cuanto a las instrucciones para evaluar y clasificar los residuos, se observa lo siguiente:

1. Evaluación de las características de peligrosidad, según lo establecido por el anexo III de la Directiva 2008/98/CE.

2. Clasificación de un residuo como peligroso. se clasifican como residuos peligrosos los marcados con asterisco en la LER. Aquellos con código espejo, serán clasificados en la entrada considerada peligrosa si:

– Las sustancias peligrosas le confieren una o varias de las características: HP1 a HP8, HP10 a HP15 (anexo III D98/2008). Para el criterio HP9 “Infeccioso”, se aplicarán criterios nacionales.

– La característica de peligrosidad puede evaluarse según concentración de las sustancias presentes en el residuo (anexo III D98/2008) o mediante ensayo conforme al Reglamento 440/2008.

– En el caso de los residuos conteniendo compuestos orgánicos persistentes (PCB, lindano, retardantes de llama bromados, etc.), se aplicarán las concentraciones del anexo IV del Reglamento 850/2004 sobre contaminantes orgánicos persistentes.

– Los límites de concentración (anexo III D98/2008) no se aplicarán a las aleaciones de metales puros en forma maciza.

Nuestro colaborador en temas legales, Christian Morron Lingl, aborda este tema con más profundidad en su último artículo.

Fuente:
Asegre

Advierte Greenpeace riesgos por sustancias derivadas de basura tecnológica

Trabajadores que desmantelan estos residuos, algunos de ellos niños y niñas, son expuestos a un cóctel de sustancias químicas tóxicas
Organización Editorial Mexicana
Juan Garcíaheredia / El Sol de México
Ciudad de México.- Greenpeace México alertó que cada año cientos de miles de viejas computadores y teléfonos celulares son tirados en vertederos o incinerados. Miles más son exportados, a menudo ilegalmente, de Europa, Estados Unidos, Japón y otros países industrializados, a Asia y África.

“Allí, los trabajadores que desmantelan estos residuos, algunos de ellos niños y niñas, son expuestos a un cóctel de sustancias químicas tóxicas”, destacó la organización ambientalista en su campaña “tóxicos”.

Indicó que “la tasa de crecimiento de estas montañas de residuos electrónicos obsoletos alcanzará dimensiones de crisis si las empresas de electrónica, que obtienen lucros elevados de la producción y venta de estos aparatos, no asumen sus responsabilidades”.

“Es posible hacer productos sin sustancias químicas peligrosas, duraderos, que pueden ser mejorados, reciclados o eliminados de forma segura y que no acaben como residuos peligrosos en el patio de atrás de quienes ni siquiera disponen de la tecnología adecuada para gestionarlos”, reiteró Greenpeace.

Las referencias añaden que “periódicamente Greenpeace realiza un ranking de electrónicos verdes, donde se evalúa el comportamiento de las empresas según criterios de energía, ecodiseño de productos y responsabilidad extendida del productor en el marco de la gestión de residuos electrónicos”.

En otro aspecto, la agrupación reveló que las sustancias químicas juegan un papel importante en nuestras vidas. Muchas cumplen propósitos útiles y traen grandes beneficios. De otras sabemos que son peligrosas y de la gran mayoría aún se desconocen sus impactos potenciales.

“De la información disponible sobre las propiedades fundamentales que tienen las sustancias químicas, sólo se conoce 14 por ciento de los datos a nivel básico y 65 por ciento de la información conocida está por debajo del nivel básico. Del 21 por ciento restante no se sabe nada”, dio a conocer Greenpeace

México.

– See more at: http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n3652885.htm#sthash.fhFPve26.dpuf

Exploring the Economics of Recycling

As demand for recycling grows, a waste company must demonstrate economic profits throughout a commodity cycle before it can claim recycling as a true moat-building competitive advantage. by Barbara Noverini

Growth in recycling has not enhanced industry-wide profitability.Landfill owners historically enjoyed pricing power by controlling access to a necessary asset. However, the value proposition has changed now that recycled trash is perceived to have actual value. A fundamental shift in the economics of the waste industry is underway.

