Nuevo proyecto de Ley RAEE en la Argentina

H.Cámara de Diputados de la Nación

PROYECTO DE LEY

Texto facilitado por los firmantes del proyecto. Debe tenerse en cuenta que solamente podrá ser tenido por auténtico el texto publicado en el respectivo Trámite Parlamentario, editado por la Imprenta del Congreso de la Nación.

Nº de Expediente
2048-D-2014
Trámite Parlamentario
021 (04/04/2014)
Sumario
GESTION INTEGRAL DE RESIDUOS ELECTRICOS Y ELECTRONICOS. REGIMEN DE PRESUPUESTOS MINIMOS DE PROTECCION AMBIENTAL.
Firmantes
CICILIANI, ALICIA MABEL – VILLATA, GRACIELA SUSANA – AGUILAR, LINO WALTER – TROIANO, GABRIELA ALEJANDRA – ZABALZA, JUAN CARLOS – BIANCHI, IVANA MARIA – RASINO, ELIDA ELENA – DUCLOS, OMAR ARNALDO – PERALTA, FABIAN FRANCISCO – BULLRICH, PATRICIA – RICCARDO, JOSE LUIS – NEGRI, MARIO RAUL – CUCCOVILLO, RICARDO OSCAR.
Giro a Comisiones
RECURSOS NATURALES Y CONSERVACION DEL AMBIENTE HUMANO; INDUSTRIA; LEGISLACION PENAL.

El Senado y Cámara de Diputados,…

Gestión Integral de Residuos Eléctricos y Electrónicos

Capítulo I: Disposiciones generales

ARTICULO 1.- La presente ley establece presupuestos mínimos de protección ambiental, en los términos de lo establecido en el artículo 41 de la Constitución Nacional, para la gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en todo el territorio de la Nación.

ARTÍCULO 2.- La presente ley será de aplicación a los aparatos eléctricos y electrónicos pertenecientes a las categorías y tipos de productos que se detallan en el anexo I de la presente ley, sin perjuicio de otros que puedan incorporarse a futuro en función del conocimiento resultante del desarrollo científico y tecnológico.

ARTÍCULO 3.- Los objetivos de la presente ley son los siguientes:

a) Garantizar la preservación ambiental, la protección de los recursos naturales, la calidad de vida de la población y el equilibrio de los ecosistemas y la salud humana.

b) Reducir la cantidad de los residuos eléctricos y electrónicos que se generan;

c) Minimizar los riesgos potenciales de los residuos eléctricos y electrónicos en todas las etapas de su gestión;

d) Promover la valorización de los residuos eléctricos y electrónicos, a través de la implementación de métodos y procesos adecuados;

e) Promover el desarrollo, la utilización y/o transferencia de tecnologías limpias y adecuadas para la preservación ambiental y el desarrollo económico-social sustentable.

ARTICULO 4.- Prohíbase la importación, introducción y transporte de todo tipo de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos provenientes de otros países al territorio nacional y sus espacios aéreo y marítimo.

ARTICULO 5.- Queda fuera del alcance de la presente ley los residuos eléctricos y electrónicos vinculados con: a) la protección de los intereses esenciales de la seguridad del Estado como armas, municiones, aparatos y material de guerra, b) la actividad nuclear, y c) la actividad sanitaria que contenga o haya estado en contacto con residuos patogénicos.

Capítulo II: Definiciones

ARTICULO 6.- A efectos de la presente Ley se entenderá por:

a) Aparatos eléctricos y electrónicos: todos los aparatos que para funcionar necesitan corriente eléctrica o campos electromagnéticos, y los aparatos necesarios para generar, transmitir y medir tales corrientes y campos pertenecientes a las categorías indicadas en el anexo I A y que están destinados a utilizarse con una tensión nominal no superior a 1000 voltios en corriente alterna y 1500 voltios en corriente continua;

b) Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos: todos los aparatos eléctricos y electrónicos que como consecuencia de los procesos de consumo y desarrollo de actividades humanas, son desechados y/o abandonados por su poseedor, sean de origen residencial, comercial, asistencial, sanitario, industrial, institucional o de servicios. La definición también alcanza a todos sus componentes por separado, sus subconjuntos y los consumibles que forman parte del producto en el momento en que se desecha, así como todos los consumibles que se hayan generado durante toda la vida útil del aparato;

c) Residuos peligrosos: Todo residuo que pueda causar daño, directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general, según los expresado por el artículo 2º de la Ley 24.051.

d) Prevención: todas las acciones destinadas a reducir la cantidad y nocividad para el medio ambiente y la salud humana de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, sus materiales y sustancias componentes;

e) Reutilización: Toda operación que permite prolongar la vida útil de los aparatos eléctricos y electrónicos o algunos de sus componentes para el mismo uso para el que fueron diseñados.

f) Reciclado: el reprocesado de los materiales de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, dentro de un proceso de producción formal, para su finalidad inicial o para otros fines, con excepción de la valorización energética, que es el uso de residuos combustibles para generar energía a través de su incineración directa con o sin otros residuos, pero con recuperación de calor;

g) Tratamiento: cualquier actividad posterior a la entrega de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos a una instalación para su descontaminación, desmontaje, trituración, valorización o preparación para su eliminación y cualquier otra operación que se realice con fines de valorización y/o eliminación de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos;

h) Disposición final: último destino de los elementos residuales que surjan como remanente del tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos;

i) Productor: toda persona física o jurídica que fabrique y venda aparatos eléctricos y electrónicos con marcas propias y/o de terceros, con independencia de la técnica de venta utilizada.

j) Importador: las personas físicas y/o jurídicas que en su nombre introducen aparatos eléctricos y electrónicos, ya sea que los trajeren consigo o que un tercero los trajere para ellos, a un territorio aduanero, según los términos del Código Aduanero Argentino.

k) Generador: toda persona física o jurídica que teniendo aparatos eléctricos y/o electrónicos los deseche.

l) Gestión integral de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos: Se entiende por gestión integral de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos al conjunto de actividades interdependientes y complementarias entre sí, que comprenden las etapas de generación, manejo, almacenamiento, transporte, tratamiento o disposición final de los mismos, y que reducen o eliminan los niveles de riesgo en cuanto a su peligrosidad, toxicidad o nocividad, según lo establezca la reglamentación, para garantizar la preservación ambiental y la salud y calidad de vida de la población.

Capítulo III: Prevención

ARTICULO 7.- A partir de entrada en vigencia de la presente ley la Autoridad de Aplicación dispondrá de un plazo de 365 días corridos para definir los siguientes aspectos regulatorios en materia de aparatos eléctricos y electrónicos:

a) Un cronograma de reducción de la utilización de sustancias peligrosas en la producción de aparatos eléctricos y electrónicos nuevos que contemple parámetros para una reducción progresiva hasta su eliminación definitiva a partir del 1º de enero de 2018. Deberán contemplarse al menos las siguientes sustancias: plomo, mercurio, cadmio, cromo hexavalente, polibromobifenilos (PBB) y polibromodifeniléteres. La normativa resultante será de aplicación también para la importación de aparatos eléctricos y electrónicos producidos por otros países.

b) Determinación de las aplicaciones exceptuadas de lo dispuesto en el inc. a) cuando su eliminación o sustitución mediante cambios en el diseño o mediante materiales y componentes que no requieran ninguno de los materiales o sustancias mencionados sea técnica o científicamente imposible o cuando la sustitución tenga más efectos negativos que positivos para el medio ambiente, la salud y/o la seguridad de la población.

c) Determinación de los valores máximos tolerables de utilización de sustancias peligrosas en el diseño y producción de aparatos eléctricos y electrónicos que requieran aplicaciones que por sus características quedarán incluidas en el inciso b).

d) Determinación de otras sustancias potencialmente peligrosas y su sustitución por sustancias alternativas respetuosas con el medio ambiente y que garanticen al menos el mismo nivel de protección de los consumidores.

ARTICULO 8.- Las regulaciones que establezca la Autoridad de Aplicación en cumplimiento del artículo precedente no se aplicarán a las piezas de repuestos destinadas a la reparación o a la reutilización de aparatos eléctricos y electrónicos que se hayan puesto en el mercado antes de la entrada en vigencia de las mismas.

ARTICULO 9.- Cada exención autorizada en base a lo establecido en el art. 7 inciso b) deberá ser revisada cada 3 años a efectos de determinar si, como consecuencia del progreso científico y técnico, resulta posible al momento de la revisión la sustitución por otras sustancias mediante cambios en el diseño o mediante nuevos materiales, a condición de que los efectos negativos para el medio ambiente, la salud y/ la seguridad de la población de la sustitución no superen sus posibles efectos positivos.

ARTICULO 10.- En caso de que el cumplimiento de lo dispuesto en el artículo anterior requiriera la contratación de servicios de asesoramiento técnico la Autoridad de Aplicación privilegiará la contratación de los organismos oficiales competentes y de las universidades públicas nacionales y provinciales.

ARTICULO 11.- La autoridad de Aplicación contará con un Comité Consultivo Asesor integrado por un representante de cada uno de los sectores que se enumeran a continuación: a) productores de aparatos eléctricos y electrónicos, b) empresas de reciclado y tratamiento, c) empresas de disposición final, d) organizaciones de defensa del consumidor, e) organizaciones de defensa del medio ambiente, f) asociaciones de trabajadores y g) académicos.

ARTICULO 12.- El Comité Consultivo Asesor intervendrá por decisión propia y/o a pedido de la Autoridad de Aplicación emitiendo opinión sobre cada una de las regulaciones establecidas no teniendo la misma carácter vinculante para la administración.

Capítulo IV: Fondo para la Gestión Integral de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos

ARTICULO 13.- La autoridad de aplicación establecerá el valor y la periodicidad de la tasa ambiental que deberán abonar los productores y/o importadores, en función de la peligrosidad y cantidad de residuos que produjeren y/o importaren, y que no será superior al uno por ciento (1 %) de la ganancia presunta promedio de la actividad en razón de la cual se generan los residuos peligrosos.

