Uruguay adopta la Responsabilidad del Productor para la gestión de Resiudos

En los últimos años, el país ha avanzado en la búsqueda de alternativas al vertido, con nuevas leyes y proyectos para la gestión de envases no retornables, envases agroquímicos y residuos industriales.

La nueva concepción de la gestión de residuos en Uruguay
Imagen de la campaña para fomentar la separación de residuos en Montevideo

El crecimiento que ha tenido Uruguay en estas últimas décadas en diversos planos (comercial, industrial, tecnológico), acompañado del aumento de bienes y del consumo, ha traído como contrapartida un notableincremento en la generación de residuos, cuya gestión se plantea como un tema sensible para los ciudadanos uruguayos. Históricamente, las encuestas realizadas para el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) señalan que este es el primer tema de preocupación para la ciudadanía.

Como forma de acompañar el crecimiento del país y el aumento en la generación de residuos, el Estado, fundamentalmente a través de los gobiernos departamentales y del MVOTMA como referencia nacional en temas ambientales, se replanteó el paradigma bajo el que concibe la gestión de residuos, pasando de la búsqueda de sitios de disposición final a la puesta en valor de los mismos.

Esta nueva concepción supuso un salto estratégico que apunta básicamente a revalorizarlos, priorizando su retorno a la cadena productiva a partir de la generación de nuevos procesos o productos surgidos de los desechos, y el tratamiento diferencial de los llamados “segmentos” de residuos(industriales, envases de agroquímicos y sustancias peligrosas).

En este marco y a partir de la reglamentación en el año 2007 (Decreto 260/007) de la Ley Nº 17.849 de “Uso de envases no retornables”, se comienza a implementar el denominado Plan de Envases en varios departamentos del país, como Canelones, Flores, Maldonado, Rivera y Rocha. A ellos se ha sumado este año Montevideo, con dos plantas de clasificación en funcionamiento y otras dos en proceso de construcción.

RESPONSABILIDAD DEL PRODUCTOR

Este nuevo sistema, que transfiere la responsabilidad de la financiación al sector privado, en tanto que es el generador de envases que se convierten en residuos, presenta un fuerte componente de inclusión social, además del componente ambiental y económico. Su funcionamiento permitió recuperar 1.200 toneladas de residuos anuales y crear 134 puestos de trabajo en los primeros departamentos en los que se implementó, y otros 128 puestos de trabajo en las primeras plantas de Montevideo. El sistema, 100% operativo en la capital, permitirá procesar y valorizar residuos que se estiman del orden de 7.000 toneladas por año.

Para alcanzar esta meta, es fundamental contar con la adhesión de la ciudadanía, que se concreta a partir de la clasificación en los hogares (separación en origen) y su depósito en los contenedores de “Tu envase sirve”, ubicados en los supermercados y centros comerciales. A través de la página web tuenvasesirve.uy,  se puede obtener más información y detalles respecto del Plan de envases en Montevideo.

Como parte de esta política de tratamiento integral del residuo, en mayo de 2013 se aprobó el decreto que regula la gestión de residuos de envases agroquímicos, asignando la responsabilidad al sector importador, formulador y productor de productos agroquímicos utilizados en la producción animal y vegetal. Y se concretó también el proyecto –realizado en conjunto con la Cámara Uruguaya de Industrias y la Intendencia de Montevideo– para la instalación de una celda de seguridad de residuos sólidos industriales que estará operativa a principios de 2015.

Avances en Uruguay en legislación marco del Convenio de Basilea

Culminan dos proyectos nacionales en el marco del Convenio de Basilea, centrados en la creación de una infraestructura legal y económica para el manejo de químicos y el uso de nanoseguridad para la protección ambiental.

El pasado 9 de abril se realizó un taller en el marco de la culminación de dos proyectos uruguayos ejecutados por el Centro Coordinador del Convenio de Basilea, Centro Regional del Convenio de Estocolmo para América Latina y el Caribe, con sede en Uruguay, conformado por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) y el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU).

El Convenio de Basilea sobre el “control del movimiento transfronterizo de desechos peligrosos y su eliminación” se adoptó el 22 de marzo de 1989, en respuesta a varios incidentes relacionados con hallazgos de residuos tóxicos importados del exterior en países en vías de desarrollo.

El Convenio regula los movimientos transfronterizos de residuos peligrosos y promueve la reducción en la generación de estos desechos y el manejo ambientalmente adecuado de los mismos en el sitio de disposición final.