At Morningstar, we always start our equity research process by reviewing a company’s competitive strengths and weaknesses and assigning an economic moat rating. As investors, we strive to find companies with narrow or wide economic moats—defined as a set of competitive advantages that protect sustainable economic profit generation for extended periods of time. In the recycling value chain, we believe that limited pricing power and a finite ability to reduce costs present obstacles for economic moat development. As such, recycling contributes to a moat-building competitive advantage only if offering the service protects a waste company’s ability to command higher prices, sustainably operate at a lower cost, or both.

In Competitive Situations, the Addition of Recycling Can Stress Existing Moat Sources

There are five different economic moat sources (see Figure 1, page xx), which we discuss in the context of recycling, below. We’ve long maintained that landfill owners derive pricing power from a combination of intangible assets (regulatory permits), switching costs and efficient scale. In addition, vertical integration can develop cost advantages through economies of scale. Yet, we suspect that adding recycling to a vertically integrated disposal system can actually strain these moat sources, rather than enrich them. Recycling increases the cost of execution without securing the ability to sustainably command premium pricing. As such, pinning a moat source directly on recycling remains a challenge.

Efficient Scale
An efficient scale exists when a limited market is effectively served by one or a small handful of companies. Thus, “first-mover advantage” can define a recycling strategy, as an upstart recycler might have to compete recyclables away from an incumbent’s waste stream by offering irrationally high customer rebates. When an incumbent achieves a balance between capacity and demand in its local market, we believe the establishment of efficient scale can serve as a barrier to entry. This relationship may have the ability to affect downward pressure on customer rebates over time, allowing the incumbent to capture more value from commodity sales.That said, the incumbent’s advantage of capturing a considerable portion of the market’s recyclables is actually “borrowed” from the collection network originally established to serve the landfill. Therefore, justification for assigning this moat source to recycling on a standalone basis is debatable.

Low Cost Advantage
Adding recycling to a vertically integrated disposal system increases costs without creating commensurate ability to influence price anyplace else along the value chain. A higher proportion of variable costs limit operating leverage at materials recovery facilities (MRFs) relative to landfills, implying less opportunity to achieve the scale necessary to develop a low cost advantage. MRF operators may be able to capture additional value relative to peers by controlling processing costs, but operating efficiency doesn’t necessarily imply a scale advantage, either.

Intangible Assets
Regulatory permits for landfill ownership comprise one of the strongest competitive advantages in the disposal industry, erecting strong barriers to entry and providing the kind of pricing power afforded to a gatekeeper. Acquiring permission to build a MRF doesn’t develop the same magnitude of pricing power because recyclable values are dictated by commodity markets. Whereas the only landfill in town can (theoretically) charge any price to provide an essential service, permitted-MRF operators must still purchase recyclables from customers and sell them before any additional value is gained. Although there is greater opportunity for upside when commodity markets are booming, this doesn’t match Morningstar’s definition of a long-term competitive advantage.

 Switching Costs

Using the landfill as an anchor, recycling is often added to a vertically integrated system in an attempt to control the entire waste stream in any given area. Theoretically, this increases customer switching costs by rolling up essential services into one master contract, heightening the customer’s reliance on the waste company. However, we’d argue that this bundling is often given to the customer at a discount, especially in markets where municipal disposal costs are cheap. Furthermore, absent regulations mandating recycling, we’re not convinced that it is truly an essential service. Rather, recycling is a more expensive way to compete for customer retention.