ARTICULO 14.- Las empresas que tengan implementados o implementen a futuro sistemas de canje de productos podrán quedar exceptuadas de lo dispuesto en el artículo 13, en proporción directa al porcentaje de recuperación de los productos que han puesto en el mercado demostrado fehacientemente.

ARTICULO 15.- Crease el Fondo para la Gestión Integral de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (en adelante el Fondo) que funcionará en la órbita de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, quedando su utilización estrictamente restringida a financiar todas las actividades vinculadas a la gestión integral de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

ARTICULO 16.- El Fondo se conformará con:

a) Los aportes obligatorios que ingresen al erario público en calidad de tasa ambiental establecida en el art. 13 de la presente ley.

b) Las multas establecidas en el artículo 33, inc. b) de la presente aplicadas por infracciones a lo establecido en la presente ley.

c) Contribuciones, legados, subsidios, subvenciones u otros ingresos que se destinen a la gestión de los residuos eléctricos y/o electrónicos.

ARTICULO 17.- Un 60% de los ingresos que constituyan el Fondo será distribuido entre las jurisdicciones provinciales y el Gobierno Autónomo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires debiendo ser destinado al desarrollo de un Sistema Integral de Gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos. La autoridad de aplicación determinará: a) la periodicidad de dicha distribución y b) la fórmula de distribución porcentual para cada jurisdicción en función de las metas anuales de recolección diferenciada para el primer año, y de los resultados alcanzados en relación con ellas para los años subsiguientes.

Capítulo V: Promoción y asistencia técnica

ARTICULO 18.- La autoridad de aplicación deberá implementar programas de incentivos económicos al desarrollo de las siguientes líneas de acción:

a) Generación y desarrollo sustentable de plantas de tratamiento y disposición final.

b) Promoción del diseño de productos que tengan en cuenta la preservación del medio ambiente y/o la minimización de la generación de residuos nocivos o dañinos a la salud humana.

c) Esquemas de canje de productos y/o de recepción gratuita y voluntaria de residuos de aparatos eléctricos y/o electrónicos para pequeñas y medianas empresas del sector..

ARTICULO 19.- La Autoridad de Aplicación, la Subsecretaría de Pequeñas y Medianas Industrias y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial desarrollarán un programa conjunto de asistencia técnica a empresas de tratamiento y disposición final y a pequeñas y medianas industrias productoras de aparatos eléctricos y/o electrónicos, en este último caso en materia de desarrollo, incorporación y/o transferencia de diseños que tengan en cuenta la preservación del medio ambiente y/o la minimización de la generación de residuos nocivos o dañinos a la salud humana.

Capítulo VI: Información

ARTICULO 20.- Los aparatos eléctricos y electrónicos que se pongan en el mercado con posterioridad al año de entrada en vigencia de la presente ley deberán estar marcados de manera legible, visible e indeleble con el signo que se muestra en el Anexo II. De igual manera deberá procederse con el envase, las instrucciones de uso y la garantía escrita.

ARTÍCULO 21.- La Autoridad de Aplicación desarrollará e implementará un sistema de información dirigido a la población con el objeto de hacer públicas las medidas que se implementen en relación con los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, el cual deberá difundir los contenidos que se enumeran a continuación:

a) Efectos potencialmente dañinos sobre el medio ambiente y la salud humana de las sustancias peligrosas presentes en los aparatos eléctricos y electrónicos;

b) Obligación de no eliminar los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos junto con los residuos urbanos;

c) Sistemas de devolución y de recolección diferenciada creados al efecto;

d) Mecanismos que contribuyan a la reutilización, reciclado y otras formas de valorización de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos;

e) Educación al consumidor en materia de diseño ambiental de productos eléctricos y electrónicos;

f) El significado del signo que se muestra en el Anexo II.

g) La información pública contenida en el Registro de Productores e Importadores de Aparatos Eléctricos y Electrónicos.

ARTICULO 22.- Créase el Registro de Productores e Importadores de Aparatos Eléctricos y Electrónicos en la órbita de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Humano de la Nación el cual deberá contener información completa y actualizada como mínimo sobre los siguientes aspectos:

a) Datos personales de las personas físicas y/o jurídicas productoras e importadoras de aparatos eléctricos y electrónicos.

b) Cantidad y categorías de aparatos eléctricos y electrónicos colocados en el mercado.

c) Características de los aparatos eléctricos y electrónicos colocados en el mercado:

i) Ciclo de vida de cada tipo de aparato eléctrico y/o electrónico colocado en el mercado.

ii) Diferentes componentes y materiales de cada tipo de aparatos eléctricos y electrónicos así como la localización de las sustancias peligrosas en los mismos.

iii) Características contaminantes de los componentes o piezas luego de su descarte por el usuario final y posterior desarmado de los mismos.

iv) Procedimiento para su correcto desarmado y valorización.

v) Factibilidad de la reutilización, reciclado y valorización de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, sus componentes y materiales.

d) Efectos potencialmente dañinos sobre el medio ambiente y la salud humana de las sustancias peligrosas presentes en los aparatos eléctricos y electrónicos. Los importadores proveerán la información que les suministren las empresas productoras.

e) Esquemas de canje de productos y/o de recepción gratuita y voluntaria, si los hubiere.

ARTICULO 23: La información a que se hace referencia en el artículo anterior deberá ser proporcionada dos veces por año con fecha de cierre en julio y diciembre y no resulta excluyente de otra que pudiere solicitar la Autoridad de Aplicación.

Capítulo VII

Autoridad de Aplicación

ARTICULO 24.- La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, o el organismo que la sustituya en sus funciones, será la autoridad de aplicación de la presente ley.

ARTICULO 25.- Compete a la autoridad de aplicación:

a) Entender en la determinación de políticas en materia de residuos eléctricos y electrónicos, en forma coordinada con las autoridades con competencia ambiental de las provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el ámbito del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA);

b) Promocionar un diseño y una producción de aparatos eléctricos y electrónicos que facilite en particular la reutilización y el reciclado, pero también su desarmado y valorización;

c) Adoptar medidas para que los productores no impidan, mediante características específicas de diseño o procesos de fabricación, la reutilización de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos salvo que dichas características específicas de diseño o dichos procesos de fabricación presenten grandes ventajas respecto de la protección del medio ambiente y/o a exigencias en materia de seguridad;

d) Regular la utilización de componentes dañinos para el medio ambiente y la salud con un criterio de eliminación y/o sustitución progresiva;

e) Elaborar un informe anual de gestión que contenga en particular el grado de desarrollo alcanzado en materia de organización de un sistema de gestión integral de residuos eléctricos y electrónicos;

f) Promover programas de educación ambiental en materia de residuos eléctricos y electrónicos;

g) Ejecutar los planes, programas y proyectos del área de su competencia;

h) Asesorar y apoyar a las jurisdicciones locales en el desarrollo de sus sistemas de gestión integral de residuos eléctricos y electrónicos;

i) Dictar toda norma complementaria a la presente privilegiando las formas de tratamiento que impliquen reciclado y reutilización de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y la incorporación de tecnologías menos contaminantes desde un punto de vista ambiental;

j) Fiscalización del cumplimiento de las disposiciones de la presente ley;

k) Administrar los recursos de origen presupuestario destinados al cumplimiento de la presente ley y el Fondo para la Gestión Integral de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos;

l) Realizar la evaluación de impacto ambiental vinculadas a la producción de aparatos eléctricos y electrónicos y de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos;

m) Elaborar y proponer al Poder Ejecutivo la reglamentación de la presente ley;

n) Ejercer todas las demás facultades y atribuciones que por esta ley se le confieren.

Capítulo VIII

Autoridades competentes

ARTICULO 26.- Serán autoridades competentes de la presente ley los organismos que determinen cada una de las jurisdicciones locales.

ARTICULO 27.- Las autoridades competentes serán responsables de diseñar e implementar un Sistema de Gestión Integral de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos generados en su jurisdicción, pudiendo establecer las normas complementarias necesarias para el cumplimiento efectivo de la presente ley.

ARTICULO 28.- Los Sistemas de Gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos deberán contemplar al menos uno de los siguientes mecanismos:

a) la existencia de servicios de recolección domiciliaria diferenciada de residuos eléctricos y/o electrónicos,

b) centros de recepción permanente,

c) campañas periódicas de recolección.

El sistema que se adopte deberá estar adaptado a las características y particularidades de su jurisdicción con el objeto de prevenir y minimizar los posibles impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población que pudiera acarrear la gestión de los residuos eléctricos y electrónicos.

ARTICULO 29.- El Consejo Federal de Medio Ambiente establecerá anualmente, con la debida anticipación y para cada una de las jurisdicciones provinciales la Ciudad Autónoma de Buenos Aires las metas anuales de recolección diferenciada, las cuales se regirán por un criterio de progresividad creciente.

ARTICULO 30.- Las autoridades competentes podrán suscribir convenios bilaterales o multilaterales, que posibiliten la implementación de estrategias regionales para alguna o la totalidad de las etapas de la gestión integral de los residuos domiciliarios.

Capítulo IX

Sujetos obligados

ARTICULO 31.- Los productores y/o importadores tendrán las siguientes obligaciones:

a) Producir y/o importar productos eléctricos y electrónicos diseñados con criterios compatibles con la preservación de la calidad del medio ambiente y la salud humana;

b) Producir y/o importar aparatos según mecanismos que faciliten en particular su reutilización y reciclado así como también una reparación y/o desmontaje seguro;

c) Abonar la tasa ambiental establecida en el art. 13 de la presente ley, con destino al financiamiento de la gestión integral de los residuos de aparatos eléctricos y/o electrónicos;

d) Marcar con el signo ilustrado en el anexo II los aparatos eléctricos y electrónicos que coloquen en el mercado;

e) Proporcionar a las plantas de tratamiento y disposición final la información sobre las características de los productos a efectos de facilitar las tareas de desmontaje, reciclado, valorización y disposición final.

f) Proporcionar a la Autoridad de Aplicación la información requerida en los art. 20 y 21 de la presente ley así como toda otra información complementaria que a futuro se determine;

g) Colaborar con la Autoridad de Aplicación en todas las actividades vinculadas a la gestión integral de residuos eléctricos y electrónicos.

h) Cumplir toda otra obligación derivada de lo establecido en la presente.

