La UE propone reglamento para una estrategia comercial responsable de minerales en conflicto

La Comisión propone un proyecto de Reglamento por el que se crea un sistema de autocertificación de la UE para los importadores de estaño, tantalio, wolframio y oro que decidan importar de manera responsable en la Unión. La autocertificación implica que los importadores de estos metales y sus minerales están obligados a ejercer la «diligencia debida» mediante el control y la gestión de sus compras y ventas de acuerdo con cinco pasos definidos en la Guía de Debida Diligencia de la OCDE. Este paquete de medidas va a hacer más difícil que los grupos armados de zonas de conflicto y de alto riesgo financien sus actividades con la extracción y el comercio de minerales. 

Catherine Ashton, Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y Karel de Gucht, Comisario Europeo de Comercio, han propuesto un planteamiento integrado de la UE a fin de impedir que los beneficios del comercio de minerales sirvan para financiar conflictos armados. Este paquete de medidas va a hacer más difícil que los grupos armados de zonas de conflicto y de alto riesgo financien sus actividades con la extracción y el comercio de minerales. El elemento central de este enfoque consiste en facilitar que las empresas se abastezcan de estaño, tantalio, wolframio y oro de manera responsable, y en fomentar los canales comerciales legítimos.

El objetivo es actuar al nivel más eficaz de la cadena de suministro de esos minerales en la UE y facilitar la circulación de información sobre la diligencia debida hasta los usuarios finales. El Reglamento da a los importadores de la UE una oportunidad para intensificar sus esfuerzos a fin de garantizar unas cadenas de suministro limpias y comerciar legítimamente con los operadores de países afectados por conflictos.

«Nos hemos comprometido a impedir que el comercio internacional de minerales sirva para intensificar o perpetuar conflictos», han declarado Catherine Ashton y Karel De Gucht. «Esta iniciativa sobre “minerales de guerra” ayudará a hacer que el comercio beneficie a la paz, a las comunidades y a la prosperidad en las zonas de todo el mundo afectadas por conflictos armados. Es la primera y muy oportuna contribución de la UE en apoyo de un consenso entre las empresas, la sociedad civil y los gobiernos de los países de la OCDE para ayudar a las comunidades a beneficiarse de sus recursos naturales.»

 Para incrementar la responsabilidad pública de las fundiciones y refinerías, aumentar la transparencia de la cadena de suministro y facilitar el abastecimiento responsable de minerales, la Unión se propone publicar una lista anual de las fundiciones y refinerías «responsables» de la UE y de ámbito mundial. Con más de cuatrocientos importadores de tales minerales y metales, la UE es uno de los mayores mercados de estaño, tantalio, wolframio y oro.

La propuesta de Reglamento va acompañada de una Comunicación en la que se presenta el enfoque general de política exterior para abordar la relación entre los conflictos y el comercio de minerales extraídos en zonas afectadas. Este enfoque define un mayor compromiso de la UE para respaldar la Guía de Debida Diligencia de la OCDE y definir una política exterior de sensibilización y apoyo a este respecto.

Con la Comunicación, la Comisión y la Alta Representante confirman que los «minerales de guerra», están presentes en la agenda de política exterior de la UE, y que van a adoptarse medidas concretas a nivel nacional e internacional, que van desde acciones de apoyo hasta el diálogo estratégico y los contactos diplomáticos con los países donde se encuentran las fundiciones.

La iniciativa también propone una serie de incentivos con los que el Reglamento promueve la diligencia debida de las empresas de la UE en la cadena de suministro:

• incentivos en el marco de la contratación pública para las empresas que venden productos como teléfonos móviles, impresoras y ordenadores que contengan estaño, tantalio, wolframio y oro;

• ayuda financiera a las PYME para que ejerzan la diligencia debida y a la OCDE para el desarrollo de capacidades y actividades de divulgación;

• reconocimiento visible a los esfuerzos de las empresas de la UE por abastecerse de manera responsable a partir de países o zonas de conflicto;

• diálogos políticos y diplomáticos con los gobiernos de los países de extracción, transformación y consumo a fin de fomentar un uso más generalizado de la diligencia debida;

• diplomacia sobre las materias primas, también en el contexto de iniciativas multilaterales en pro de la diligencia debida;• cooperación al desarrollo con los países afectados;

• apoyo de los Estados miembros de la UE a través de sus propias políticas e instrumentos.

