Centros comerciales, Hoteles, edificios de más de 40 unidades y la industria deben empezar a reciclar sus residuos

Imagen(La Nación) En el área metropolitana de Buenos Aires, partir de junio, los shoppings, súper e hipermercados, hoteles de 4 y 5 estrellas, bancos, industrias, cadenas de comidas rápidas y edificios de más de 40 unidades que generen más de una tonelada diaria de basura en la ciudad estarán obligados a separar sus residuos y a pagar para que sean enterrados en los rellenos sanitarios de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse).

Así lo establecen un decreto reglamentario y una resolución del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño a los que tuvo acceso LA NACION. Por el incumplimiento de estas obligaciones se impondrán multas de hasta 30.000 pesos y hasta clausuras de establecimientos.

La ley hace hincapié en la separación de residuos de los denominados “grandes generadores” o “generadores” espaciales, que deberán contar con recipientes para tirar basura reciclable y no reciclable, al tiempo que tendrán que acordar con las cooperativas de cartoneros que trabajan en cada zona para que recojan el material separado.

Para el tratamiento de los residuos húmedos deberán contratar a una de las 15 empresas que hoy están habilitadas y que serán las encargadas de recoger los desechos y llevarlos a la Ceamse. Enterrar cada tonelada de basura cuesta hoy 432 pesos.

Estas normas terminan de delinear el programa integral de separación de residuos en el distrito, establecido por la ley 1854, conocida como de “basura cero”, y en su complementaria, la 4859, que establece la obligación de los grandes generadores.

Aunque la obligación de separar los residuos para los grandes generadores era obligatoria desde 2006, la logística del material era asumida por el Estado en la mayoría de los casos. Y había al respecto varios aspectos sin reglamentar.

“El objetivo de esta ley es lograr la separación de residuos y nos da una herramienta para poder controlar a aquellos grandes generadores que hoy no lo estén haciendo”, dijo Edgardo Cenzón, ministro de Ambiente de la ciudad.

En la ciudad de Buenos Aires se generan unas 5000 toneladas diarias de basura. Sin embargo, con la puesta en marcha del plan de separación de residuos ese número disminuye drásticamente. Por caso, hoy se están derivando a la Ceamse 3410 toneladas por día.

“La normativa obliga a separar y a traer un certificado de cómo se separó. Este decreto contribuye a nuestra relación con la provincia de Buenos Aires y al cumplimiento de la ley de basura cero. Tenerlo tanto en la provincia como en la ciudad es definitivamente un buen avance”, agregó el funcionario.

En la provincia de Buenos Aires rige una ley de similares características. La medida en ese distrito empezó a regir a principios de este año.

Aunque no tendrán que pagar por su cuenta por la basura que generen, también será obligatoria la separación de residuos para los centros educativos privados en todos sus niveles, las universidades de gestión pública y los edificios públicos de la ciudad.

Para cumplir con esta normativa, deberán proveer, dentro de cada establecimiento, la cantidad necesaria de recipientes para habilitar y garantizar la correcta disposición de cada fracción de residuos de forma diferenciada, según corresponda. “Dichos recipientes deberán estar claramente señalizados a fin de garantizar la calidad del material y evitar la mezcla de residuos”, indica la resolución.

La ciudad de Buenos Aires tiene un ambicioso plan de clasificación y separación de residuos que debería funcionar desde 2005. Sin embargo, y ante el incumplimiento, el año pasado se impuso un plazo de un año y medio para disminuir drásticamente la basura que entierra.

COMPROMISO

Ese compromiso fue asumido ante la provincia de Buenos Aires, que es socia de la Ciudad en la administración de la Ceamse, y se estableció que para fines de este año se reduciría en un 78% la cantidad de desechos que lleva a los vertederos que están en la planta de relleno sanitario de José León Suárez.

El conflicto ambiental que plantea la basura para el área metropolitana de Buenos Aires es que ya no hay más espacio en el relleno Norte III, que hoy se usa como destino final de la basura. Ante la negativa de otras jurisdicciones para instalar un nuevo vertedero, el apremio por la reducción de la cantidad de tonelaje que se dispone trocó en urgente.

Aunque la Ciudad no podrá llegar a concretar la reducción comprometida, fuentes oficiales reconocen por lo bajo que podría habilitarse un nuevo módulo del mismo relleno, ya cerrado, lo que extendería la vida útil de ese espacio por al menos cinco años.