 Network Effect

This moat source describes a virtuous circle, wherein every additional user strengthens the overall value of a network. Recycling operators can theoretically play a role in creating end markets by gathering enough recyclables for manufacturers to cost-effectively use as raw materials in the production of goods. Waste generators benefit by receiving rebates for the trash used in this process. In essence, recycling facilitates a closed-loop exchange of value that increases with every addition of a waste generator or a goods manufacturer willing to use recyclables as inputs. However, this situation would more likely create downward pricing pressure on commodities as supply becomes more abundant. In our opinion, the level of investment required to establish a network effect wouldn’t be met with a commensurate level of premium pricing power, making this economic moat source unlikely.

Porter’s Five Forces Point to Structural Profitability Constraints in the Recycling Industry
A look at a hybrid recycling-disposal value chain through the analytical lens of business strategy guru Michael Porter’s Five Forces competitive analysis framework supports our belief that recycling lacks an economic moat. In our opinion, each industry-level force describes a fairly intense challenge to recycling profitability, especially when compared with those acting in the disposal industry alone.Furthermore,integrating these two disparate services appears to create a dependency, with recycling leveraging the superior competitive positioning of the landfill to compensate for its own structural weaknesses.

 Buyer Power

Adding recycling to the waste stream shifts negotiating power in the buyer’s favor.In the disposal model, landfill owners command most of the negotiating power by controlling access to a necessary asset.However, when trash is viewed as a commodity rather than something to discard, buyers will undoubtedly demand more of its value for themselves. In the recycling value chain, we identify two types of “buyers”—customers that buy recycling services, and end-market buyers of recyclables. Each has a unique motivation for seeking value, and each can deploy a set of negotiating strengths that we believe can limit pricing power.

On the service side, recycling has an attractive value proposition when disposal costs are high and commodity revenue can offset the total cost of a municipal or corporate garbage bill. However, this relationship begins with cost-saving in mind, presenting an immediate challenge for the development of pricing power. For example, many municipalities seeking to offset budgetary pressures with revenue from recycling programs understand market volatility and insist on guaranteed minimums from commodity sales as a condition for accepting lengthy contract terms.

End-market commodity buyers can establish a ceiling on the value of recyclables, suggesting a high degree of negotiating power. There wouldn’t be a recycling industry if processed recyclables were too expensive for manufacturers to use as inputs. Currently, the largest buyers of recycled materials are paper mills, because paper and paperboard products are relatively inexpensive to break down and repurpose into new products. For example, U.S. paperboard mills will supplement manufacturing with recycled materials when the cost differential between sourcing and processing old corrugated cardboard (OCC) and virgin pulp makes economic sense.

In aggregate, the influence of Chinese paper mills on the flow of materials often leads to price disruptions. For example, 2013 recovered paper prices remained depressed because of more stringent quality control procedures at Chinese ports. Operation Green Fence enforced an additional restriction of residual material commingled with recyclables by rejecting shipments outright or by forcing sellers to accept lower prices for materials that had been acceptable in the past. In our opinion, when a concentrated group of buyers has this much influence on the market, it is difficult for recyclers to exert any level of pricing power.

 

Supplier Power
A difficult conundrum exists when the customers of a vertically integrated disposal contract become the de facto suppliers of recyclables. Once again, this dynamic describes the fundamental difference between operating a disposal business and operating a recycling business: To deliver inventory to a commodity buyer, recycling operators must purchase commodities from their customer-suppliers. In Porter’s framework, powerful suppliers can charge higher prices or demand more favorable terms when their involvement is necessary at each node of the value chain. When recycling is part of a vertically integrated disposal system, this creates an opportunity for the supplier-customer to demand a whole host of concessions. Unfortunately, this can destroy value created by the disposal segment of the chain.

Threat of Substitutes
The most obvious substitute for recycling is landfill-based disposal, which remains the dominant form of waste handling in the United States. However, hybrid contracts pit these services against one another, causing one activity to create value at the expense of the other. In markets where the cost of land-based disposal is high, recycling can offer the customer cost savings up to a certain point. However, where landfill costs are low, customers won’t demand recycling if the service is too expensive. In these cases, recycling operators lose value by offering higher customer rebates to jumpstart recycling demand. Because recycling operations are more resource-intensive, the customer must be willing to pay a higher price for the provision of recycling services for the vendor to realize attractive returns on invested capital. However, there isn’t any economic incentive for the customer to do so when landfill disposal is markedly cheaper, even with commodity revenue factored in.