ARTICULO 32.- Los generadores deberán desechar sus residuos eléctricos y electrónicos a través de los mecanismos establecidos por cada jurisdicción en su Sistema Integral de Gestión de Residuos Eléctricos y Electrónicos. La entrega será sin costo para el generador.

ARTICULO 33.- Las plantas de tratamiento y disposición final de residuos eléctricos y electrónicos deberán cumplir con lo establecido en la Ley 25612 de residuos peligrosos, en particular en su capítulo VIII, art. 29 al 39 inclusive.

Capítulo X

Responsabilidad administrativa

ARTICULO 34.- Toda infracción a las disposiciones de esta ley, su reglamentación y normas complementarias que en su consecuencia se dicten, será reprimida por la autoridad de aplicación con las siguientes sanciones, que podrán ser acumulativas:

d) Apercibimiento

e) Multa equivalente a una tasa ambiental.

ARTICULO 35.- Las sanciones establecidas en el artículo anterior se aplicarán previo sumario que asegure el derecho de defensa, y se graduaran de acuerdo con la naturaleza de la infracción y del daño ocasionado.

ARTICULO 36.- En caso de reincidencia la multa establecida se multiplicará por una cifra igual al doble de la cantidad de reincidencias, considerándose reincidente al que, dentro del término de tres años anteriores a la fecha de comisión de la infracción, haya sido sancionado por otra infracción.

ARTICULO 37.- Las acciones pasibles de sanción por parte de la presente ley prescriben a los 10(diez) años contados a partir de la fecha en que se hubiere cometido la infracción.

ARTICULO 38.- Lo ingresado en concepto de multas a que se refiere el art. 33 inc. b será percibido por la Autoridad de Aplicación con destino al Fondo para la Gestión Integral de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos.

ARTICULO 39.- Cuando el infractor fuese una persona jurídica, los que tengan a su cargo la dirección, administración o gerencia, serán personal y solidariamente responsables de las sanciones establecidas en el art. 33.

ARTICULO 40.- Todo productor y/o importador de aparatos eléctricos y electrónicos que contengan sustancias peligrosas para el medio ambiente y la salud humana es responsable de todo daño producido por éstos sobre la salud de los trabajadores que los producen y/o manipulan y de los consumidores que los compran y utilizan, así como de los daños al medio ambiente y a la población en general.

Capítulo XI

Responsabilidad penal

ARTICULO 41.- Será reprimido con las mismas penas establecidas en el art. 200 del Código Penal, el que, utilizando los residuos a que se refiere la presente ley, envenenare, adulterare o contaminare de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general.

Si el hecho fuese seguido de la muerte de alguna persona, la pena será de diez (10) a veinticinco (25) años de reclusión o prisión.

ARTICULO 42.- Cuando alguno de los hechos previstos en el artículo anterior fuere cometido por imprudencia o negligencia o por impericia en el propio arte o profesión se impondrá prisión de un (1) mes a dos (2) años.

Si resultare enfermedad o muerte de alguna persona, la pena será de seis (6) meses a tres (3) años.

ARTICULO 43.- Cuando alguno de los hechos previstos en los dos artículos anteriores se hubiesen producido por decisión de una persona jurídica, la pena se aplicará a los directores, gerentes, síndicos, miembros del consejo de vigilancia, administradores, mandatarios o representantes que hubiesen intervenido en el hecho punible, sin perjuicio de las demás responsabilidades penales que pudiesen existir.

ARTICULO 44.- Será competente para conocer las acciones penales que se deriven de la presente ley la Justicia Federal.

Disposiciones complementarias

ARTICULO 45.- Sin perjuicio de las modificaciones que la autoridad de aplicación pudiere introducir en atención a los avances científicos y/o tecnológicos, integran la presente ley los anexos que a continuación se detallan:

a) Anexo I – Categorías y tipos de productos bajo control

b) Anexo II.- Signo.

ARTICULO 46.- A partir de la entrada en vigencia de la presente ley la Autoridad de Aplicación dispondrá de un plazo de 90 días corridos para dictar su norma reglamentaria a excepción de la reglamentación del Art. 7 para la cual dispondrá de 365 días corridos.

ARTICULO 47.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Señor presidente: Los aparatos eléctricos y electrónicos tienen actualmente una vida útil muy corta, ya sea por su obsolescencia, porque ya no resulta posible su reparación o simplemente por el acelerado recambio tecnológico que promueven las empresas productoras, a partir del agregado de nuevas funcionalidades.

Al momento de su eliminación definitiva no representan un problema si son correctamente tratados ya que muchos de los materiales contenidos en ellos son reutilizables y/o reciclables. Los componentes tóxicos están confinados en su interior con lo cual, en términos generales, solo mediante una liberación química o física por su desarmado o exposición a la intemperie llegan a contaminar el ambiente. Sin embargo, si no median las debidas precauciones para su desecho constituyen una importante amenaza para el medio ambiente y la salud humana.

La Argentina no cuenta con una ley específica que regule la eliminación de estos productos, los cuales son desechados por sus poseedores junto con los denominados residuos domiciliarios. En caso de un mayor grado de conciencia ecológica y ante la inexistencia de otras posibilidades de eliminación segura, son almacenados en depósitos hogareños o institucionales a la espera de una mejor oportunidad para desecharlos de manera correcta. La ley 24.051 de residuos peligrosos que regula las sustancias tóxicas contenidas en ellos no tiene alcance sobre este tipo de generación de desecho domiciliario peligroso en la medida en que en su art. 2º párrafo 4º establece que quedan excluidos de sus alcances los residuos domiciliarios. Los residuos peligrosos de origen domiciliario constituyen un universo de residuos de características bien conocidas que hasta la actualidad no han sido abordados en el país debido a la complejidad de los aspectos operativos para su correcta gestión como así también a las responsabilidades de los actores involucrados. Asimismo la ley 25916 de gestión de residuos domiciliarios no incluye regulaciones específicas para aquellos residuos que sean potencialmente tóxicos como los de pinturas, barnices, productos de limpieza, pesticidas, aerosoles, etc. y entre ellos los aparatos eléctricos y electrónicos (1) . Finalmente, resulta importante señalar que el concepto de residuos domiciliarios es más abarcativo que los provenientes de las viviendas particulares (residenciales), incluyendo además los residuos urbanos, comerciales, asistenciales, sanitarios, industriales o institucionales, con excepción de aquellos que se encuentren regulados por normas específicas.

Cuando no se dispone de una recolección domiciliaria diferenciada su destino final son los rellenos sanitarios o los basurales a cielo abierto, los cuales no fueron diseñados para albergar sustancias contaminantes. Cuando los aparatos en cuestión terminan en ellos generan un gran daño ambiental por el fenómeno de transferencia de sustancias tóxicas a las napas freáticas a partir del fenómeno conocido como lixiviado (2) .

Existen algunas iniciativas jurisdiccionales que cabe mencionar. Al respecto la Provincia de Buenos Aires dictó la Resolución 101/2011 que establece un Programa Voluntario de Certificación de Gestión Sostenible de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos con el objetivo de “fomentar en el ámbito de la provincia de Buenos Aires la gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, en el siguiente orden de prioridad: prevención de su generación, reutilización, reciclado, otras formas de valorización y disposición final con el propósito de proteger el ambiente”. Sin embargo, el carácter voluntario de la norma hacer dudar respecto de su grado de eficacia en términos de cumplimiento. Durante ese mismo año la legislatura provincial sancionó una ley de residuos eléctricos y electrónicos que lleva el número 14321, la cual fue observada en números artículos por parte del Poder Ejecutivo provincial. Por su parte la Ciudad de Buenos Aires legisló sobre su propia basura eléctrica y electrónica con el dictado de la Ley 2807, en el año 2008.

Algunas estimaciones indican que, a escala global, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos constituyen hoy aproximadamente el 5% de los residuos sólidos urbanos, una proporción equivalente a los envases de plástico pero mucho más tóxica (3) . Asimismo son los que registrarán el mayor crecimiento en los próximos años, no sólo por la creciente tecnologización de la vida cotidiana sino porque se considera que una enorme proporción se encuentra almacenada en los hogares e instituciones a la espera de su destino final. Según estima Greenpeace cada argentino genera hoy 2,5 kg de basura electrónica, lo que da un total de alrededor de 100.000 toneladas anuales (4) .

Indudablemente son los países desarrollados los que más basura electrónica producen, pero no necesariamente se han preocupado por resolver la eliminación de la misma dentro de sus propias fronteras. La solución más fácil es la exportación de la basura electrónica para su reciclado y valorización en países pobres con escasas restricciones normativas al ingreso de este tipo de desechos. Estados Unidos por ejemplo, carece de una ley federal que regule la problemática y no suscribió el Convenio Marco de Basilea (5) por lo cual exporta sus desechos electrónicos a países en vía de desarrollo. En tanto que China, India y los países africanos son grandes receptores de desechos y muchas veces el desarmado se realiza en condiciones inaceptables en materia de salud y seguridad. Los trabajadores, frecuentemente niños y mujeres embarazadas, realizan el desmantelamiento y fundido de partes de estos aparatos en precarias condiciones, quedando expuestos a tóxicos con graves consecuencias para la salud y el desarrollo evolutivo normal de los fetos.