Mientras tanto, la Ciudad debe llamar a licitación para la construcción de plantas de tratamiento de basura, una en el sur de la ciudad y otra en el Norte, en Núñez. Esas plantas sólo se encargarían de los residuos húmedos y el producto final podría ser compost, o ser utilizado como biomasa.

A QUIÉNES INVOLUCRA

 

  • Hoteles de cuatro y cinco estrellas.
  • Edificios de más de 40 unidades que generen más de una tonelada diaria de basura.
  • Bancos, supermercados y shoppings. Además, comercios e industrias que generan más de 500 kilos de basura diaria.
  • Locales que posean una concurrencia de más de 300 personas por evento.

Provincia de Buenos Aires: Industrias y shoppings deberán pagar por la basura que generen

 

El cambio fue adoptado en tres resoluciones del Organismo para el Desarrollo Sustentable (OPDS) de la provincia.

Quienes no cumplan con la medida serán pasibles de apercibimientos y multas que van entre 1 y 1000 sueldos básicos de la administración pública provincial, que hoy es de $ 1212,05.

La obligación de separar la basura que producen los grandes generadores como hoteles e hipermercados rige en la ciudad de Buenos Aires desde 2006.

Hugo Bilbao, al frente del OPDS, confirmó la información y sostuvo: “La gestión integral de los residuos es fundamental para mejorar la performance de la Ceamse, pero además trae aparejada la inclusión social, ya que el tratamiento adecuado de los residuos es un gran generador de puestos de trabajo y de oportunidades tanto para trabajadores independientes como para cooperativas dedicadas a esta problemática”.

El funcionario indicó que cada uno de los destinatarios de esta medida deberá diseñar un plan integral de residuos, nombrar un responsable y contratar el traslado de la basura (seca y húmeda) y pagar por su enterramiento. Esto también significa que los municipios ya no deberán pagar este servicio.

En el caso de los countries el responsable del plan deberá acordar con alguna de las cooperativas de cartoneros para que retiren el material reciclable. Según los cálculos oficiales, cada uno de los barrios cerrados genera unas 30 toneladas por mes. En la práctica hoy sólo el ocho por ciento de los countries cuenta con programas de reciclado.

Esta medida significará un ingreso extra para la Ceamse. Aunque el universo de los afectados por la medida aún es una incógnita, se firmó un convenio con la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA) para determinarlo.

Las industrias y los grandes generadores de basura situados en el área de cobertura de la Ceamse generan unas dos mil toneladas de basura por día. Si para enterrar cada una de ellas la Ceamse cobra 432 pesos, su recaudación diaria crecería alrededor de unos 864.000 pesos.

En los terrenos destinados al tratamiento de la basura del área metropolitana se entierran otras diez mil toneladas diarias de residuos generadas por la población del conurbano. La ciudad de Buenos Aires, a su vez, envía 4400 toneladas diarias para su tratamiento.

Ahora, desde el 1° de febrero de 2014 los grandes generadores de residuos de la provincia deberán separar la basura e inscribirse en la Ceamse para poder enterrar la basura que generan. Aunque no hay números claros, se estima que un hipermercado genera unas 100 toneladas de basura al mes.

Las industrias de las categorías 2 y 3 -las más contaminantes, como las petroleras- a partir del primer día de enero del año próximo tienen que estar inscriptas en la Ceamse para obtener o renovar el Certificado de Aptitud Ambiental, que entrega el OPDS cada dos años. En este caso la norma abarca a toda la provincia, en donde se estima que hay unos 25.000 establecimientos de este tipo.

El régimen de residuos especiales (basura que requiere un tratamiento especial) seguirá vigente.

“La problemática ambiental debe tratarse de manera transversal ya que todos los sectores están involucrados en la materia; es por eso que elegimos el trabajo conjunto, integrando a todos los actores porque ésta es la única manera que conocemos de resolver los problemas, entre todos”, agregó Bilbao.

LEY QUE NO SE CUMPLE

En rigor estas resoluciones llegan para reforzar una ley que no se cumple. Se trata de la 13.592, cuyo objetivo es minimizar la cantidad de residuos que se entierran y a la que pocos municipios han adherido.

Esta norma, que fue reglamentada en 2010, es la que establece las sanciones de las tres nuevas resoluciones que están incluidas en la ley general del ambiente provincial.