Corporate mandates or municipal regulations that support recycling can represent a favorable situation by limiting or eliminating the threat of substitution; however, we argue that price competition to win contracts in these markets can be fierce. This special class of customer often sets lofty diversion goals motivated by environmental philosophy or political gain, which are often difficult to meet without expensive investments in large single-stream MRFs. Furthermore, processing a wider range of disparate materials often leads to greater operating costs per ton. In this case, profits from commodity sales are often used to subsidize the higher cost of meeting such ambitious diversion goals, limiting the overall return for the recycling operator.

Threat of New Entrants
Adding recycling services to a vertically integrated system can protect incumbents against new entrants by exerting control over the entire local waste stream. At a certain collection distance it becomes too expensive to process incremental tons at a MRF because of higher transportation costs. As such, stand-alone MRFs that are forced to attract recyclables from established collection contracts by offering higher rebates can easily destroy value, especially when commodity resale values are low. Vertically integrated systems can exhibit stronger barriers to entry than a stand-alone recycling operation; however, this doesn’t always translate into superior returns, especially when incumbents offer steep discounts to preserve customer retention. 

Rivalry Intensity
In competitive markets, we believe firms offer recycling in an attempt to offer customers a differentiated value proposition. Landfills and their associated post-closure obligations create high barriers to exit, and several national players share a rational oligopoly in most urban disposal markets. These characteristics can occasionally lead to some intense battles for disposal volumes, especially during down-market economic cycles when trash generation is depressed and excess capacity exists in certain markets.

In the simple disposal value chain, there isn’t much a landfill owner can do to differentiate service, outside of offering a more favorable location to cut down on transportation costs. As such, when there is excess disposal capacity in these markets, recycling presents another way to compete for business. A vertically integrated contract that includes recycling has the potential to derive outsize value when commodity prices are high; however, we surmise that using recycling as a means of differentiating a disposal contract runs the risk of dissipating any excess value through a higher cost of competing.

As demand for recycling grows, a waste company must demonstrate economic profits throughout a commodity cycle before it can claim recycling as a true moat-building competitive advantage. This requires the ability to derive higher prices, lower costs or both relative to peers throughout a vertically-integrated disposal/recycling system. While the structural characteristics of the recycling industry makes this difficult to sustainably achieve, understanding the five sources of competitive advantages as defined by Morningstar’s economic moat framework can help managers make strategic choices that protect long-term profitability generation.

Barbara Noverini is an Equity Analyst for Morningstar, Inc. (HQs),covering business services firms, waste management providers, and other companies in the industrials sector. Prior to joining Morningstar in 2011, she was a research analyst for DeMatteo Monness LLC, a boutique broker/dealer, for five years. From 2001-2006, she was a researcher in litigation services for Round Table Group, Inc., which is now a part of Thomson Reuters. She began her career as a quality assurance analyst at Hewitt Associates.For more information,

Figure 1

Figure 1

There are five different economic moat sources. Figure courtesy of Morningstar, Inc.

El Municipio de Concordia, Entre Ríos, recolectó más de 10 toneladas de aparatos electrónicos en desuso

  Concordia, 17 dic (APFDigital)
– En su segundo año consecutivo de implementación, la campaña de recolección de residuos electrónicos y eléctricos en desuso (RAEEs) fue nuevamente un éxito, superando las 10 toneladas de aparatos recolectados • Todo el material fue destinado al Centro de Reciclado que funciona en la zona sur de la ciudad
La campaña de recolección de aparatos eléctricos y electrónicos en desuso (RAEEs) se realizó durante la semana pasada y contó con la participación de las principales cadenas de electrodomésticos de la ciudad, en cuyos locales se recibieron los equipos que ya fueron dispuestos para un adecuado tratamiento  en el Centro municipal de Reciclado que funciona en la zona sur de Concordia.