Cada producto eléctrico o electrónico consiste en una combinación de módulos, básicamente similares para todos los equipos de estas características: conjuntos de circuitos impresos, cables, alambres, plásticos, conductores flexibles, algún dispositivo que permita la visualización como tubos de rayos catódicos o pantallas de cristal líquido, además de acumuladores, baterías, medios de almacenamiento de datos, algún elemento que genere luz, resistores, sensores, conductores y capacitancias, entre otros. Dentro de todos estos componentes los más problemáticos desde el punto de vista medioambiental son aquellos que contienen metales pesados tales como mercurio, plomo, cadmio, cromo, berilio, sustancias halogenadas como CFCs, PCBs, PVCs, retardadores de llama bromados y polibromados (PBBs), difenil éter polibromados (PBDEs) y tetrabromobisfenol-A (TBBPA o TBBA), o también amianto y arsénico (6) . Un teléfono celular móvil, por ejemplo, contiene entre 500 y 1.000 compuestos diferentes.

El carácter tóxico de las pilas y baterías es una información muy difundida en nuestro país y con un alto grado de conciencia por parte de la población, lo cual constituiría una fortaleza a la hora de desarrollar campañas de comunicación pública y de recolección diferenciada. Casi el 30% del peso de las pilas y/o baterías está formado de materiales tóxicos como mercurio, cadmio, níquel, manganeso, litio y zinc (7) . El grado de toxicidad de las baterías fue disminuyendo con el tiempo a partir del mecanismo de sustitución, sin embargo esa transición llevó más de10 años. De las primeras baterías de plomo hacia el tipo níquel-cadmio y luego, el traspaso hacia níquel-hidruro de metal. Las actuales de ion-litio y litio-polímero están reemplazando, por ejemplo, a las baterías de níquel-hidruro de metal. Estos reemplazos permitieron a la vez reducir el consumo de energía de los teléfonos durante la fase de uso.

Todas estas sustancias tienen una condición de toxicidad y los primeros afectados son los mismos trabajadores, ya sea en la etapa de producción de aparatos electrónicos como también quienes se ocupan del desarmado, reciclado, valorización y eliminación final. En los países subdesarrollados son los sectores informales quienes se dedican a estas tareas vinculadas a la basura y no solamente hombres sino todo el grupo familiar. Por ello es particularmente preocupante la exposición al plomo y al mercurio en niños y mujeres embarazadas ya que estos metales son altamente tóxicos y pueden dañar a los niños y fetos en desarrollo aún a muy bajos niveles de exposición (8) .

Se pueden citar numerosos ejemplos de sustancias que tienen un impacto negativo sobre la salud humana. Las baterías recargables de las computadoras, los contactos y switches, y los viejos monitores de TRCs contienen cadmio, el cual se acumula en el ambiente y afecta fundamentalmente riñones y huesos (9) . También se acumulan en el ambiente algunos retardantes de fuego bromados, utilizados en las plaquetas de circuitos y carcasas plásticas. La exposición persistente a estos compuestos que no se descomponen fácilmente puede conducir a problemas de aprendizaje y memoria, puede interferir con la tiroides y con el sistema hormonal del estrógeno. Incluso, la exposición fetal podría provocar desórdenes en el comportamiento (10) . En particular el TBBPA, utilizado para fabricar celulares, tendría efectos neurotóxicos (11) . Para la elaboración de pantallas planas como dispositivo de iluminación se emplea el mercurio que puede causar daños el sistema nervioso central, particularmente en etapas tempranas del desarrollo (12) . Los compuestos de cromo hexavalente, utilizados en la producción de cubiertas de metal son altamente tóxicos y carcinogénicos (13) . El policloruro de vinilo (PVC) es un plástico que contiene cloro, es utilizado en algunos productos electrónicos como aislante en cables y alambres. Los procesos de producción y deshecho por incineración del PVC generan la liberación de dioxinas y furanos. Estos químicos son altamente persistentes en el ambiente y muchos son tóxicos, incluso a muy bajas concentraciones (14) . El níquel es considerado tóxico si se lo encuentra en forma de compuestos inorgánicos de níquel, en su forma oxidada, sulfatada o soluble. Probablemente cancerígeno y teratogénico, produce efectos sobre el sistema pulmonar y respiratorio (15) . En el caso del Zinc, aunque no se lo podría considerar como tóxico, ya que forma parte de los elementos de que está constituido el organismo humano, el ingreso de altas dosis al organismo podría afectar la salud humana. También podría afectar la productividad de los suelos en caso de que se llevara a cabo una mala disposición de los residuos que lo contengan. Finalmente el litio puede ocasionar fallas respiratorias, depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo.

Actualmente la mayor proporción de aparatos eléctricos y electrónicos está conformada por la telefonía celular móvil y los equipos de computación, así como todo tipo de equipos de grabación y reproducción de imagen y sonido. Según Greenpeace, Argentina alcanzó un alarmante nivel de descarte de celulares: casi 10 millones de aparatos de telefonía móvil por año, es decir, casi el 30% del parque actual de 32.5 millones de líneas en servicio. A su vez, los niveles de descarte aumentaron cuatro veces en los últimos años. Si se consideran además las 16 millones de líneas activas pero en desuso, se puede estimar que el descarte es mayor (16) . Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, nuestro país se ubica en cuarto lugar dentro de los países americanos, por debajo de Estados Unidos, Canadá y San Vicente y Granadinas y ocupa el puesto 49 sobre un total de 159 países analizados (seis puestos más alto del que ocupaba en 2002) en cuanto al grado de desarrollo de las tecnologías de la comunicación y de la información (17) . El boom de los electrónicos se produjo después de la crisis económica del 2001-2002. Primero creció considerablemente la venta de computadoras personales y luego de 2004, los teléfonos celulares.

La producción de tecnología eléctrica y electrónica conlleva varias problemáticas a tener en cuenta. Por un lado la utilización de recursos naturales renovables y no renovables y por otro la contaminación del medio ambiente que genera su descarte.

Para prevenir una crisis por el crecimiento de la basura electrónica, los fabricantes deben diseñar productos limpios, con mayor vida útil, seguros y fáciles de reciclar y que no expongan a los trabajadores y al ambiente a sustancias peligrosas. Los desarrollos científicos y tecnológicos hacen hoy posible poner en marcha mecanismos de sustitución de sustancias nocivas por otras más inocuas para el medio ambiente en el diseño de los nuevos productos. La sustitución es una medida de prevención que no solamente protege al medio ambiente sino que aumenta las posibilidades de reciclado y su rentabilidad económica. El diseño de medidas tendientes a involucrar a los productores en la resolución de la problemática de los residuos electrónicos permitirá a mediano plazo un diseño y producción con materiales menos contaminantes, que facilite su reparación y actualización y, así como su reutilización, desmontaje y reciclado, siendo a largo plazo una alternativa económicamente más ventajosa.

Un principio ambiental extensamente reconocido indica que si no se puede evitar la producción de residuos al menos éstos deberán reutilizarse o valorizarse para aprovechar los materiales o la energía que contienen. La reutilización y el reciclado de los aparatos y/o componentes tienen como beneficio una economía de recursos naturales tanto de los renovables como de los no renovables. El reciclado y la valorización de los residuos conlleva una serie de ventajas tales como la generación de empleo, la reducción de las emisiones de gases vinculados al efecto invernadero y la recuperación de importantes cantidades de metales -como la plata, el oro, el paladio, el cobre o el indio-, vidrio y plástico.

Una eliminación razonable de los residuos electrónicos contribuye a la conservación, la protección y la mejora de la calidad del medio ambiente, la protección de la salud humana y animal y la utilización prudente y racional de los recursos naturales.

En Argentina existe muy poca infraestructura formal para hacer frente a la basura electrónica y gestionar este tipo de residuos. En nuestro país, según Escrap (una Red de Operadores del Mercado de Residuos de la Argentina), en el año 2004 se generaron 1.250 toneladas de basura electrónica y se recicla menos del 2% del total. Cuanto más se retrase la implementación de políticas basadas en las responsabilidad extendida del productor para esta corriente de desechos, mayor será la cantidad de residuos electrónicos acumulados a ser tratados y mayores los costos de reparación ambiental.

Las propuestas que forman parte del presente proyecto han tenido en cuenta las directrices y recomendaciones internacionales existentes, las cuales a su vez han sido objeto de minuciosa investigación y evaluación científica en todo el mundo y en particular en los países miembros de la Comunidad Europea.

Asimismo, cabe señalar que en la 1º Reunión Extraordinaria de Ministros del MERCOSUR, celebrada en Curitiba el 29 de marzo de 2006 se firmó el Acuerdo sobre Política Mercosur de Gestión Ambiental de Residuos Especiales de Generación Universal y Responsabilidad Post Consumo entre los cuales se incluye a los aparatos eléctricos y/o electrónicos. Se proponen allí los siguientes objetivos, entre otros:

a) Promover la incorporación de patrones de producción y consumo sustentables a efectos de minimizar la cantidad y peligrosidad de los residuos generados;

a) Adoptar dentro de la subregión políticas y estratégicas que garanticen una gestión adecuada y racional de residuos a fin de proteger la salud humana y el ambiente;

b) Desalentar el ingreso a la región de residuos y productos de terceros países que impliquen un problema ambiental, mediante el desarrollo de criterios comunes de prevención y detección de tráfico ilícito promoviendo la cooperación entre los Estados Parte;

c) Fortalecer las capacidades nacionales en materia de gestión ambiental de residuos y su control;

d) Fomentar y facilitar el acceso a la información y la participación pública en materia de gestión ambiental de residuos;

e) Prevenir los efectos en la salud producidos por la exposición a los residuos, atendiendo prioritariamente a los sectores de la población más vulnerables;

f) Promover programas de investigación y desarrollo de capacidades en materia de tecnologías limpias, aprovechamiento y tratamiento de residuos;

g) Fortalecer los ámbitos de participación existentes en el MERCOSUR y de los Estados Parte a fin de establecer pautas de gestión ambiental en el marco de responsabilidad post-consumo de los residuos especiales de generación universal,

Asimismo se establece que las políticas vinculadas a este tipo de residuos deberán regirse por 4 principios a saber: precautorio, de prevención, de cooperación y de participación y acceso a la información.