Cabe recordar que el sistema de rellenos sanitarios de la Ceamse está en crisis. Los tres vertederos que aún funcionan están al punto del colapso. El más grande, el de José León Suárez, que también recibe los desechos de la ciudad de Buenos Aires, tiene una vida útil de un año más.

Para extender los terrenos y construir un nuevo espacio de disposición final sería necesario que la Nación cediera tierras de Campo de Mayo. Hasta el momento, el Poder Ejecutivo Nacional negó esa posibilidad.

Sin embargo, el conflicto supera la puja que pueda existir entre la Nación y la ciudad de Buenos Aires. Es que los municipios en donde está ubicado el relleno Tigre, San Martín y San Miguel, rechazan de plano la posibilidad de afectar nuevos espacios allí.

Andrés Nápoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), indicó: “Aunque la medida no se conoce en su totalidad, creo que apunta en la dirección correcta, en tanto que busca cumplir con los objetivos dispuestos en la ley 25.916, que promueve el reciclado y la minimización de los residuos que tienen como destino la disposición final. Sin embargo, para que esta medida pueda tener un impacto positivo, tanto el gobierno de la provincia de Buenos Aires como los municipios deberían establecer metas estrictas de reducción de residuos, programas de separación en origen, sistemas de recolección diferenciada y el reemplazo del obsoleto sistema de enterramiento vigente y que tiene su cabeza en la Ceamse”.

El director de la ONG además agregó: “De igual manera los municipios deberían asumir políticas y acciones tendientes a remover los más de 300 basurales a cielo abierto existentes en el AMBA y cuya generación son de su exclusiva responsabilidad”. Los basurales a cielo abierto son parte del grave problema de contaminación que afecta a la cuenca Matanza-Riachuelo.

CÓMO FUNCIONA EL NUEVO PLAN BONAERENSE

Los residuos húmedos u orgánicos son todos aquellos que no pueden ser reciclados. La categoría de secos incluye el cartón, papel, plásticos, vidrios y metales. Para poder ser reciclados deben estar limpios. Los papeles mojados, por ejemplo, no sirven.

El nuevo plan que diseñó la provincia contará con la colaboración del la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y la Universidad Tecnológica Regional La Plata (UNTec) para su desarrollo.

Se habilitará un mapa online de destinos sustentables tales como lugares de disposición final y cooperativas de cartoneros..

CEAMSE: ¿será un futuro yacimiento minero?

La “Minería de Basurales” no es un concepto nuevo. El primer ejemplo registrado ocurrió en 1953 en  Hiriya, el vertedero cerca de Tel Aviv , Israel. El objetivo de este proyecto era recuperar los residuos de partículas finas que era rica en minerales y que mejoraría la calidad del suelo en las granjas locales de cítricos .

Durante finales de 1980 y principios de 1990 , se llevaron a cabo proyectos en una serie de instalaciones en todo Estados Unidos. Típicamente , estos proyectos fueron impulsados ​​por un deseo ya sea para reducir el riesgo de contaminación de las aguas subterráneas que surge de los vertederos cerrados o para aumentar la capacidad de los vertederos . Más recientemente , se han realizado o propuesto ( típicamente para recuperar nula capacidad) en Alemania , Escandinavia , Bélgica, Holanda y Malasia nuevos proyectos .

El método utilizado para extraer un relleno sanitario está fuertemente influenciado por los objetivos de las características del esquema y específicos del lugar. Sin embargo , el proceso típico consiste en excavar el contenido de una celda de un relleno sanitario como el CEAMSE, la separación de materiales voluminosos (por ejemplo, línea blanca) , la clasificación del material excavado en existencias manejables y luego separar del suelo (usado como un material de cubierta durante el depósito en vertederos ) a partir de residuos utilizando un cilindro rotatorio o cribas vibratorias . Además la separación de materiales ferrosos puede ser completado mediante un separador magnético .

Oportunidades. Hay una serie de posibles beneficios económicos asociados con la explotación minera del relleno tipo CEAMSE :

– Recuperación de materiales – ciertas materias que históricamente han sido descartados ahora se consideran valiosos, ya sea en su propio derecho o por sus componentes. Por ejemplo , la proporción de metales valiosos y recuperables encuentra en los vertederos cerrados (por ejemplo , aluminio) puede ser tan alta como en algunos depósitos de mineral extraído .