Según informó la Secretaría de Medio Ambiente de la Municipalidad, este año, al igual que en 2013, se recolectaron más de diez toneladas de RAEEs, que se dispusieron para su posterior reciclaje o reutilización, tales como máquinas de juego, PCs, notebooks, televisores, celulares, equipos de impresión, y otros electrodomésticos de distintos tamaños.

“El éxito de este año radica también en que todo lo recolectado queda en la ciudad, es tratado aquí por personal local que fue especialmente capacitado para esta tarea, a raíz de la creación del Centro de Reciclado que surgió tras el éxito de la campaña del año pasado”, explicó Belén Esteves, responsable del área, quien detalló que “luego de ver la cantidad recolectada, percibimos la necesidad permanente de los ciudadanos de dar un adecuado tratamiento a sus residuos electrónicos”.

A raíz de ello, el Municipio determinó que se estableciera  la campaña permanente en el Punto Limpio ubicado en la Costanera de Concordia, donde se reciben no sólo electrónicos sino también otro tipo de residuos secos.

La iniciativa de recuperación integral de los RAEE tiene como principal objetivo dar una respuesta al acelerado recambio tecnológico, que hace que cada vez sea más frecuente tener en el hogar aparatos o equipos en desuso que fueron reemplazados.

Pero también genera un círculo virtuoso, “porque además de mitigar los impactos ambientales se le agrega un componente social brindando posibilidades de trabajo y capacitación en materia de electricidad y hardware a más de 20 jóvenes pertenecientes al plan Jóvenes con más y mejor trabajo, que reciclan y reutilizan los aparatos electrónicos, y que luego de estos entrenamientos contarán con un oficio y formación en la materia”, indicó Esteves.

Los locales que participaron de la campaña este año fueron Frávega, Musimundo, Carrefour, Centro Eléctrico, Naldo Lombardi, Cooperativa Eléctrica y la obra social OSDE. En todos los casos, los responsables de los comercios destacaron el éxito de la convocatoria.

 

Basura electrónica: el lado B de la tecnología

A FLORES A. DFLORES@OPINION.COM.BO

¿Quién no ha desechado un celular que funcionaba a la perfección por comprar “uno más moderno”? Producto de esta acción, cada vez más común y aparentemente inofensiva, para el 2015 se prevé que en Bolivia se generen unas 237 mil toneladas de basura electrónica, según la empresa RAEE (Reciclaje de Aparatos Electrónicos y Eléctricos)

Sin embargo, los responsables de la excesiva acumulación de basura electrónica no son solo aquellos que cambian de celular como de calcetines, sino también quienes, en vez de reparar o reciclar, reemplazan sus electrodomésticos cuando éstos se funden

A este grupo de chatarra también se suman los juguetes electrónicos, los instrumentos musicales que funcionan con energía eléctrica, entre otros

Cada uno de estos residuos pueden contener hasta 40 elementos tóxicos diferentes, como mercurio, plomo, niquel, entre otros, detalló la asesora de proyectos de la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact), Carola Ortuño

Estos tóxicos afectan no solo al medioambiente, sino también a la salud del ser humano, específicamente atentan al sistema respiratorio, nervioso y circulatorio. Además, pueden causar cáncer

Por este y otros motivos, los profesionales recomiendan a la población, en principio, no caer en el consumismo. Y a los que resulta difícil evitar comprar compulsivamente equipos de última generación, la única alternativa es que reciclen

En Cochabamba existen puntos de acopio de basura electrónica, por ejemplo Recitronik, que está ubicado en el kilómetro ocho de la avenida Petrolera o Empresa Municipal de Servicios de Aseo (EMSA), que queda en K’ara K’ara

Otra alternativa es participar en la feria anual de reciclaje electrónico, del próximo 20 de diciembre en el parque Lincoln

Ortuño explicó que estarán desde las 9:00 horas hasta las 13:00 horas en el lugar mencionado.