El oro se vuelve una atracción para la inversión y la industria

En lo que va del año 2014, el precio del metal ha crecido un 12%, pasando de instancias de 1205 dólares por onza troy a niveles de 1350 dólares por onza troy. Sin embargo, esta respuesta alcista del metal ha pasado desapercibida para gran parte del mundo inversor. Es que entre septiembre del año 2011 y diciembre del pasado año 2013, el precio del oro pasó de cotizar de niveles históricos en los 1920 dólares a niveles mínimos de 1182 dólares, perdiendo durante esos veintisiete meses un 38.4% de su valor.

Claramente esa caída del precio del metal, logró erosionar en gran parte la euforia que se vivió en momentos que estos se encontraban en valores históricos, donde no sólo el inversor habitual hacía proyecciones lineales respecto a la tendencia futura del oro, sino que incluso una gran porción del ahorrista común comenzó mirar al metal como un atractivo de refugio e inversión a sus ahorros.

Hoy, con un mercado mucho “más limpio de participantes”, por el mismo efecto de la baja de precio, el avance del 12% que ha desarrollado el metal en los últimos dos meses ha pasado desapercibido por una gran mayoría y ello es una buena noticia, ya que podemos hablar de una tendencia en curso que recién comienza y no de una tendencia saturada.

En efecto, muchos interpretan que esta subida del oro va a asociada justamente a que los precios habían perdido bastante terreno en los últimos dos años, sumado a que ante la tensión internacional por los conflictos en Ucrania, muchos inversores observan en el metal una vía de valor y refugio.

Sin embargo, nuestro análisis sostiene que la recuperación de los últimos dos meses puede ir más allá de una simple cobertura del dinero con aversión al riesgo. De hecho, creemos que este avance para el precio del metal iniciado el pasado mes de diciembre en instancias de 1182 dólares por onza troy, podría dar lugar al inicio de una nueva tendencia alcista con proyección de mediano plazo, al menos hacia los próximos dos años, no sólo con la finalidad de recuperar de manera íntegra las pérdidas de los últimos dos años, regresando hacia los máximos históricos de 1920 dólares por onza e incluso accediendo hacia niveles superiores; muy posiblemente superando la barrera de los 2000 dólares por onza.

Ahora bien, dentro del proceso de recuperación en curso, que esperamos se transforme en tendencia principal hacia los próximos dos años al menos, el metal tendrá varios escollos que rebasar, para ir confirmando la lectura técnica alcista expuesta y es entonces allí donde deberemos centrar nuestra atención en el corto plazo.

En primera instancia, un quiebre alcista de la zona de 1360 dólares por onza troy será necesario para liberar un camino de avance mayor hacia un siguiente objetivo en los 1470-1550 dólares por onza. Mientras tanto, eventuales recortes que puedan darse desde los niveles actuales deberían considerarse temporales y con contención en la zona de 1310-1290 dólares por onza o bien en los 1250 dólares, para finalmente luego la escalada alcista en los precios continúe su curso y los objetivos arriba propuestos sean finalmente buscados. En relación a lo propuesto, eventuales recortes que puedan darse en el precio hacia las próximas semanas, estos deben considerarse como una oportunidad de inversión y posicionamiento con vista hacia los próximos dos años al menos, esperando que el desarrollo alcista mayor proyectado logra materializarse.

Solamente en caso que los precios fallaran en superar los 1360 dólares y ante ello terminen revirtiendo a la baja, generando un quiebre de la zona de soporte y contención en los 1250 dólares por onza troy, nuestro optimismo actual con proyección mediano plazo para el metal quedará comprometido, aunque el mismo se terminará de abortar recién ante un quiebre de los mínimos de diciembre del pasado año en los 1180 dólares. Veamos… ¿Cómo puedo invertir en oro?