La presente propuesta de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos pretende asumir la condición de integral en tanto que aborda la generación de residuos desde el momento mismo de la producción de los aparatos. El criterio preventivo resulta fundamental en sus diversas facetas y modalidades. Un diseño de productos compatible con la protección y preservación del medio ambiente es tan importante como la circulación de información entre todos los actores vinculados a la producción, importación, distribución, venta y compra de productos tecnológicos. Todo ello no resulta viable si no se apela a la aplicación del principio de la responsabilidad extendida del productor, según el cual quienes producen bienes con componentes tóxicos y peligrosos para el medio son responsables de las consecuencias que tengan sobre el medio ambiente y la salud humana a lo largo de todo el ciclo de vida del producto e incluso en el momento de su disposición final (18) . De allí que deberán contribuir especialmente con la gestión de acciones de reciclado, valorización, eliminación y disposición final. Los poseedores de productos eléctricos y electrónicos también deberán asumir su cuota de responsabilidad en cuanto a la eliminación segura de los mismos, pero para ello el Estado deberá disponer la implementación de los mecanismos necesarios para que puedan cumplir con la responsabilidad que les cabe. De allí que el Estado sea un actor fundamental en la gestión de residuos, tanto en la regulación de sus aspectos técnicos, como en el fomento del desarrollo de mecanismos de recolección, tratamiento y disposición final seguros, la concientización de la población en tanto poseedores de aparatos eléctricos y electrónicos sobre su condición de toxicidad y peligro para la salud y el medio, la fiscalización del cumplimiento de las responsabilidades de cada una de las partes y la determinación de las sanciones correspondientes entre otras obligaciones.

Para todo ello se requiere claridad en las responsabilidades de cada uno de los actores involucrados en la gestión integral, fundamentalmente de los públicos, evitando toda posible superposición de competencias y organismos que termine conspirando contra la aplicación ágil, precisa y eficiente de los preceptos del cuerpo normativo, y no pudiendo garantizar en consecuencia la preservación del medio ambiente y la salud humana, principal objetivo del presente proyecto.

Finalmente, la propuesta toma en cuenta todo el marco normativo vigente en materia de residuos peligrosos, domiciliarios e industriales propendiendo a la armonización y complementación normativa, como garantía de avance legislativo en la materia.

(1) Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Residuos peligrosos de origen doméstico. Hacia una gestión sustentable.

http://www.ambiente.gov.ar/archivos/web/UniDA/File/Estrategia_Nacional_RPD_1 6_02_0601.pdf

(2) Líquido que se ha filtrado procedente de los residuos dispuestos. Debido a su carga bacteriológica y química los lixiviados deben ser tratados antes de verterlos en medios naturales ya que pueden contaminar las aguas superficiales, subterráneas o el suelo. Observatorio Nacional para la gestión de residuos sólidos urbanos. Glosario. http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=8223

(3) United Nations Environment Programme (UNEP), 2005. E-waste, the hidden side of IT equipment´s manufacturing and use. Early warning on Emerging Environmental Threats, Nro. 5. Citado por Greenpeace (2008) High toxic tech, op cit.

(4) Greenpeace (2010). Basura electrónica. El lado tóxico de la telefonía móvil. Marzo.

(5) Sobre el control de los movimientos transfronterizos, de los desechos peligrosos y su eliminación

(6) Los elementos que contienen en mayor proporción son: Plomo, Estaño, Cobre, Silicio, Carbono, Hierro y Aluminio. En segundo orden el Cadmio y Mercurio. Y en pequeñas trazas: Germanio, Galio, Bario, Níquel, Tantalio, Indio, Vanadio, Terbium, Berilio, Oro, Europio, Titanio, Rutenio, Cobalto, Paladio, Manganeso, Plata, Antimonio, Bismuto, Selenio, Itrio, Rodio, Platino, Arsénico, Litio, Boro y Americio.

(7) Greenpeace (2008) “High Toxic Tech” http://www.greenpeace.org/argentina/contaminaci-n/basta-de-basura/un-nuevo-flujo-de- residuos-pel/high-toxic-tech

(8) Canfield, R.L., Henderson, C.R., Cory- Slechta, D.A., Jusko, T.A., Lanphear, B.P. (2003) Intellectual impairment in children with blood lead concentrations below 10 microg per deciliter. New England Journal of Medicine 348 (16: 1517-1526 and UNEP (2002) Global Mercury Assessment, United Nations Environment Programme (UNEP) Chemicals, Geneva, Switzerland. Available at: http://www.chem.unep.ch/mercury. Citado por Greenpeace (2008). Op. cit.

(9) Elinder and L. Järup (1996) Cadmium exposure and health risks: recent findings. Ambio 25, 5: 370-373. Citado por Greenpeace (2008). Op. cit.

(10) Darnerud P.O. (2003). Toxic effects of brominated flame retardants in man and in wildlife. Environment International 29 (6): 841-853. Citado por Greenpeace (2008). Op. cit.

(11) Mariussen E. &Fonnum F. (2003). The effect of brominated flame retardants on neurotransmitter uptake into rat brain synaptosomes and vesicles. Neurochemistry International 43 (4-5):533-542. Citado por Greenpeace (2008). Op. cit.

(12) UNEP (2002) Global Mercury Assessment, United Nations Environment Program. Chemicals, Geneva, Switzerland. http://www.chem.unep.ch/mercury. Citado por Greenpeace (2008). Op. cit.

(13) ASTOR (2000) Toxicological profile for cadmium on CD-ROM. Agency for Toxic Substances andDisease Registry. Citado por Greenpeace (2008). Op. cit.

(14) Stringer, R.L &Johnston, P.A. (2001) Chlorine and the Environment: An Overview of the chlorine Industry. Publ. Kluwer Academic Publishers , Dordrech, Netherlands. 429 PP. Citado por Greenpeace (2008). Op. cit.

(15) Greenpeace (2008). Op. cit.

(16) Greenpeace (2010). Op. Cit.

(17) Unión Internacional de Telecomunicaciones (2010) Medición de la Sociedad de la Información 2010.

(18) Lindhqvist, Th.; Manomaivibool, P.; Tojo, N. (2008) La responsabilidad extendida del productor en el contexto latinoamericano. La gestión de los residuos eléctricos y electrónicos en Argentina. Lund University. International Institute for Industrial Environmental Economics. Septiembre.ANEXO I: Categorías y tipos de de productos bajo control

Grandes electrodomésticos, Grandes equipos refrigeradores; Frigoríficos; Congeladores; Otros grandes aparatos utilizados para la refrigeración, conservación y almacenamiento de alimentos; Lavadoras; Secadoras; Lavavajillas ; Cocinas¡Estufas eléctricas; Placas de calor eléctricas ;Hornos de microondas; Otros grandes aparatos utilizados para cocinar y en otros procesos de transformación de los alimentos; Aparatos de calefacción eléctricos; Radiadores eléctricos; Otros grandes aparatos utilizados para calentar habitaciones, camas, muebles para sentarse; Ventiladores eléctricos; Aparatos de aire acondicionado; Otros aparatos de aireación, ventilación aspirante y aire acondicionado; Pequeños electrodomésticos; Aspiradoras; Barrealfombras; Otros aparatos de limpieza; Aparatos utilizados para coser, tejer y para otros procesos de tratamiento de textiles; Planchas y otros aparatos utilizados para planchar y para dar otro tipo de cuidados a la ropa; Tostadoras; Freidoras; Molinillos, cafeteras y aparatos para abrir o precintar envases o paquetes; Cuchillos eléctricos; Aparatos para cortar el pelo, para secar el pelo, para cepillarse los dientes, máquinas de afeitar, aparatos de masaje y otros cuidados corporales; Relojes, relojes de pulsera y aparatos destinados a medir, indicar o registrar el tiempo; Balanzas; Equipos de informática y telecomunicaciones; Proceso de datos centralizado: Grandes ordenadores Miniordenadores Unidades de impresión Sistemas informáticos personales: Ordenadores personales (incluyendo unidad central, ratón, pantalla y teclado) Ordenadores portátiles (incluyendo unidad central, ratón, pantalla y teclado Ordenadores portátiles tipo “notebook” Ordenadores portátiles tipo “notepad” Impresoras Copiadoras Máquinas de escribir eléctricas y electrónicas Calculadoras de mesa y de bolsillo Y otros productos y aparatos para la recogida, almacenamiento, procesamiento, presentación o comunicación de información de manera electrónica Sistemas y terminales de usuario Terminales de fax Terminales de télex Teléfonos Teléfonos de pago Teléfonos inalámbricos Teléfonos celulares Contestadores automáticos Y otros productos o aparatos de transmisión de sonido, imágenes u otra información por telecomunicación Aparatos electrónicos de consumo

Radios

Televisores

Videocámaras

Cámaras fotográficas

Vídeos

Cadenas de alta fidelidad

Amplificadores de sonido

Instrumentos musicales

Y otros productos o aparatos utilizados para registrar o reproducir sonido o imágenes, incluidas las señales y tecnologías de distribución del sonido e imagen distintas de la telecomunicación

Aparatos de alumbrado

Luminarias para lámparas fluorescentes con exclusión de las luminarias de hogares particulares

Lámparas fluorescentes rectas

Lámparas fluorescentes compactas

Lámparas de descarga de alta intensidad, incluidas las lámparas de sodio de presión y las lámparas de haluros metálicos

Lámparas de sodio de baja presión

Otros aparatos de alumbrado utilizados para difundir o controlar luz con exclusión de las bombillas de filamentos

Herramientas eléctricas y electrónicas (con excepción de las herramientas industriales fijas de gran envergadura)

Taladradoras

Sierras

Máquinas de coser

Herramientas para tornear, molturar, enarenar, pulir, aserrar, cortar, cizallar, taladrar, perforar, punzar, plegar, encorvar o trabajar la madera, el metal u otros materiales de manera similar

Herramientas para remachar, clavar o atornillar o para sacar remaches, clavos, tornillos o para aplicaciones similares

Herramientas para soldar (con o sin aleación) o para aplicaciones similares

Herramientas para rociar, esparcir, propagar o aplicar otros tratamientos con sustancias líquidas o gaseosas por otros medios

Herramientas para cortar césped o para otras labores de jardinería

Juguetes o equipos deportivos y de tiempo libre

Trenes eléctricos o coches de carreras en pista eléctrica

Consolas portátiles

Videojuegos

Ordenadores para realizar ciclismo, submarinismo, correr, hacer remo, etc.