– Residuos electrónicos desechados pueden contener oro, metales del grupo del platino y los escasos (y valiosos ) metales de tierras raras .
– Residuos de la energía – algunos flujos de residuos recuperados se pueden mezclar con las fuentes de desechos frescos y utilizados como materia prima para la generación de energía para la calefacción y la electricidad .

-Residuos como materia prima para la producción de energía puede ser un bien valioso . La iniciativa ‘ waste to energy ‘ se está convirtiendo cada vez más popular en toda Europa, en la medida en que algunos países (por ejemplo , Noruega y Suecia) encuentran que es necesario importar residuos. ( 1 )
– Valor del suelo – el valor potencial de un vertedero cerrado se puede ver de dos maneras:
– Aumento de la capacidad de disposición – como espacio vacío relleno sanitario se convierte en cada vez más escasos , el coste de eliminación es probable que aumente , en virtud de la oferta y la demanda de simple. El aumento en el espacio vacío resultante de la eliminación de los residuos reciclables tendrá valor directo a un operador del relleno sanitario ( especialmente porque las actividades de excavación pueden permitir una mayor disposición mediante técnicas mejoradas , lo que resulta en un mayor volumen de residuos que se eliminan en un vacío equivalente espacio cuando se compara con las prácticas más antiguas) .
– Potencial de desarrollo – dado el costo de desarrollo de la tierra y el tamaño y la ubicación típica de muchos vertederos cerrados , el valor que se puede realizar después de la finalización de las operaciones mineras en rellenos sanitarios como el CEAMSE, podría ser significativo.

Industrias, cadenas comerciales, hoteles y Barrios Cerrados deberán separar y pagar por su basura doméstica

 Imagen“Desde el 1° de enero de 2013, industrias, hoteles de 4 y 5 estrellas, shoppings y galerías comerciales, hipermercados y cadenas de locales de comidas rápidas de la provincia de Buenos Aires deberán separar sus residuos y pagar por la basura que entierren en la Ceamse (Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado).”

“Quienes no cumplan con la medida serán pasibles de apercibimientos y multas que van entre 1 y 1000 sueldos básicos de la administración pública provincial, que hoy es de $ 1212,05.”

Cada uno de los destinatarios de esta medida deberá diseñar un plan integral de residuos, nombrar un responsable y contratar el traslado de la basura (seca y húmeda) y pagar por su enterramiento.”

La medida, adoptada por el gobierno de Daniel Scioli, alcanza a los vecinos de los countries, que no sólo deberán tener dos recipientes para separar sus desechos, sino que tendrán que encargarse del destino final del material reciclable que generen. Para esto, tendrían que alcanzar un acuerdo con cooperativas de cartoneros.

El cambio fue adoptado en tres resoluciones del Organismo para el Desarrollo Sustentable (OPDS) de la provincia.

Quienes no cumplan con la medida serán pasibles de apercibimientos y multas que van entre 1 y 1000 sueldos básicos de la administración pública provincial, que hoy es de $ 1212,05.

La obligación de separar la basura que producen los grandes generadores como hoteles e hipermercados rige en la ciudad de Buenos Aires desde 2006.

Hugo Bilbao, al frente del OPDS, confirmó la información y sostuvo: “La gestión integral de los residuos es fundamental para mejorar la performance de la Ceamse, pero además trae aparejada la inclusión social, ya que el tratamiento adecuado de los residuos es un gran generador de puestos de trabajo y de oportunidades tanto para trabajadores independientes como para cooperativas dedicadas a esta problemática”.

El funcionario indicó que cada uno de los destinatarios de esta medida deberá diseñar un plan integral de residuos, nombrar un responsable y contratar el traslado de la basura (seca y húmeda) y pagar por su enterramiento. Esto también significa que los municipios ya no deberán pagar este servicio.

En el caso de los countries el responsable del plan deberá acordar con alguna de las cooperativas de cartoneros para que retiren el material reciclable. Según los cálculos oficiales, cada uno de los barrios cerrados genera unas 30 toneladas por mes. En la práctica hoy sólo el ocho por ciento de los countries cuenta con programas de reciclado.

Esta medida significará un ingreso extra para la Ceamse. Aunque el universo de los afectados por la medida aún es una incógnita, se firmó un convenio con la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA) para determinarlo.