Dos países en el mundo tratan los residuos

Según la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact) la basura electrónica que se genera en Bolivia se vende a Estados Unidos y Suecia, dos países que dan un tratamiento responsable a estos elementos en desuso.

Cinco empresas contra la chatarra

La feria de reciclaje electrónico, que se cumplirá el 20 de diciembre en el parque Lincoln, estará respaldada por cinco entidades Recitronik, Cobramet, la Empresa Municipal de Servicio de Aseo (EMSA), la Cámara de Industria y la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico.

¿Cómo aliviar el  impacto global de la basura electrónica?

Miguel A. Pérez | Social media
¿Qué hacer con la basura electrónica que desechamos diariamente? El desecho electrónico, también conocido como e-waste, es uno de los principales problemas del progreso tecnológico.
A pesar de que este fenómeno se ha acentuado en la última década generando un impacto ambiental preocupante, sobretodo en los países a donde se destina gran parte de estos desechos, existen iniciativas que pueden abrir nuevas vías de reutilización de estos desechos para favorecer el acceso a la tecnología en países en vías de desarrollo

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE se llama desecho electrónico a todos aquellos dispositivos alimentados por energía eléctrica que hayan alcanzado su vida útil.
Una definición que incide en la pérdida de la capacidad de ejercer la tarea para la que originariamente fue inventada o producida. Sin embargo, la realidad es más bien distinta.
Los datos demuestran que el corto ciclo de renovación de estos dispositivos responden más a criterios comerciales y a la rápida evolución tecnológica que a una cuestión de agotamiento de su periodo funcional

Este fenómeno no hace más que agravar el impacto del e-waste al medio ambiente y poner en riesgo la salud humana por el tratamiento inadecuado de los elementos contaminantes, conocidos como RAEE, presentes en gran parte de los desechos electrónicos. No obstante, existen numerosas iniciativas que pretenden atajar el problema mediante programas de reutilización selectiva de la basura electrónica que diariamente se desecha en todo el mundo, para reutilizar la materia prima recuperada en otros sectores industriales

Otros expertos abogan por la reutilización de ordenadores, impresoras o escáneres para fabricar nuevos dispositivos, ya que está demostrado que gran parte de estos componentes se encuentran aún en pleno funcionamiento. Pero, ¿dónde va a parar toda esta basura electrónica?
Uno de los vertederos de basura electrónica de los países industrializados se encuentra en la ciudad africana de Lomé, capital de Togo. En este reducido país del continente africano se concentra gran parte del problema global de la basura electrónica y precisamente allí es de donde viene una interesante iniciativa para la reutilización creativa de estos desechos electrónicos

El interés por la tecnología y el fenómeno DIY ha llevado a un joven diseñador de sistemas togolés, Afaté Gnikou, a diseñar y construir impresoras 3D low cost a partir de restos de basura electrónica. Todo un ejercicio de reutilización creativa de componentes electrónicos, aún en funcionamiento, para darles un nuevo uso de forma sostenible y contribuir al desarrollo tecnológico de los países en vías de desarrollo

Evidentemente, la reutilización de componentes para construir estos dispositivos no va a resolver el problema global de la basura electrónica, ni tampoco va a aliviar el impacto ambiental en los países que concentran la mayor parte de estos vertederos. Pero son la demostración empírica de que la mayor parte de los dispositivos que desechamos, o parte de sus componentes, siguen siendo plenamente funcionales y, por tanto, merecen una segunda oportunidad que puede tener un impacto importante para el desarrollo económico en países con problemas de acceso a la tecnología.