Quienes se encuentran poco familiarizados con los mercados financieros, entienden que la mejor forma de invertir en oro es por medio del mercado físico, es decir, acuñando monedas que se compran en casas de cambio o entidades bancarias, o bien directamente comprando en estos mismos lugares la barra de oro. Sin embargo, hacer una inversión por medio de esa vía no es ni cómoda, ni segura en estos tiempos, lo cual obliga al inversor a tener que contemplar los costos de tener el activo en una caja de seguridad u otra vía.

Por ello, resulta interesante que el lector sepa también que por medio de los mercados financieros la inversión es mucho más ágil de hacer y menos costosa. En efecto, usted como inversor puede por medio de los mercados financieros comprar un ETF asociado de manera directa al comportamiento del metal. Un ETF, es ni más ni menos que un fondo de inversión que cotiza en la Bolsa de Valores. Es decir, para no ingresar en el detalle de activos que pueda resultar algo sofisticado para la mayoría, como por ejemplo un futuro de oro, invirtiendo en un ETF asociado al metal, como por ejemplo el GLD (Gold Trust), el inversor puede aprovechar de las utilidades que el oro pueda otorgar si efectivamente la lectura analítica alcista propuesta de mediano plazo finalmente logre materializarse.

Un mundo de metales. Video sobre la relevancia de los metales en nuestras vidas

Metales como el oro, la plata y el cobre, fueron utilizados desde la prehistoria. Al principio, sólo se usaron los que se encontraban fácilmente en estado puro (en forma de elementos nativos), pero paulatinamente se fue desarrollando la tecnología necesaria para obtener nuevos metales a partir de sus menas, calentándolos en un horno mediante carbón de madera.
El primer gran avance se produjo con el descubrimiento del bronce, fruto de la utilización de mineral de cobre con incursiones de estaño, entre 3500 a. C. y 2000 a. C., en diferentes regiones del planeta, surgiendo la denominada Edad del Bronce, que sucede a la Edad de Piedra.
Otro hecho importante en la historia fue la utilización del hierro, hacia 1400 a. C. Los hititas fueron uno de los primeros pueblos en utilizarlo para elaborar armas, tales como espadas, y las civilizaciones que todavía estaban en la Edad del Bronce, como los egipcios o los [[te
No obstante, en la antigüedad no se sabía alcanzar la temperatura necesaria para fundir el hierro, por lo que se obtenía un metal impuro que había de ser moldeado a martillazos. Hacia el año 1400 d. C. se empezaron a utilizar los hornos provistos de fuelle, que permiten alcanzar la temperatura de fusión del hierro, unos 1.535 °C.
Henry Bessemer descubrió un modo de producir acero en grandes cantidades con un coste razonable. Tras numerosos intentos fallidos, dio con un nuevo diseño de horno (el convertidor Thomas-Bessemer) y, a partir de entonces, mejoró la construcción de estructuras en edificios y puentes, pasando el hierro a un segundo plano.

Poco después se utilizó el aluminio y el magnesio, que permitieron desarrollar aleaciones mucho más ligeras y resistentes, muy utilizadas en aviación, transporte terrestre y herramientas portátiles.
El titanio, es el último de los metales abundantes y estables con los que se está trabajando y se espera que, en poco tiempo, el uso de la tecnología del titanio se generalice.
Los elementos metálicos, así como el resto de elementos, se encuentran ordenados en un sistema denominado tabla periódica. La mayoría de los elementos de esta tabla son metales
Los metales se diferencian del resto de elementos, fundamentalmente en el tipo de enlace que constituyen sus átomos. Se trata de un enlace metálico y en él los electrones forman una «nube» que se mueve, rodeando todos los núcleos. Este tipo de enlace es el que les confiere las propiedades de conducción eléctrica, brillo, etc.
Hay todo tipo de metales: metales pesados, metales preciosos, metales ferrosos, metales no ferrosos, etc. y el mercado de metales es muy importante en la economía mundial.
Algunos metales se encuentran en forma de elementos nativos, como el oro, la plata y el cobre, aunque no es el estado más usual.