Las industrias y los grandes generadores de basura situados en el área de cobertura de la Ceamse generan unas dos mil toneladas de basura por día. Si para enterrar cada una de ellas la Ceamse cobra 432 pesos, su recaudación diaria crecería alrededor de unos 864.000 pesos.

En los terrenos destinados al tratamiento de la basura del área metropolitana se entierran otras diez mil toneladas diarias de residuos generadas por la población del conurbano. La ciudad de Buenos Aires, a su vez, envía 4400 toneladas diarias para su tratamiento.

Ahora, desde el 1° de febrero de 2014 los grandes generadores de residuos de la provincia deberán separar la basura e inscribirse en la Ceamse para poder enterrar la basura que generan. Aunque no hay números claros, se estima que un hipermercado genera unas 100 toneladas de basura al mes.

Las industrias de las categorías 2 y 3 -las más contaminantes, como las petroleras- a partir del primer día de enero del año próximo tienen que estar inscriptas en la Ceamse para obtener o renovar el Certificado de Aptitud Ambiental, que entrega el OPDS cada dos años. En este caso la norma abarca a toda la provincia, en donde se estima que hay unos 25.000 establecimientos de este tipo.

El régimen de residuos especiales (basura que requiere un tratamiento especial) seguirá vigente.

“La problemática ambiental debe tratarse de manera transversal ya que todos los sectores están involucrados en la materia; es por eso que elegimos el trabajo conjunto, integrando a todos los actores porque ésta es la única manera que conocemos de resolver los problemas, entre todos”, agregó Bilbao.

LEY QUE NO SE CUMPLE

En rigor estas resoluciones llegan para reforzar una ley que no se cumple. Se trata de la 13.592, cuyo objetivo es minimizar la cantidad de residuos que se entierran y a la que pocos municipios han adherido.

Esta norma, que fue reglamentada en 2010, es la que establece las sanciones de las tres nuevas resoluciones que están incluidas en la ley general del ambiente provincial.

Cabe recordar que el sistema de rellenos sanitarios de la Ceamse está en crisis. Los tres vertederos que aún funcionan están al punto del colapso. El más grande, el de José León Suárez, que también recibe los desechos de la ciudad de Buenos Aires, tiene una vida útil de un año más.

Para extender los terrenos y construir un nuevo espacio de disposición final sería necesario que la Nación cediera tierras de Campo de Mayo. Hasta el momento, el Poder Ejecutivo Nacional negó esa posibilidad.

Sin embargo, el conflicto supera la puja que pueda existir entre la Nación y la ciudad de Buenos Aires. Es que los municipios en donde está ubicado el relleno Tigre, San Martín y San Miguel, rechazan de plano la posibilidad de afectar nuevos espacios allí.

Andrés Nápoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), indicó: “Aunque la medida no se conoce en su totalidad, creo que apunta en la dirección correcta, en tanto que busca cumplir con los objetivos dispuestos en la ley 25.916, que promueve el reciclado y la minimización de los residuos que tienen como destino la disposición final. Sin embargo, para que esta medida pueda tener un impacto positivo, tanto el gobierno de la provincia de Buenos Aires como los municipios deberían establecer metas estrictas de reducción de residuos, programas de separación en origen, sistemas de recolección diferenciada y el reemplazo del obsoleto sistema de enterramiento vigente y que tiene su cabeza en la Ceamse”.

El director de la ONG además agregó: “De igual manera los municipios deberían asumir políticas y acciones tendientes a remover los más de 300 basurales a cielo abierto existentes en el AMBA y cuya generación son de su exclusiva responsabilidad”. Los basurales a cielo abierto son parte del grave problema de contaminación que afecta a la cuenca Matanza-Riachuelo.

CÓMO FUNCIONA EL NUEVO PLAN BONAERENSE

Los residuos húmedos u orgánicos son todos aquellos que no pueden ser reciclados. La categoría de secos incluye el cartón, papel, plásticos, vidrios y metales. Para poder ser reciclados deben estar limpios. Los papeles mojados, por ejemplo, no sirven.

El nuevo plan que diseñó la provincia contará con la colaboración del la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y la Universidad Tecnológica Regional La Plata (UNTec) para su desarrollo.

Se habilitará un mapa online de destinos sustentables tales como lugares de disposición final y cooperativas de cartoneros.

+info: http://www.lanacion.com.ar/

Blog de WordPress.com.

Subir ↑