http://www.facebook.com/plugins/like.php?app_id=128897243865016&channel=http%3A%2F%2Fstatic.ak.facebook.com%2Fconnect%2Fxd_arbiter%2F7r8gQb8MIqE.js%3Fversion%3D41%23cb%3Df348aa2718%26domain%3Dwww.opinion.com.bo%26origin%3Dhttp%253A%252F%252Fwww.opinion.com.bo%252Ff3bd2d5d9c%26relation%3Dparent.parent&href=http%3A%2F%2Fwww.opinion.com.bo%2Fopinion%2Farticulos%2F2014%2F1213%2Fnoticias.php%3Fid%3D147584&layout=button_count&locale=es_ES&sdk=joey&send=false&show_faces=false&width=110

WEEE-Trace, elegido mejor ‘Proyecto para una Economía Baja en Carbono’ en Conama

WEEE-Trace, el sistema de trazabilidad liderado por la Fundación Ecolec, recibió el mayor número de votos de los congresistas encargados de elegir el mejor “Proyecto para una Economía Baja en Carbono” en el Congreso Nacional del Medio Ambiente, Conama. Una edición, la duodécima, que ha superado los 6.000 asistentes repartidos en sus cuatro jornadas, con lo que esta cita bienal se confirma como el encuentro más importante en medio ambiente del país.

escribe aquí la descripción de la imagen

Un evento en el que, además de estar presente en el stand número 22 (confeccionado con materiales reciclados) de la tercera planta, participaron Luis Moreno Jordana y Enrique Redondo, director general y director Técnico y de Calidad de Ecolec, respectivamente. Luis Moreno lo hizo en el debate del martes, 25 de noviembre, sobre el Real Decreto de aparatos eléctricos y electrónicos y sus residuos que transpondría a nuestro ordenamiento jurídico la Directiva europea del 4 de julio de 2012.

El debate, en el que participaron María José Delgado, subdirectora general de Residuos, y Begoña Fabrellas, Consejera Técnica del MAGRAMA, sirvió para explicar los puntos más importantes del Real Decreto y contrastar las opiniones de los expertos en los diferentes sectores que formaban la mesa. El director general de Ecolec, Luis Moreno, afirmó que los productores serán proactivos con el Real Decreto, en defensa del medio ambiente. “Estamos ante un escenario donde los actores deben cumplir con la normativa y actuar con sentido común”, afirmó.

El jueves, 27 de noviembre, se desarrolló el Grupo de Trabajo denominado “Armonización de datos y trazabilidad de residuos”, coordinado por el Instituto Superior de Medio Ambiente (ISM), en el que participó Enrique Redondo, director Técnico y Calidad de la Fundación Ecolec, con la exposición de “Caso práctico de control y trazabilidad de flujos de residuos en tiempo real: WEEE TRACE”.

Tras abordar el marco legislativo, la problemática existente en la armonización de datos y la trazabilidad de los residuos desde vertientes diferentes (el 70% de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos se pierden en circuitos paralelos), con el detalle de distintos programas desarrollados por el Estado en estas materias; llegó el turno del proyecto WEEE-Trace, de la Fundación Ecolec, en el que su director Técnico y de Calidad, Enrique Redondo, desgranó las particularidades de una solución abierta que aspira a recoger más residuos electrónicos, seguir su rastro en todo momento y evitar irregularidades. El sistema de trazabilidad con el que Ecolec ya ha gestionado más de 45 millones de kilos.

Posteriormente se pasaría a un debate, planteado a través de cuatro bloques de discusión; dos de ellos dedicados al estudio de las barreras existentes, y los otros dos dirigidos a la obtención de mejoras, tanto en la armonización como en la trazabilidad. La duodécima edición del Congreso Nacional del Medio Ambiente, Conama, fue ampliamente seguida y compartida a través de las redes sociales. El hashtag #Conama2014 fue tendencia el lunes y miércoles, 24 y 26 de noviembre, respectivamente

Blog de WordPress.com.

Subir ↑