Material deportivo con componentes eléctricos o electrónicos

Máquinas tragamonedas

Aparatos médicos (con excepción de todos los productos implantados e infectados) Aparatos de radioterapia Cardiología Diálisis Ventiladores pulmonares Medicina nuclear Aparatos de laboratorio para diagnóstico in vitro

Analizadores Congeladores Pruebas de fertilización Otros aparatos para detectar, prevenir, supervisar, tratar o aliviar enfermedades, lesiones o discapacidades Instrumentos de vigilancia y control

Detector de humos Reguladores de calefacción Termostatos Aparatos de medición, pesaje o reglaje para el hogar o como material de laboratorio

Otros instrumentos de vigilancia y control utilizados en instalaciones industriales (por ejemplo, en paneles de control) Máquinas expendedora s Máquinas expendedoras de bebidas calientes Máquinas expendedoras de botellas o latas, frías o calientes Máquinas expendedoras de productos sólidos

Máquinas expendedoras de dinero Todas los aparatos para suministro automático de toda clase de productos Pilas y baterías: Pilas y baterías primarias. Pilas y baterías recargables. Pilas botón. Otras fuentes de energía eléctrica portátil obtenidas por transformación directa de energía química

Argentina y su dependencia de las materias primas

 El año arrancó de la peor manera en materia de generación de divisas: el saldo comercial sufrió un desplome del 90%, marcando así el inicio más flojo en más de una década. Analistas advierten por el escaso impacto de la devaluación de enero y por la creciente “sojadependencia”

Por Juan Diego Wasilevsky. La administración kirchnerista, el 2014 había arrancado con muchas urgencias en materia dedivisas, pero también con algunas variables que parecían jugarle a favor. El incremento de la producción de gas y petróleo por parte de YPF, la mayor cosecha de soja, el sostenimiento de los precios internacionales y hasta la devaluación de enero -que le dio algo de competitividad a los productos nacionales-, hacían prever una mejora en la generación de dólares,claves para sostener las alicaídas reservas del Banco Central.

Cabe recordar que el 2013 había sido crítico en ese sentido: la última gran fuente de billetes verdes del modelo, el saldo comercial -es decir, la diferencia entre las divisas ingresadas por exportaciones restadas las destinadas a importaciones-, se mostró anémico, dado que estuvo lejos de alcanzar los u$s10.000 millones, lo que constituyó la peor performance de toda la era K.

Pero el conjunto de variables anteriormente mencionadas, diseminó algo de optimismo entre funcionarios del Gobierno y consultoras para este año. De hecho, en algunas estimaciones de enero se llegó a especular con que en diciembre próximo se redondearía un superávit comercial acumulado superior a los u$s15.000 millones.

Sin embargo, los deseos oficiales están chocando contra la realidad: en el primer bimestre del año, la diferencia entre ventas y compras al mundo experimentó un inédito derrumbe del 90%. 

De hecho, considerando los magros u$s79 millones logrados entre enero y febrero y contrastándolos contra los u$s800 millones alcanzados en el mismo período del año pasado, se puede afirmar que el Gobierno al día de hoy prácticamente pudo contar apenas con un 10% de los dólares respecto del 2013 (ver gráfico). 

Incluso, los datos anticipados correspondientes al mes de marzo sobre el intercambio con Brasil -que explica más del 25% del total del comercio argentino- muestran resultados desalentadores: el superávit fue de apenas u$s35 millones, lo que implicó una contracción de casi 50%respecto al mismo período de 2013. 

La “sojadependencia”, potenciada al máximo
Al analizar la “pulverización” del superávit comercial a niveles mínimos, los analistas advierten que gran parte de los “motores” que antes lo alimentaban, actualmente están en franco declive.

Para Dante Sica, director de la consultora Abeceb, una de las causas por las cuales el Gobierno no puede garantizarse un elevado saldo de la balanza, como sí sucedió hasta 2012, está vinculado con “la creciente dependencia que tiene el complejo exportador de las commoditiesagrícolas, en especial la soja“, en paralelo al “desaporte” que vienen generando otros dos grandes rubros: el industrial y el energético

De hecho, actualmente un 60% de las exportaciones provienen del sector agroalimentario, y nada menos que 30% dependen del complejo sojero.

El problema es que, para este año, si bien se espera una buena cosecha, la misma no será récord: desde Fundación Mediterránea estiman que el flujo por ventas agrícolas será de u$s31.000 millones, u$s1.000 millones menos que lo alcanzado en 2013, básicamente porque lamayor campaña sojera no alcanzará para compensar las fuertes mermas en maíz, cebada o biodiesel.

En este contexto, el ritmo de liquidación de divisas por parte de las cerealeras exhibió unimportante repunte en las últimas semanas, ubicándose un 17% por encima de los valores del año pasado. Sin embargo, el nivel actual no es muy superior al logrado en el mismo período de2011, con el agravante de que las necesidades fiscales en la actualidad son más críticas.

“Tarifazo” no mata importaciones
Entre los problemas con los que cada año se topa el Gobierno para cuidar el saldo comercial, los expertos señalan la errada política energética, que condujo a una reversión del superávit sectorial, que registró en 2013 un rojo histórico de más deu$s6.000 millones.

Así las cosas, según cálculos de Constanza Pérez Aquino, economista de Fundación Mediterránea, “las importaciones energéticas actualmente se llevan la mitad de las liquidaciones de dólares de la agroindustria“.

La experta agregó que, pese a la recuperación de los precios de las materias primas agrícolasen este último lapso, dicha mejora no alcanza para equilibrar las cuentas: en el arranque de 2014, una tonelada de soja permitía adquirir 5 barriles de petróleo, casi 2,5% menos que elpromedio de los últimos diez años.

Un punto central de la estrategia oficial en su plan por corregir algunos de los desfasajes que azotan a la economía, es la de suprimir paulatinamente los subsidios a los servicios públicos.

Según Ramiro Castiñeira, analista de Econométrica, las mayores erogaciones que deberán realizar las familias impactarán en la demanda, lo que teóricamente se debería traducir en unamenor necesidad de importaciones de energía.

El analista estima que por cada 100% de aumento real de tarifas, las compras al exterior tendrían que descender unos u$s700 millones.

El problema es que, según Castiñeira, pese a los esfuerzos de YPF, la producción energética de la Argentina seguirá en baja, por lo cual este año se deberán destinar más de u$s12.000 millones para cubrir importaciones, un 7% más que en 2013. 

Devaluación: poco impacto 
Tras el salto del dólar que tuvo lugar en enero, según cálculos de Fundación Mediterránea, el tipo de cambio para las compañías nacionales en términos reales -es decir, considerando la inflación argentina y la de Estados Unidos- pasó a ser similar al de noviembre de 2010. 

“Es decir que se corrigió algo más de tres años de atraso“, destacaron desde la consultora.

En tanto, respecto a Brasil, los analistas estimaron que “la mejora llevó el tipo de cambio a losniveles de abril de 2012, una corrección menor porque el país vecino también depreció su moneda”.

Sin embargo, el cálculo de los economistas es que, por la fuerte presión inflacionaria, en marzoya se había perdido la mitad de esa mejora, la cual se irá extinguiendo completamente hacia elinicio del segundo semestre, de no mediar nuevas correcciones cambiarias. 

Más allá de este “respiro”, un dato clave es el escaso impacto exportador que está teniendo lacorrección cambiaria en algunos sectores clave para la economía argentina, como el cárnico,frutíhortícola vitivinícola

Según un relevamiento de Fundación Mediterránea, de 21 sectores estratégicos, apenas 4 mostraron una mejora en la competitividad tras el salto del billete verde.

Un caso paradigmático es el de la carne: en los últimos tres años, el aporte de este rubro a la balanza comercial fue de un promedio de u$s1.000 millones.

Sin embargo, desde Fundación Mediterránea advirtieron que si el Gobierno no hubiese avanzado con medidas de sesgo antiexportador, en los últimos cuatro años esta actividad podría haber generado envíos al mundo por un valor promedio de u$s2.500 millones en cada período.

Así las cosas, consideraron que desde 2010 a esta parte, el sector cárnico habría aportado cerca de u$s6.000 millones extra a la balanza comercial.

Industria: rojo histórico
Paralelamente, las exportaciones de materias primas sirvieron “para compensar el creciente déficit de la industria, asociado a la demanda local de insumos, piezas y máquinas“, destacaron desde Abeceb, tal como sucedió con el sector automotriz, que el año pasado generó un rojo histórico de u$s9.000 millones. 

Sin embargo, dicho rubro fue sólo la “punta del iceberg” del enorme rojo del Made in Argentina en general, que en 2013 -contabilizando todos los sectores- alcanzó la friolera de u$s35.000 milllones, unos u$s3.200 millones más que en el período anterior.

Esta sangría que se produce cada año y que supera con creces incluso las propias reservas que hoy están en poder del Central, dejan en evidencia las enormes limitaciones del plan oficial desustitución de importaciones.