Muchos metales se encuentran en forma de óxidos. El oxígeno, al estar presente en grandes cantidades en la atmósfera, se combina muy fácilmente con los metales, que son elementos reductores, formando compuestos como la bauxita (Al2O3) y la limonita (Fe2O3).
Los sulfuros constituyen el tipo de mena metálica más frecuente. En este grupo destacan el sulfuro de cobre (I), Cu2S, el sulfuro de mercurio (II), HgS, el sulfuro de plomo, PbS y el sulfuro de bismuto (III), Bi2S3.
Se llama metales a los elementos químicos caracterizados por ser buenos conductores del calor y la electricidad. Poseen alta densidad y son sólidos en temperaturas normales (excepto el mercurio); sus sales forman iones electropositivos (cationes) en disolución.

La ciencia de materiales define un metal como un material en el que existe un solape entre la banda de valencia y la banda de conducción en su estructura electrónica (enlace metálico). Esto le da la capacidad de conducir fácilmente calor y electricidad, y generalmente la capacidad de reflejar la luz, lo que le da su peculiar brillo. En ausencia de una estructura electrónica conocida, se usa el término para describir el comportamiento de aquellos materiales en los que, en ciertos rangos de presión y temperatura, la conductividad eléctrica disminuye al elevar la temperatura, en contraste con los semiconductores.

El concepto de metal se refiere tanto a elementos puros, así como aleaciones con características metálicas, como el acero y el bronce. Los metales comprenden la mayor parte de la tabla periódica de los elementos y se separan de los no metales por una línea diagonal entre el boro y el polonio. En comparación con los no metales tienen baja electronegatividad y baja energía de ionización, por lo que es más fácil que los metales cedan electrones y más difícil que los ganen.
Categoría
Ciencia y tecnología
Licencia
Licencia de YouTube estándar

Don Nicolás: nuevo proyecto minero en Santa Cruz

El anuncio de la construcción del proyecto minero Don Nicolás por parte de la Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner es una gran noticia para la industria minera nacional ya que creará 300 nuevos puestos de trabajo, con un estimado total de 930 empleos directos e indirectos.

El proyecto se ubica en los comisionados santacruceños de Jaramillo y Fitz Roy, y prevé una producción anual de 52 mil onzas de oro y 56 mil onzas de plata. Con una inversión de $560 millones para la construcción, este emprendimiento tendrá una política sostenida de responsabilidad social ya que tendrá una participación mayoritaria de ambas comunidades aledañas al proyecto.

El emprendimiento será operado por la empresa inversora peruana IRL. El anuncio lo hizo el Secretario de Minería del Ministerio de Planificación Federal, Jorge Mayoral, acompañado por el Presidente Ejecutivo de la empresa minera peruana, Diego Benavides. Junto a ellos estuvieron presentes la Gerente de Comunicación Corporativa y Responsabilidad Social, Magaly Villena; y también el Embajador de Perú en Argentina, José Luis Pérez Sánchez Cerro.

Cabe destacar la presencia de otra inversora peruana en Argentina, la minera HoschschildMining, que produce el proyecto de oro y plata San José, ubicado en la zona norte de la provincia de Santa Cruz. Este proceso de integración mineraargentino-peruana tiene una gran relevancia para elfortalecimiento de la industria minera nacional.

Estrechar lazos productivo-económicos con un país con una histórica tradición minera como Perú.A nivel mundial y latinoamericano, el Perú se ubica entre los primeros productores de diversos metales: oro, plata, cobre, plomo, zinc, hierro, estaño, molibdeno, teluro, entre otros. Esto es reflejo no sólo de la abundancia de recursos y la capacidad de producción de la actividad minera peruana, sino de la estabilidad de las políticas económicas en ese país.

Esto marca una política minera de crecimiento sostenido que viene experimentando Argentina desde hace una década. En la actualidad,alcanza una inversión récord de 18.701 millones de pesos y con una generación de empleos 517.000 puestos de trabajos entre directos e indirectos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