En esta ocasión el Centro Coordinador del Convenio de Basilea para América Latina y el Caribe, presentó los resultados de dos proyectos de carácter nacional:

  • Desarrollo de Infraestructura Legal e Instrumentos Económicos para el Manejo Racional de Químicos en Uruguay. Su objetivo fue el de trabajar en la revisión y aplicación de una Guía (LIRA) que presenta el marco político internacional sobre gestión de químicos con la finalidad de reducir al mínimo los efectos adversos sobre la salud humana y el ambiente. Este proyecto implicó un análisis de su puesta en práctica a nivel nacional para instrumentar una gestión racional de los productos químicos, incluyendo también las medidas de financiación y apoyos administrativos necesarios.
  • Nanoseguridad para la protección de la salud y el ambiente. Se trata de un proyecto piloto de ejecutado en Tailandia, Nigeria y Uruguay, con el objetivo de desenvolver las capacidades y potencialidades de estos países para enfrentar los temas relacionados con la aplicación de la nanotecnología y los riesgos derivados de la misma. Igualmente, se busca integrar la gestión de la seguridad relacionada con las nanotecnologías a los programas ya existentes para la gestión racional de productos químicos. Entre sus resultados quedó manifiesta la necesidad y el desafío de incluir la nanoseguridad en las agendas de salud y ambiente del país, en un escenario en que la temática está instalada a nivel internacional.

En Uruguay se están dando pasos encaminados a fomentar las nanociencias y la nanotecnología como áreas estratégicas para el desarrollo industrial; así lo muestra la creación del Consejo Sectorial de Nanotecnología. Se plantea como desafío entonces, acompañar este desarrollo de medidas adecuadas de precaución, representadas por la regulación y la normativa de todos los aspectos involucrados con la nanoseguridad.

 

Uruguay, plan de reciclaje de envases con inclusión de informales

El plan para la gestión ambiental de residuos de envases contempla la inclusión de los clasificadores informales de residuos en las empresas de reciclaje, normalizando su situación y, por tanto, añadiendo al beneficio medioambiental un importante componente social.

 El sistema de gestión de envases llega a MontevideoHoy lunes se inaugura la Planta de clasificación de residuos “La Paloma”, marcando así el inicio del Plan de Gestión de Envases en el Departamento de Montevideo (Uruguay). El Plan tiene como objetivo desarrollar una propuesta ambiental y social para la recuperación de envases de todo tipo. La clasificación de residuos en el hogar es el primer eslabón de la cadena y la participación comprometida de la población es condición necesaria para el éxito de este Plan.

“Tu envase sirve” es un sistema de gestión de envases que busca su recuperación y reciclaje según lo establecido en la Ley de Envases y su Decreto reglamentario. El sistema involucra la participación del sector privado, a través de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), y al Estado, a través del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, el Ministerio de Desarrollo Social y las Intendencias Departamentales.

Montevideo se suma así a los departamentos de Canelones, Flores, Maldonado, Rivera y Rocha, donde ya se viene aplicando este sistema. El mismo integra el principio de responsabilidad extendida al productor, responsabilizando a los propietarios de marca e importadores de productos envasados de contar con las medidas necesarias para prevenir su impacto medioambiental, posibilitando la recuperación de materiales y su envío a reciclaje.

Un aspecto clave y relevante del sistema es que dichos procesos de recuperación y reciclaje deben contemplar la inclusión social de clasificadores. De este modo además de cumplir un objetivo ambiental, se contribuye a la creación de puestos de trabajo formales vinculados a la gestión de residuos.

Los integrantes del sector informal de recuperación de materias primas reciclables serán los primeros beneficiados con las oportunidades laborales que se generen

La propuesta del Plan de Gestión para la recuperación de envases contribuirá a lavalorización del residuo, a su gestión integra y a la mejora de las condiciones de trabajo de los grupos organizados de clasificadores de residuos. Para el éxito del plan juegan un papel clave los centros de venta al consumo o “grandes superficies” (supermercados, centros comerciales y similares) en los circuitos de recogida selectiva.

LA MIRADA ECONÓMICA: EL RESIDUO VALE

El plan estima recolectar unas 17 toneladas diarias de residuos de envases, que serán enviadas a cuatro plantas de reciclaje, donde el material será clasificado de acuerdo con los criterios necesarios para su comercialización. Allí se retira el material valorizable y el descarte se lleva a su disposición final. Los residuos valorizables se envían a plantas que los utilizan como materia prima.

LA MIRADA SOCIAL: TRABAJO FORMAL PARA LOS CLASIFICADORES

El plan también comprende la formalización laboral de clasificadores de residuos urbanos y promueve la conformación de empresas para la gestión de los mismos. Se entiende que los integrantes del sector informal de recuperación de materias primas reciclables tienen el derecho de ser los primeros beneficiados con las oportunidades laborales que se generen y que su participación es clave para alcanzar los objetivos buscados.

LA MIRADA AMBIENTAL: MENOS RESIDUOS, MENOS IMPACTO

La “Ley de Envases” (Nº 17.849) es una norma ambiental cuyo objetivo es minimizar la generación de residuos de envases, promover su reutilización, reciclaje y demás formas de valorización, evitando que se incluyan como parte de los residuos sólidos domiciliarios y logrando disminuir los efectos ambientales de su disposición incontrolada. El Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente es quien tiene el rol de coordinar su aplicación estableciendo las medidas necesarias. La Ley tiene asociado el Decreto 260/007 reglamentario.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