Por lo pronto, analistas esperan que este año dicho rojo caiga y no se acentúe. Pero más que por méritos de las empresas locales, las causas serán el menor ritmo de actividad esperado, lo que impactará negativamente en las ventas de autos o de electrónica, dos de los principales generadores del déficit.

La “década ganada”… de América latina
Un punto clave al analizar la evolución del superávit comercial, es poner en contexto en qué medida la Argentina logró capitalizar el “viento de cola” que primó durante buena parte de los últimos diez años en la región. 

En este sentido, Marcelo Elizondo, ex director de Fundación ExportAr, aseguró que “la década ganada de Sudamérica, fue una década perdida para la Argentina”.

¿La razón? Según un análisis de su consultora, Desarrollo de Negocios Internacionales, entre2003 -al comienzo del “súper ciclo” de precios de commodities- hasta 2013, las exportaciones albicelestes fueron las que menos crecieron en toda la región, tal como se puede observar en el siguiente cuadro:

A la hora de analizar las causas que llevaron a esta muy pobre performance frente a la exhibida por otros países de América latina, Elizondo hizo referencia a un cúmulo de variables:

1. Inestabilidad en marcos de referencia normativopolítico económico.
2. Pérdida creciente de competitividad cambiaria.
3. Deficiente oferta de financiamiento.
4. Aislamiento internacional, que dificulta el desarrollo para empresas. 
5. Baja tasa de inversión productiva.
6. Alta presión fiscal.
7. Creciente inflación.
8. Agotamiento de la infraestructura.
9. Dificultad en el acceso a insumos y bienes de capital por restricciones comerciales.
10. Creciente pérdida de reputación en el mundo.

De cara a lo que resta del año, desde Abeceb estiman que, sólo de la mano de una contracción de la economía y de la actividad industrial, el Gobierno podría repetir el superávit del año pasado, del orden de los u$s9.000 millones.

Esto, explicado más por la menor demanda de insumos y componentes para las empresas locales que por una mayor agresividad comercial y exportaciones crecientes.

Sin embargo, en un contexto de mayores necesidades fiscales, esta cifra luce un tanto exigua.

Al respecto, Sica hizo referencia a que, pese a que la cosecha de la oleaginosa está cerca del récord histórico y que los precios actuales son atractivos, esto sólo serviría para traer un “alivio estacional”.

“Los dólares de la soja no serán suficientes para ´salvar´ el año, dado que luego de agosto las restricciones de divisas seguirán estando presentes, por lo que no es razonable esperar un escenario más holgado”, concluyó. 

Argentina: se ha secado la tasa de inversiones mineras

El presidente de la Cámara relató que las inversiones en exploración cayeron un 70% en los últimos dos años. Dijo que hay que olvidarse de Lama Pascua por varios años y aclaró que “vemos como imposible una nueva mina en producción en los próximos 3 años”.

Las perspectivas para la minería en este 2014 no son muy optimistas. Según el presidente de la Cámara Minera, Jaime Berge, este será un año malo, aclarando que “la exploración cayó un 70%. Hay algo pero muy poco. Las inversiones cayeron a cero prácticamente”, expresó preocupado.

El dirigente se mostró crítico con las políticas que el Gobierno Nacional está implementando, señalándolas como un factor clave en la huida de los capitales. “La gente que actúa en minería jamás va a reconocer un error. Nunca van a salir a decir que se equivocaron y que por esas equivocaciones dos proyectos como Potasio Rio Colorado y Lama Pascua se cayeron por tiempo indeterminado. Las autoridades del gobierno Nacional, quienes deben defender la actividad y no han hecho nada. La ley de inversiones mineras, que sirvió para que los capitales llegaran, fue violada, modificada y alterada, provocando lo que hoy nos está pasando”, lanzó.

Por último Berge dijo que “el país tiene una necesidad inmensa de no tener más planes sociales, pero con las políticas desacertadas con el sector minero, que por ejemplo le daba trabajo a más de 10.000 personas en Lama Pascua, terminamos complicando seriamente una sociedad”.

Cómo afecta el cambio climático a la Argentina

Un informe del panel intergubernamental de Naciones Unidas arroja serias advertencias sobre las modificaciones que está sufriendo el clima en nuestro país

INUNDACIONES: El informe advirtió sobre el aumento de las precipitaciones en la provincia de Buenos Aires, el área metropolitana, el centro y sudoeste de la Argentina en los últimos 30 años. La extensión de las inundaciones está asociada, entre otras causas, a los cambios en el uso de la tierra.

SEQUÍAS: La evidencia científica también predice períodos de sequía más largos en el oeste y sur del país, lo que afectará a los cultivos.

DISPONIBILIDAD DE AGUA DULCE: Los glaciares y los campos de hielo de los Andes experimentaron retrocesos significativos. Esto afecta el abastecimiento de los ríos y la disponibilidad de agua dulce en zonas áridas que dependen de estos cursos de agua.

DEFORESTACIÓN: El 4,3 por ciento de la deforestación global ocurre en la Argentina. En el bosque chaqueño, la deforestación se aceleró a partir de la expansión agrícola y se convirtió en la principal fuente de emisiones de carbono del norte argentino.

CULTIVOS: El rendimiento de los cultivos podría reducirse por la escasez agua en varias zonas del país. Se espera que se incrementen enfermedades como las del ciclo tardío en la soja, brotes severos del vitus Mal de Río Cuarto en el maíz y fusiariosis en el trigo pampeano..

Informe del Estado del Ambiente de Argentina de 2012  Prólogo: “Este Primer Informe sobre el Estado del Ambiente se enmarca en la decisión del Poder Ejecutivo Nacional de asignar a la temática ambiental y a la promoción del desarrollo sustentable, el carácter de política de Estado. En este sentido, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación como responsable sustantivo en materia ambiental y en cumplimiento con la Ley General del Ambiente Nº 25.675 en su artículo 18, presenta este informe que contiene un análisis del ambiente en lo ecológico, lo económico, social y cultural en todo el territorio nacional.

Pretende aportar la información generada y disponible en este organismo, en cuanto al conocimiento de las dinámicas ambientales actuales convirtiéndose en una herramienta de gestión que ayude a la toma de decisiones y permita avanzar en objetivos prioritarios dentro de la agenda política federal y local.

Los múltiples problemas que se refl ejan en nuestro país como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, las emergencias causadas por los desastres naturales, la escasez y contaminación del agua, el aumento en la generación de residuos, entre otros requieren de políticas coordinadas. En este sentido el país ha avanzado en la elaboración de estrategias ambientales con una impronta particular en la cual se conjugan la cooperación interinstitucional entre los niveles nacional, provincial y municipal así como la articulación intersectorial, integrando actores y organizaciones de la sociedad civil. Por otro lado, se destaca el establecimiento de marcos institucionales y legales como la sanción de la Ley de Bosques y la Ley de Glaciares; la ratifi cación de convenciones internacionales; y la nacionalización de recursos naturales estratégicos que consolidan nuestra soberanía sobre los mismos.

En este camino el gran desafío que se nos presenta y que guía nuestras acciones es el conjugar el cuidado del ambiente, el desarrollo productivo con generación de empleo digno, justicia socialy respeto por la diversidad natural y cultural, en un marco de desarrollo sustentable”.

Gerdau invertirá U$ 1.520 millones en su futura acería de Pérez, Santa Fe, Argentina

ImagenEl coloso brasileño Gerdau, líder mundial en aceros largos, decidió ampliar su capacidad productiva en Argentina. Ayer anunció una inversión de$1.520 millones. Según prometió su CEO, Andrés Gerdau Johannpeter a los ministros Jorge Capitanich y Axel Kicillof, la nueva acería comenzará a operar en 2016 y empleará a 100 personas.

Un 30% del monto de la inversión es con créditos del Bicentenario, otorgados por el gobierno argentino a tasa subsidiada.

Gerdau aseguró que de esta manera sustituyen importaciones por $ 1.200 millones. La acería se levantará en la ciudad santafesina de Pérez. Y tendrá una capacidad instalada anual de 650 mil toneladas de acero.

“Argentina es un mercado estratégico “, explicó Gerdau Johannpeter, llegado especialmente desde San Pablo. Gerdau ya tiene una planta de laminación en Pérez con capacidad instalada de 260 mil toneladas por año, cuyos productos son utilizados en la industria metalmecánica (maquinarias y sector automotriz) y la construcción en obras de infraestructura y viviendas.

La nueva planta industrial tendrá una superficie 34.000 metros cuadrados edificada en un terreno de 145 hectáreas que Gerdau adquirió en las afueras de la ciudad de Pérez, a 20 kilómetros de Rosario.

Con 45.000 empleados a nivel mundial y una capacidad de 25 millones de toneladas de acero, Gerdau tiene fábricas en 14 países y cotiza en las bolsas de valores de São Paulo, New York y Madrid.

Importante información para quienes trabjan con residuos . Convocatoria FITR 2013.

En esta oportunidad nos remitimos para informarles que mediante la Resolución N° 51/14 con fecha 05 de febrero de 2014 se ha agregado un nuevo parámetro para definir la elegibilidad de las empresas postulantes a la convocatoria FITR 2013.
A saber el NUEVO PARÁMETRO se refiere a la localización geográfica donde las Empresas desarrollen sus actividades productivas, por el cual define que:
“A tal fin, se determinará como zona de radicación de la empresa aquella en la cual la misma desarrolla el OCHENTA POR CIENTO (80%) de sus actividades productivas:

· Localización de los bienes de capital instalados;
· Superficie instalada en los establecimientos productivos;
· Volumen de mano de obra participante en el proceso productivo;
· Volumen de producción.”

Para ver en más detalle esta información, les sugerimos que ingresen al siguiente link:
http://www.agencia.mincyt.gob.ar/frontend/agencia/post/1262

Cualquier consulta, no duden en contactarse con nosotros.
Cordialmente,
Dirección Nacional de Políticas y Planificación
Subsecretaria de Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva
Secretaría de Planeamiento y Políticas
Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva
Godoy Cruz 2320 Edificio Rojo

El Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC) informa que se ha agregado un nuevo parámetro para definir la elegibilidad de las empresas postulantes a la convocatoria FITR 2013 mediante Resolución N° 51/14 con fecha 05 de febrero de 2014.

 

Chile lidera las ventas de metales a la Argentina

La amplia geografía de Argentina, la cual tiene una frontera total de casi 10.000 km compartida con cinco países: Bolivia (800 km), Brasil (1.200 km), Chile (5.300 km), Paraguay (2.000 km) y Uruguay (600 km) es una gran oportunidad para intercambio comercial, y el consecuente desarrollo y crecimiento del país: distintas industrias como la agricultura y la ganadería tienen sus posiciones ya consolidadas.

En materia minera, el socio estratégico por excelencia es Chile porque esos más de 5.000 km de frontera figuran entre los cinco mayores límites geográficos a nivel mundial. Si se considera que una gran parte de esta frontera alberga a la cordillera de los Andes, se deduce rápidamente que esas formaciones albergan un amplio recurso mineral (en casos donde se comparte el recurso minero se pueden nombrar el proyecto Pascua Lama y una porción del distrito Vicuña)

Desde hace décadas, y en algunos casos cientos de años, la minería es el principal contribuyente de la economía de Chile, situando a este país como el primer productor mundial de cobre, además de poseer una participación gravitante en otros minerales como el molibdeno, litio, yodo.

Un informe de la Embajada de Argentina en Chile relativo a las “Relaciones Comerciales Argentina – Chile” señala que los principales productores importados desde Chile a 2011 incluyen:

⦁ Cátodos y secciones de cátodos por US$68 millones (segundo concepto de importación)

⦁ Manufacturas de hierro o acero para molienda de minerales por US$29 millones (cuarto concepto de importación)

⦁ Alambre de cobre, de sección transversal inferior o igual a 9,5 mm por US$12 millones (decimosegundo concepto de importación)

De esta lista se puede observar una gran influencia de la industria minera en las exportaciones de Chile hacia la Argentina, haciendo de este un país un socio estratégico. Pero no se puede dejar de señalar que las exportaciones argentinas no incluyen conceptos relacionados con la industria minera (al menos en el Top 20): alimentos, hidrocarburos y servicios son quienes dominan.

Más allá de la importancia que revierte el comercio bilateral antes señalado, tal vez la principal razón por la cual Chile es el principal socio estratégico en materia minera son los conceptos infraestructura y logística.

Los distintos minerales y metales que se producen en Jujuy, Salta, Catamarca y todas las provincias cordilleranas deben utilizar los puertos chilenos situados en el océano Pacífico, para que de esta forma puedan alcanzar los mercados asiáticos, disminuyendo los fletes en forma sustantiva.

El desarrollo de infraestructura como el Paso de Jama en Jujuy ha sido vital para la exportación de productos minerales, y lo será aún más para cuando inicie la producción de distintos emprendimientos de litio en la provincia. A esto se puede agregar que el Paso de Jama puede ser la salida del litio proveniente de Salta y Bolivia.

La velocidad que está tomando la minería salteña con la futura construcción y puesta en marcha del proyecto Lindero (Goldrock Mines), así como una amplia cartera de depósitos metálicos y no metálicos, ha llevado a que el empresariado local, representado por CAPEMISA (Cámara de Proveedores Mineros de Salta) presentara su visión del negocio minero hace poco tiempo en la ciudad chilena de Antofagasta.

El objetivo que CAPEMISA persigue es crear una alianza estratégica con el norte de Chile, donde se concentra la mayor parte de la producción minera chilena: como dato de relevancia, el 98% de la economía de Antofagasta radica en la industria minera. En Salta son conscientes de que la gran cantidad de proyectos avanzados implicará una “explosión” de demanda de soluciones que no se podrá solucionar en forma unilateral, es por eso que la visita a Antofagasta va más allá porque esta alianza debe incluir a todo el NOA minero (CAPEMISA firmó un acuerdo de reciprocidad para trabajar en conjunto con CASEMI Jujuy)

Más al sur, el intercambio comercial minero utiliza el paso de San Francisco (provincia de Catamarca), sitio clave para la importación de insumos para la producción minera de la provincia de referencia.

El rápido avance que está tomando el Túnel de Agua Negra en el norte de la provincia de San Juan, el cual estará habilitado durante todo el año ya que el mismo es de baja altura, es otro ejemplo de integración binacional. Al ser una obra de infraestructura de gran escala comercial que unirá la ciudad de Porto Alegre en el océano Atlántico brasilero, cruzará el centro de Argentina y finalizará en el puerto chileno de Coquimbo en el océano Pacifico, será una oportunidad para poder insertar la producción minera de San Juan. La reciente apertura de sobres para licitaciones de las obras correspondientes es el puntapié inicial para el inicio de esta obra tan deseada.

También en el plano cordillerano, Perú es un socio estratégico en materia minera: según información proveniente de la Oficina de Estudios Económicos Internacionales dependiente del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de dicho país, a diciembre de 2012 el país incaico había exportado US$3,6 millones en productos mineros hacia Argentina, un valor que está en retroceso desde 2011 (US$11,4 millones) y 2010 (US$40 millones) Los principales exportadores de Perú hacia Argentina han sido las empresas Compañía Minera Miski Mayo, Sales y Derivados de Cobre y Glencore Perú. De la misma forma que con el caso chileno, las exportaciones argentinas hacia el Perú giran en materias primas y productos intermedios.

Finalmente Brasil, nuestro principal socio comercial tiene participación minera en el comercio bilateral, la cual es gravitante: según información proveniente del Ministerio de Industria de la Nación (2011), Argentina importa el 96% (US$1.462 millones) de sus necesidades de minerales metalíferos, escorias y cenizas, de los cuales el hierro alcanza cerca de un 70%.

De lo analizado, se deduce automáticamente que Argentina es un neto importador de minerales y metales, tanto de su principal socio comercial (Brasil) como de Chile y Perú. Esto puede ser observado como una gran dependencia, y pero a la vez una oportunidad para poner en valor nuestros recursos minerales. La relación con Brasil es sumamente crítica.

Pero para poder cumplir con la puesta en valor, se requerirá de facilidades fronterizas, acceso a logística adecuada para la industria minera, aliarse con aquellos expertos que poseen trayectoria, para que la producción pueda desarrollarse y trasladarse a destino en las mejores condiciones.

Piden transparencia en los servicios de recolección de residuos de Argentina

La ONG Poder Ciudadano realizó un análisis sobre las herramientas de transparencia y rendición de cuentas que poseen las empresas dedicadas a prestar servicios de recolección de residuos y barrido de calles. Los resultados muestran la poca o nula existencia de herramientas tendientes a poner a disposición información para cualquier persona interesada, como así también la escasez de un programa integral de prevención de la corrupción

Se calcula que, en promedio, el servicio de recolección de residuos urbanos constituye entre el 10 y 15 por ciento del presupuesto municipal, y en el caso de la Ciudad de Buenos Aires, más del 20 por ciento. A su vez, el mercado se encuentra concentrado en muy pocas empresas. Por otra parte, el servicio genera no sólo impactos económicos, sino también, sociales y ambientales, y por ende, los ciudadanos no sólo se ven afectados como contribuyentes principales del servicio público, sino además, como sus destinatarios y consumidores finales.

El Informe tiene por objeto medir el grado de transparencia y acceso a la información sobre políticas anticorrupción del sector privado. En particular, en empresas privadas nacionales que sean prestadoras o potenciales prestadoras del servicio de recolección, transporte, tratamiento y disposición final de residuos urbanos y/o patogénicos y peligrosos en el país.

Los resultados muestran la poca o nula existencia de herramientas tendientes a poner a disposición información para cualquier persona interesada, como así también la escasez de un programa integral de prevención de la corrupción. Estos resultados pueden considerarse representativos de los bajos estándares de transparencia en el sector de aquellas compañías que contratan con los gobiernos a fin de prestar el servicio público de higiene urbana.

La falta o debilidad de los mecanismos institucionalizados de prevención y control parece responder más bien a una lógica comercial por la que incurrir en prácticas de soborno puede resultar un recurso racional en un contexto en que esa práctica se percibe como generalizada. Muchas compañías quieren contribuir a la lucha contra la corrupción por un sentido ético, pero sienten que el mercado no reconoce sus esfuerzos a causa de la falta de compromiso del sector para instrumentar políticas contra el soborno y otras tantas, no quieren incurrir en costos adicionales por sus prácticas”, sostiene el informe.

El Informe cuenta con recomendaciones dirigidas no sólo a las empresas del sector sino también a los gobiernos municipales, provinciales y nacional para la lucha contra la corrupción a través del conocimiento y promoción de buenas prácticas, los controles y normas destinados a desincentivar que alguna persona intente ejecutar un acto corrupto, ya sea porque aumenta la probabilidad de ser detectado o porque de ocurrir, éste no podría mantenerse impune por mucho tiempo.

Poder Ciudadano desea que el presente Informe se convierta en un disparador y sirva para generar conciencia sobre la importancia que posee la participación activa del sector privado en la lucha contra la corrupción. La ecuación es clara: a mayor y mejor información sobre cada empresa y sus procedimientos, menor espacio para la corrupción”, expresaron voceros de la ONG.

La metodología utilizada para el estudio realizado fue: selección aleatoria de una muestra de empresas a analizar, envío de cuestionario a las empresas, recolección y revisión interna de datos, feedback con las empresas, revisión final de la información, generación de recomendaciones, y redacción del Informe. El instrumento de recolección de información fue un cuestionario de 24 preguntas cerradas, que se centró en las siguientes dimensiones: programas anticorrupción, transparencia organizacional y sistemas de gestión

Blog de WordPress.com.

Subir ↑